COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

La fórmula Calleja: saber viajar, saber callar, saber escuchar

En ‘Planeta Calleja’, el aventurero se lleva a Santi Millán a Etiopía a dejarse seducir por la naturaleza y por culturas que no entendemos bien. A hablar de la vida y de su vida. Fuera de tu entorno eres más tú

Jesús Calleja y Santi Millán conversan en Etiopía en el programa 'Planeta Calleja'.
Jesús Calleja y Santi Millán conversan en Etiopía en el programa 'Planeta Calleja'.CUATRO

En ocasiones, el dónde es el cómo. Metes a un entrevistado en un estudio, ante los focos y las cámaras, y hasta los que tienen más tablas estarán tensos, cuidadosos, puede ser que se pongan a la defensiva. Llévatelo a un país lejano, comparte horas de 4x4 sobre caminos sin asfaltar, escala una cumbre, sumérgete entre tiburones o visita una tribu nómada. Y luego, sentados en un tronco con un café caliente o una cerveza fría entre manos, la conversación será fácil, relajada, franca. Si además el entrevistador pregunta lo justo y sabe callar para escuchar (no es tan difícil), fluirán las confidencias.

Es la fórmula de Planeta Calleja, el programa del aventurero y montañero Jesús Calleja que logra picos de audiencia para Cuatro. En el episodio del lunes, se llevó al actor, cómico y presentador Santi Millán a Etiopía, sin someterlo esta vez a pruebas extremas. Se dejaron seducir por la naturaleza abrumadora y por culturas que no entendemos bien. Y Millán habló de la vida y de su vida, del mundo y de su mundo. Recordó cuando trabajaba en un matadero; contó sus visitas en prisión al político catalán Raül Romeva, porque no está de acuerdo con él ni con el procés pero es su amigo; habló con naturalidad de las crisis en la pareja. Explicó que todos dejamos que nos vendan la moto de la felicidad y de ahí vienen los chascos. Detalló con ternura la broma que le gastó a su padre cuando se moría a su lado al inicio de la pandemia. Y con eso defendió el humor como herramienta para tirar para adelante: “Las cosas son como son, luego está cómo tú te las tomes”.

Se dice que viajar —no hace falta que tan lejos— te ayuda a conocerte a ti mismo. Fuera de tu entorno eres más tú. Calleja explota bien su receta para sacar la cara más íntima de sus invitados, de Ana Botín a Pedro Sánchez, de Maribel Verdú a Los Javis, de Mercedes Milá a Fernando Simón. Funciona esta vía de escape al griterío.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS