RTVE

El Congreso examina a los futuros consejeros de RTVE

El realizador Javier Montemayor abre la ronda de comparecencia de los 94 candidatos

La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, este miércoles.
La presidenta del Congreso, Meritxell Batet, este miércoles.EUROPA PRESS/M.FERNÁNDEZ. POOL / Europa Press

La configuración del nuevo consejo de administración de RTVE echa a andar después de más de dos años de parálisis parlamentaria. Cinco de los 94 aspirantes a formar parte de ese organismo han comparecido este miércoles ante la Comisión Consultiva de Nombramientos, presidida por Meritxell Batet, para defender los proyectos presentados en el concurso público convocado el julio de 2018. Poco después del mediodía abrió la ronda el realizador Javier Montemayor, que ya fue candidato a presidir la corporación en 2014 a propuesta de la desaparecida UPyD en una contienda que finalmente se decantó por José Antonio Sánchez, avalado por el PP. Las comparecencias han seguido el orden marcado por las calificaciones que obtuvieron en la evaluación de los currículos y los proyectos de gestión otorgadas por un comité de expertos. El portavoz de Ciudadanos, Guillermo Díaz, ha criticado que no se respetaran los criterios de preselección de los expertos y ha considerado “un atropello” por parte de la Mesa del Congreso “tirar por tierra” su trabajo, mientras que el representante de Vox, Manuel Sánchez del Real, ha cuestionado “el cambio de las reglas del juego”.

En esta sesión extraordinaria ha sido el turno también de Rafael Camacho, ex director general de Canal Sur; el catedrático de la Universidad Autónoma de Barcelona José Manuel Pérez Tornero, el ex director de RNE Manuel Ventero y el ex director general de la televisión canaria Francisco Moreno. Tras la ronda de preguntas formuladas por los portavoces de Ciudadanos, Unidas Podemos, Vox, PP y PSOE los candidatos han dispuesto de apenas 10 minutos para responder, a veces telegráficamente, a las cuestiones planteadas y exponer las líneas maestras de sus respectivos proyectos.

Los portavoces han ido examinando uno a uno a los candidatos. El portavoz de UP, Txema Guijarro, se ha interesado por la política de transparencia, la externalización de contenidos, las fórmulas para no caer en la manipulación informativa y la política la laboral para reducir la interinidad. Vox ha preguntado si los candidatos están avalados por algún partido mientras que la portavoz del PP, Macarena Montesinos, ha insistido en los desafíos de la digitalización y las fórmulas para seducir a los ciudadanos y el socialista Daniel Viondi ha hecho hincapié en los retos de la corporación, incluido el futuro de los centros territoriales, y sus soluciones.

Montemayor ha comenzado su intervención recordando a la periodista Alicia Gómez Montano, fallecida hace un año, que obtuvo la máxima calificación en la evaluación realizada por el comité de expertos. “Ella debería hoy abrir las comparecencias”, ha dicho. A la hora de defender su proyecto, el veterano realizador ha puesto como ejemplo a la BBC y su modelo de “transparencia absoluta” para que los ciudadanos conozcan los gastos de gestión, los sistemas de producción e incluso las retribuciones de los directivos. Ha expuesto que RTVE tiene un problema endémico de externalización y ha enfatizado la necesidad de erradicar la manipulación en cualquier televisión pública o privada en beneficio de la libertad de información, la honestidad, la imparcialidad y el pluralismo. Montemayor ha elevado una crítica general hacia las televisiones públicas del sur de Europa, caracterizada por una “excesiva gubernamentalización” y ha considerado erróneo la vuelta de la publicidad a la televisión pública.

Distinta ha sido la opinión de Rafael Camacho, partidario del retorno de los anuncios pero “con una presencia limitada en función de presupuesto o de franjas horarias determinadas” para que la publicidad no condicione el contenido del servicio público. El ex director general de la RTV andaluza, contrario a “demonizar la externalización” de contenidos”, ha considerado que el objetivo estratégico de RTVE deber ser acelerar la transformación digital y alcanzar tanto “el liderazgo informativo” como “la calidad informativa”.

José Manuel Pérez Tornero, creador del formato educativo La aventura del saber, ha especificado que la televisión que se avecina no se podrá llamar televisión porque se ha implantado “un sistema ubicuo y móvil” que provoca un acercamiento distinto de los usuarios y abre una nueva etapa basada en los contenidos. Ha defendido que la televisión sea “universal y gratuita”, teniendo en cuenta que apenas el 37% de los españoles tiene televisión de pago. Pérez Tornero percibe que “se puede hacer una mayor esfuerzo” en materia de transparencia y observa que todo aquello que se puede producir en RTVE no tendría por qué externalizarse. “El talento también está fuera, pero hay fórmulas para que no haya despilfarro”, ha dicho. Preguntado por las fórmulas para erradicar la manipulación ha recordado: “La objetividad es un ideal; la honestidad es una práctica ética”.

Entre todos los participantes, Manuel Ventero ha sido el más vehemente en cuanto al retorno de la publicidad a TVE. Ha calificado de “abracadabrante” el hecho de que los ingresos de la televisión pública dependa de las aportaciones de los operadores privados y de la “generosidad” del Gobierno, y ha planteado la emisión de entre tres y cinco minutos de publicidad cada hora en franjas de programación no competitivas.

El director de la RTV canaria Francisco Moreno ha cerrado la sesión para defender la ética y la estética de los contenidos, enfocados hacia la pluralidad y del debate de ideas. Ha apostado por “el cambio y la transformación” de la radio y la televisión pública, pero ha advertido de que para que RTVE despegue, “la mecha del cohete” depende más de las decisiones que adopte el Parlamento que de lo que haga el consejo de administración. Ha reiterado que no hay servicio público sin público, ha considerado el actual momento como “una oportunidad histórica” para “poner luz a pantallas cada vez más negras” y ha lamentado que la audiencia de TVE esté penalizada “por un grave problema de marca”.

Uno a uno, los candidatos a vocales del consejo de RTVE que se presentaron al concurso público convocado en julio de 2018 irán desgranando sus programas de gestión ante la Comisión Consultiva de Nombramientos. Son comparecencias aceleradas. Cada uno de los aspirantes dispone de media hora para responder a las preguntas de los diputados y exponer sus proyectos. El Congreso optó por citar uno a uno a todos los profesionales que optan a una de las 10 plazas del consejo de administración de RTVE tras marginar la preselección de realizada por un comité de expertos designado por los grupos, que redujo la lista a 20. El ajuste final corresponderá al Congreso, que nombra a seis vocales, y al Senado, que elige a cuatro. De estos 10 consejeros, uno de ellos será designado presidente de la corporación por la Cámara baja. Los nombramientos necesitan un respaldo de dos tercios en la primera votación. Si no se alcanza este resultado, la ley solo exige mayoría absoluta y el aval de al menos la mitad de los grupos parlamentarios.

Este proceso de selección se ha visto envuelto en un sinfín de reclamaciones. Algunos aspirantes han cuestionado los baremos para puntuar los currículos y otros han recurrido las calificaciones por considerar que sus méritos no han sido ponderados. Para zanjar estas discrepancias, los letrados de las Cortes se mostraron partidarios de que todos concurrieran en igualdad de condiciones ante el Congreso. Con esta decisión se desnaturalizaba el concurso público.

Para la sesión del jueves han sido convocados María Eizaguirre, Agustín García Matilla, Juan Manuel Romero, Eladio Jareño, Vicenç Sanclemente, Carmen Sastre y Juan Jesús Buhigas.

Más información

Lo más visto en...

Top 50