COLUMNA
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

¿Es para tanto ‘El juego del calamar’?

Extravagante y macabro, el fenómeno inesperado en torno a la serie hace de oro a Netflix. No es ninguna obra maestra, pero nos ha sacado a patadas de la rutina

HoYeon Jung, en una escena de la serie 'El juego del calamar'.

De El juego del calamar, la extravagante y perturbadora serie surcoreana que está haciendo de oro a Netflix, se está diciendo todo esto: que es una denuncia de la competitividad en un capitalismo despiadado, que sus escenas de violencia se emulan en los patios de las escuelas, que a la bella actriz HoYeon Jung se la rifan marcas y pasarelas, que el chándal retro verde de sus personajes es ahora superventas en Amazon, como unas galletas recortables, y que ha disparado el interés por aprender la lengua coreana.

Vaya, así que una producción muy alternativa, casi antisistema, se ha vuelto un gran negocio, eso ya pasó con el punk. Netflix no suele ser transparente con sus datos pero, según Bloomberg, la serie le costó apenas 18 millones de euros y le ha generado más de 750 millones, casi nada. La empezaron a ver 132 millones de espectadores y 87 millones llegaron al final en solo 23 días, un poder inaudito de enganche de la audiencia.

Era impredecible el éxito de una idea arriesgada, cuyo autor movió desde 2008 hasta dar con quién rodarla. Una historia de perdedores que buscan salida a su ruina en un experimento, como de telerrealidad, que los enfrentará a vida o muerte en una sucesión de juegos infantiles. Entre tanta crueldad y miseria asomarán destellos de humanidad en una montaña rusa emocional.

Macabra y adictiva, a ratos cutre, con guiños a la nostalgia y estética de cómic pulp y de cine gore, ¿merece esta serie tanta atención? Es discutible. No es ninguna obra maestra, ni apta para todos los paladares. Pero sí agita un panorama repleto de productos previsibles y políticamente correctos. Funciona porque nos saca a patadas de la rutina, porque apela a nuestro lado friki, porque teníamos ganas de evasión.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Ricardo de Querol

Es subdirector de EL PAÍS. Licenciado en Ciencias de la Información, ejerce el periodismo desde 1988. Inició su carrera en Ya y trabajó una década para Diario 16. Ha sido director de Cinco Días y de Tribuna de Salamanca. En EL PAÍS ha sido redactor jefe de Sociedad, de Babelia y de la mesa digital, además de columnista.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS