BTV

Betevé, la televisión pública de Barcelona al borde de la quiebra

La cadena municipal de la capital catalana se encuentra en una situación “crítica” y, según sus directivos, si la plantilla no toma medidas como la reducción de salarios, puede entrar en “quiebra”

Estudios de la cadena Betevé, en Barcelona.
Estudios de la cadena Betevé, en Barcelona.MASSIMILIANO MINOCRI

La cadena municipal Betevé cumplió 25 años el pasado 2020. Fue un aniversario marcado por la pandemia pero cargado de premios —entre ellos, el Ciutat de Barcelona— que elogiaban el trabajo que realizó el equipo de informativos durante las protestas que en octubre de 2019 sembraron el caos en la ciudad tras las sentencias contra los líderes del proceso independentista. Aquellos altercados supusieron un esfuerzo para Betevé traducido en más de 50 horas de televisión y más de medio millón de espectadores que siguieron un canal donde decenas de profesionales entraban en directo —gracias a unas pequeñas mochilas emisoras— y se convertían en los ojos del espectador. La opción de TV3 fue diferente y basó su programación en los mismos comentaristas de siempre y con los que, también, se llenaron horas de televisión. La cadena pública de la ciudad rozó la gloria con premios y audiencia, pero algo seguía yendo mal. El pasado 23 de julio marcó un antes y un después en la historia de esta pequeña televisión. El director de la cadena, Sergi Vicente, se reunió con el comité de empresa y con los trabajadores y les comunicó la decisión “dolorosa” de prescindir de nueve empleados. Unos despidos que consideró insuficientes, pero que eran la primera medida de un plan de choque para “equilibrar las finanzas”.

Vicente lanzó un SOS a la plantilla, compuesta por 247 profesionales, y resumió la complicada situación de la cadena, según contó a EL PAÍS recientemente: “No hay más dinero y debemos hacer lo imposible para que la televisión sea sostenible”. La partida de personal de Betevé, 13 millones de euros, representa más del 74% del presupuesto y con estos datos sobre la mesa “no hay margen de maniobra”. En contrapartida, la programación solo representa el 9% del presupuesto. Vicente anunció ese viernes que se reducía el sueldo un 5% y pedía a sus compañeros un esfuerzo similar. El director aseguraba que estaba haciendo lo imposible para triplicar ingresos de publicidad y, a la vez, poder comercializar algunos de los productos de la televisión municipal, pero admitía que debía reducirse el gasto que supone la plantilla y ese paso debían discutirlo los propios trabajadores y llegar a acuerdos.

¿Por qué ha llegado Betevé a esta situación? Se debe, sobre todo, al impacto que generaron las denuncias presentadas por la mayoría de los actuales empleados que trabajaban para productoras y no para la empresa municipal que gestiona Betevé. Las diferentes demandas de estos empleados obligaron a la cadena a internalizarlos, por sentencia judicial, y a abonarles las diferencias salariales que suponían pasar de un sueldo de productora privada a otro de empresa pública municipal con carácter retroactivo. También ha supuesto una pérdida extra para Betevé el gasto de IVA no deducible derivado de la condición de sociedad dual de la cadena.

Desde 2016 el Ayuntamiento de Barcelona ha aportado más de 30 millones de euros a la televisión. El propio director admite que el Consistorio “no puede rescatar constantemente” a la cadena. Por su parte, el comité de empresa de Betevé ha pedido la dimisión y destitución de Vicente y de la directora de recursos, Carme Ponte. El comité asegura que la interpretación que realiza la dirección de la cadena sobre las pérdidas achacables a los gastos de personal está “tergiversada” y denuncia que desde que se nombró a Vicente, en diciembre de 2015, la situación económica de la “empresa se ha visto más comprometida que nunca”.

Los trabajadores acusan al director de no conseguir suficientes aportaciones del Ayuntamiento y de destinar mucho dinero a las causas judiciales contra los trabajadores que acabaron formando parte de la plantilla. Los empleados denuncian que, al mismo tiempo que Vicente ha pedido rebajas a la plantilla, su salario “no ha parado de subir”. El director, molesto por esta afirmación, advierte de que sus subidas salariales, desde que entró en el cargo, se correspondieron con la subida del IPC, cuyo porcentaje también se aplicó al resto de empleados. “Es más, el 23 de julio anuncié que me bajaba un 5% mi salario”, recuerda. Respecto a la solicitud de pedir más dinero al Ayuntamiento, admite que siempre se ha hecho, pero que se ha estirado demasiado la cuerda y el Consistorio ya ha aportado 30 millones en los últimos años.

Las inclemencias económicas que azotan Betevé no han hecho que la cadena pierda la señal de calidad que siempre ha procurado. Sus responsables aseguran que seguirá siendo marca de la casa y que siempre que haya una noticia, estará un equipo con una mochila emitiendo en directo aquello que le interese a los vecinos de la ciudad.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50