Música clásica

J.S. Bach, la última estrella de la radio

Radio Clásica y France Musique sitúan entre sus programas más escuchados espacios dedicados en exclusiva al músico alemán

El pianista Glenn Gould toca el piano en unas grabaciones de Bach.
El pianista Glenn Gould toca el piano en unas grabaciones de Bach.Gordon Parks / The LIFE Picture Collection via Getty

El gran director de orquesta británico y erudito musicólogo John Eliot Gardiner pasó varios años escribiendo un retrato de Johann Sebastian Bach, La música en el castillo del cielo (Acantilado, traducción de Luis Gago), casi mil páginas dedicadas al genio de Eisenach. Al principio de su ensayo recuerda una frase de Albert Einstein: “Esto es lo que tengo que decir sobre la obra compuesta por Bach: escuchadla, interpretadla, amadla, veneradla y callaos la boca”. El propio Gardiner escribe más adelante: “Basta con escuchar una sola cantata de Navidad para experimentar la euforia festiva y el júbilo de una música sin precedentes, que queda fuera del alcance de cualquier otro compositor”.

Más información

La idea de que Bach (1685-1750) ocupa un espacio único entre los grandes compositores es compartida por muchos músicos y tiene un claro reflejo en la cantidad inmensa de grabaciones de sus obras, en el papel que ocupan sus partituras en los planes de estudio de los conservatorios y en las versiones que trasladan sus composiciones a otras músicas, como el jazz; pero también en la radio especializada. Desde hace años, tanto la española Radio Clásica, de Radio Nacional, como la francesa France Musique (ambas emisoras públicas) mantienen dos programas dedicados íntegramente al compositor barroco: La hora de Bach, que se emite los sábados a las 11.00, y Le Bach du dimanche, que se emite los domingos de 07.00 a 09.00. Ambos están disponibles en podcast. En el caso del programa español, además, se mantiene como el más escuchado y descargado de la emisora.

“Bach es un compositor de una profundidad, una solidez y una complejidad con una apariencia de simplicidad como no ha habido ningún otro”, explica Sergio Pagán, experto en música antigua y director y presentador de La hora de Bach desde que nació el programa en 2015, primero dentro de la programación especial de verano y luego ya como un espacio semanal. “Es perfecto, desde las obras más pequeñas hasta las más grandes: es como las construcciones clásicas, como una escultura griega, no puedes ni poner ni quitar nada. Existen además muchas y muy buenas grabaciones de su obra y está muy bien catalogada”, prosigue Pagán en referencia al célebre BWV (Bach-Werke-Verzeichnis, el catálogo de las obras de Bach en alemán).

Escucha los programas

“¿Por qué no Mozart?”, responde Corinne Schneider, directora y presentadora de Le Bach du dimanche que se emite desde 2017, cuando es preguntada sobre si existe otro músico al que se podría dedicar un programa semanal sin resultar repetitivo. “Para celebrar el 250 aniversario del nacimiento de Beethoven, France Musique dedicó una programación diaria de una hora a su música de lunes a viernes durante todo el año 2020. Pero es cierto que el repertorio de Bach es tan amplio que un solo año no es suficiente para escucharlo todo”. A principios de los años dos mil, Radio Clásica ya emitió un programa dedicado solo a las cantatas de Bach, dirigido por el gran musicólogo Daniel Vega Cernuda, el mayor experto español en el compositor y autor de Bach. Repertorio completo de la música vocal (Cátedra).

Johann Sebastian Bach.
Johann Sebastian Bach.

Ninguno de los dos recuerda un caso parecido al de Bach, capaz de aguantar semana tras semana una programación diversa y variada, que va ganando adeptos conforme pasan los años. Tanto Schneider como Pagán están muy orgullosos de haber logrado prácticamente no repetir cantatas, las composiciones para la misa luterana, que ofrecen religiosamente (nunca mejor dicho) en cada programa. “Si he repetido alguna ha sido por despiste o intentando que sean en diferentes versiones. Como mucho habré repetido seis o siete y todavía quedan un montón”, explica Pagán. Schneider señala por su parte: “Durante las tres primeras temporadas pude emitir una nueva cantata cada domingo, siguiendo además el calendario litúrgico para estar lo más en sintonía posible con las circunstancias de la composición y la interpretación. Nos han llegado unas 200 cantatas religiosas. Este año ya estamos empezando a repetir, pero por supuesto ¡ofrezco una nueva interpretación cada vez!”.

“Bach es un caso único”, sostiene por su parte el violinista y director de orquesta italiano Fabio Biondi, uno de los grandes intérpretes de música barroca, impulsor del conjunto Europa Galante, que toca con instrumentos de época. “No me extraña que lleven años en antena. Bach es deslumbrante. Tiene algo que a veces puedes encontrar en Mozart, en Beethoven: no está lastrado por ningún tipo de rutina, es un mensaje global, fundamental, imperturbable, infinito. Cuando se lee sobre su vida, te das cuenta de que tenía problemas con la orquesta, siempre estaba pidiendo más músicos, pero todo eso no aparece en sus composiciones. Son obras creadas para el futuro, universales”, prosigue Biondi, que acaba de grabar para un disco que saldrá en septiembre en Naïve las Sonatas y Partitas para violín solo (BWV 1001-1006), consideradas el Everest del violín barroco.

Manuscrito autógrafo del comienzo del Preludio núm. 8 del segundo libro de 'El clave bien temperado' de Johann Sebastian Bach
Manuscrito autógrafo del comienzo del Preludio núm. 8 del segundo libro de 'El clave bien temperado' de Johann Sebastian BachBritish Library

Los aficionados a estos programas se van acostumbrando a nombres que aparecen una y otra vez –el Bach Collegium de Japan, de Masaaki Suzuki, las interpretaciones para órgano de Marie Claire Alain, el Collegium Vocale Gent, Philippe Herreweghe, Benjamin Alard, Gustav Leonhardt, Nikolaus Harnoncourt, el propio Gardiner o Biondi–, pero también descubren nuevas joyas, como la Sonata para órgano número 4 BWV528 interpretada por el pianista islandés Vikingur Olafsson. Naturalmente, al cabo de unas cuantas emisiones, los oyentes se mueven como pez en el agua en el infinito catálogo BWV, que supera ya las 1.200 entradas. La última edición de las obras completas de Bach, que salió en 2018 con motivo de su 333 aniversario, llamada precisamente Bach 333, incluye 222 cedés con 280 horas de música.

“Lo que hace que Bach sea inagotable no es tanto porque sea intemporal, sino que es atemporal”, explica Luis Gago, crítico musical de EL PAÍS, violinista y experto en la obra de Bach, sobre el que escribió un pequeño libro para Alianza Editorial. “Se lo han apropiado todos los géneros musicales y siempre funciona. Con Beethoven, Monteverdi, Mozart… sería una catástrofe. Su música tiene un elemento de abstracción y de atemporalidad, por eso es tan universal”. En cuanto al éxito de los programas de radio, Gago recuerda lo que afirmó el gran pianista András Schiff en enero antes de comenzar en Londres un recital dedicado íntegramente al compositor: “No hay que preguntarme el porqué de hacer un programa dedicado monográficamente a Bach, porque una y otra vez digo que, de lejos, el más grande compositor que ha vivido nunca es Johann Sebastian Bach. Es algo que no hace falta demostrar”. Bach no necesita explicaciones, como saben los fieles oyentes de La hora de Bach y Le Bach du dimanche.

Puedes seguir EL PAÍS TELEVISIÓN en Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50