Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Ana Diosdado contra las invasiones bárbaras

La erosión del modelo televisivo de Telecinco no la ha propiciado una alternativa de calidad, sino las pacatas ficciones turcas con sus loas a la familia tradicional y la falta de diversidad

Imanol Arias y Ana Diosdado, en 'Anillos de oro'.
Imanol Arias y Ana Diosdado, en 'Anillos de oro'.

Decía esta semana Francino que los modelos televisivos italianos que se instalaron aquí en los noventa “han modelado una parte de cómo somos, y no es una parte buena”, al leerlo asentí hasta el descoyunte cervical.

Nos han modelado porque somos lo que vemos. Telecinco nació con una declaración de intenciones: sin informativos, solo diversión; histriónica, infantiloide, bobalicona. Un mundo feliz que nos surtía de soma mientras se declaraba tu pantalla amiga y donde todo, desde el Telecupón hasta los resúmenes de aquellos goles que eran amores, servía para cosificar a las mujeres y devolvernos a una España más arcaica que la de los Botejara. La ficción se estancó, convertida en mero soporte publicitario pleno de familias pijas, cursis y clasistas, con su niño, su abuelo y su sirvienta andaluza, un modelo que nació antiguo porque España ya tenía una televisión moderna. Guionistas como, reverencia, Ana Diosdado habían asentado una ficción adulta que no inventaba un país, lo documentaba.

España se parecía más a la que nos contaron Anillos de oro y Segunda enseñanza, que a la de Médico de familia. Las creaciones de Diosdado no fueron una rareza, habíamos tenido Verano azul y tuvimos después Turno de oficio o Tristeza de amor, más progresistas y avanzadas que muchas de las que llegaron después. Pueden comprobarlo en RTVE Play.

Lo desazonador es que la erosión de ese modelo no la ha propiciado una alternativa de calidad, sino las pacatas ficciones turcas con sus loas a la familia tradicional y la falta de diversidad y, por mucho que escribamos sobre lo que se cuece en las plataformas, son ellas las que se llevan las audiencias millonarias, las que nos modelan. Sálvame ha muerto, viva Tierra amarga. A este paso llegará el día en el que una serie sobre abogados matrimonialistas nos parezca transgresora.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Eva Güimil

Eva Güimil (Mieres, 1972) ha sido directora y guionista de diversos formatos de la televisión autonómica asturiana. Escribe sobre televisión en EL PAÍS y ha colaborado con las ediciones digitales de Icon y 'Vanity Fair'. Ha publicado la biografía de Mecano 'En tu fiesta me colé'.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS