Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

El asesinato de Olof Palme

No deja de ser curioso que la realidad, en este caso, se aleje de la ficción, en la que en todas las series policiacas, o en casi todas, el bien triunfa sobre el mal y el asesino es descubierto y encarcelado

Robert Gustafsson, en una imagen de la serie sueca 'El asesino improbable'.
Robert Gustafsson, en una imagen de la serie sueca 'El asesino improbable'.Photo Credit: Johan Paulin (Johan Paulin)

En febrero de 1986 el primer ministro sueco, Olof Palme, fue asesinado cuando regresaba caminando a su casa, sin escolta, por una de las calles principales del centro de Estocolmo tras salir de un cine. Le acompañaba su mujer, Lisbet Beck Friis. 34 años más tarde, en 2020, el fiscal Krister Petersson reveló la identidad del presunto autor del atentado: Stig Engström, conocido como El Hombre de Skandia (su empresa), que había fallecido 20 años antes. Del magnicidio, de la larga y desastrosa investigación policial, trata la sobria y excelente serie de ficción El asesino improbable (Netflix).

No deja de ser curioso que la realidad en este caso se aleje de la ficción, en la que en todas las series policiacas, o en casi todas, el bien triunfa sobre el mal y el asesino es descubierto y encarcelado. Con el caso de Olof Palme tan chapucera fue la labor policial que, pocos días después de que Netflix estrenara la serie el pasado 5 de noviembre, fue objeto de una demanda por difamación en Suecia, acusada de haber introducido en su guion elementos “completamente infundados”.

Stig Engström era un frustrado diseñador gráfico de una compañía de seguros cuya sede estaba muy cerca del lugar del crimen. Sus ansias de aparecer en los medios al haber presenciado el crimen y sus contradicciones en el relato de los hechos estimularon en un primer momento las sospechas sobre su culpabilidad, que, sorprendentemente, no se investigaron. El asesinato de Palme fue una conmoción mundial, y muy especialmente en Suecia. El único material de archivo que utilizan los responsables de la serie son unas impresionantes imágenes del entierro del primer ministro por la multitudinaria asistencia al mismo. Un anodino individuo consiguió empeorar el mundo.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS