_
_
_
_
_
COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La zona gris del periodismo

Lo interesante de ‘La gran exclusiva’ (Netflix) es que cuestiona un prejuicio maniqueo sobre el periodismo e invita a pensar con un poquito de complejidad

La gran exclusiva imagen
Imagen de la película 'La gran exclusiva'.Netflix
Sergio del Molino

No me gustan las pelis de periodistas, pero puedo hacer una excepción si la protagonista es Gillian Anderson. Yo, de Anderson, me vería hasta su vídeo de bodas. Por eso corrí a ver La gran exclusiva, la ficción de Netflix que cuenta la entrevista que Emily Maitlis le hizo en 2019 en la BBC al príncipe Andrés (o Andrew) sobre sus jaranas con el pederasta Jeffrey Epstein. La película se deja ver, aunque seguramente yo no le habría prestado atención si mi Gillian (que interpreta a Maitlis) no se pasease por ella con un galgo y media sonrisa y no encorvase la espalda en esas sillas incómodas de Buckingham donde interrogó al hijo favorito de la reina.

De la escandalera en sí no merece la pena decir nada. De la épica de la entrevista, tampoco: las hemos visto mucho mejores y con más tensión. Lo que me interesó de la narración es que cuestiona un prejuicio maniqueo sobre el periodismo e invita a pensar con un poquito de complejidad, algo muy raro en este género tan saturado de reporteros heroicos y justicieros. La gran exclusiva no rompe del todo el cliché, pero explora alguna región brumosa e interesante cuando dibuja el antagonismo entre Maitlis y su productora, Sam McAlister, conseguidora de la entrevista. La primera pertenece a la aristocracia de la seriedad y el rigor; la segunda es una choni curtida en el amarillismo y los tabloides. Maitlis tiene pedigrí, como su galgo, y a McAlister la adoptaron en una perrera.

Esta tensión da forma a Newsnight, el programa de actualidad que presentaba Maitlis. En una escena en la que negocian la invitación del príncipe, se describe el espacio como una zona gris: muy exitoso y con cierto sesgo populista, pero sin salirse de los estándares de rigor de la BBC. Nada extraño: casi toda la cultura de masas se mueve entre el discurso y la verbena. Hay muy pocos productos puros. Toda tragedia contiene trazas de comedia, y viceversa. En el periodismo se pueden usar la elegancia y la seriedad para atizar los golpes más bajos, y también se puede recurrir a los métodos de los paparazzi para conseguir historias de interés público. Por eso la moral es práctica, porque nada está bien o mal a priori: hay que juzgar los actos y las decisiones sobre la marcha. Y esto es algo que rara vez se ve en las pelis sobre periodistas.

Puedes seguir EL PAÍS Televisión en X o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Sergio del Molino
Es autor de los ensayos La España vacía y Contra la España vacía. Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por La hora violeta (2013) y el Espasa por Lugares fuera de sitio (2018). Entre sus novelas destacan Un tal González (2022), La piel (2020) o Lo que a nadie le importa (2014). Su último libro es Los alemanes (Premio Alfaguara 2024).
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_