Juegos Olímpicos

TVE comprará solo un paquete de los Juegos Olímpicos para reducir costes

La cadena pública destina cerca de 55 millones a la cobertura de la cita de Tokio

Un cámara, durante un entrenamiento de los Juegos de Pyeon Chang de 2018.
Un cámara, durante un entrenamiento de los Juegos de Pyeon Chang de 2018.Michael Kappeler / Getty

Los Juegos Olímpicos de Japón se perfilan como uno de los principales espectáculos televisivos del próximo año. Pero TVE ha renunciado a comprar la totalidad de los derechos. Invertirá en la gran cita deportiva entre 50 y 60 millones de euros y tendrá acceso a un paquete de horas aún no cerrado de las 8.000 que ofrece OBS (Olympic Broadcasting Services), el organismo de radiodifusión olímpica.

La cadena pública pondrá el foco en las competiciones con participación española y en tres disciplinas emblemáticas: atletismo, gimnasia y natación. Adquirir al completo los derechos de los Juegos, como ha ocurrido hasta ahora, le costaría a la televisión pública más de 100 millones, según fuentes de la corporación. Una cifra considerada “inasumible” dentro de un presupuesto de 1.127 millones.

Tradicionalmente, TVE ha accedido a los derechos a través de la compra centralizada de la Unión Europea de Radiodifusión y ha colaborado en las operaciones de producción de OBS. La situación cambió en las últimas ediciones. Y desde la convocatoria invernal de Pyeon Chang (Corea del Sur) de 2018, quien controla la gestión de los derechos —tanto para la televisión como para las plataformas digitales— es Discovery Communications.

Los operadores interesados se han visto obligados a pactar con el gigante estadounidense, matriz de Eurosport. La negociación ha adquirido tal complejidad que TVE aún no tiene cerrado el contrato. Lo hará próximamente tras definir el volumen de horas de imágenes que encajan en su presupuesto, según fuentes de la corporación.

La cadena pública aspira a comprar tanto los derechos televisivos como los digitales para ofrecer en la web “una cobertura 360 grados”. Junto a la factura de la señal, deberá sumar el IVA y los gastos de producción, que elevarán el coste total en torno a los 55 millones.

La cobertura de Tokio 2020 (programada del 23 de julio y el 8 de agosto de 2021 por el impacto global de la pandemia) dependerá del alcance de la participación española y la evolución de la covid-19. RTVE admite que la situación es en estos momentos de gran incertidumbre: “Si países como Estados Unidos, Reino Unidos o incluso España se retiraran, el precio sería otro”. Tampoco el horario beneficia a España. Las pruebas más relevantes se disputarán entre las doce de la noche y las tres de la tarde, que abarca el tramo de máxima audiencia en EE UU.

Pese a no ser ya una televisión olímpica, TVE mantiene su aportación al Plan ADO (Asociación de Deportes Olímpicos), al que destina unos 900.000 euros. Además, promociona en sus canales las campañas publicitarias de las empresas que avalan el plan de apoyo a deportistas.

Dentro del presupuesto del próximo ejercicio, la cobertura de los Juegos Olímpicos forma parte de la partida destinada a programas de televisión, radio y digital, que asciende a 399 millones de euros. Son 32 más que en años anteriores, un incremento dedicado a “la generación de contenidos nuevos, fomento de informaciones que ayuden a la vertebración territorial, oferta de contenidos educativos y la transformación digital del servicio público de radiodifusión, así como la ayuda a la industria audiovisual nacional”, según avanzó la administradora provisional única, Rosa María Mateo, la semana pasada en el Congreso.

]Con una plantilla de 6.400 trabajadores, los gastos de personal suponen 448 millones. Otra de las grandes partidas (120 millones) está asociada al transporte de la señal de televisión y radio, el uso de satélites y los derechos de propiedad intelectual. Para el funcionamiento de las instalaciones de RTVE, el Instituto o la Orquesta y Coro se contemplan otros 63 millones. Y 40 más en concepto de IVA.

En el capítulo de ingresos, el 95% proceden de subvenciones públicas: la compensación del Estado por el servicio público (473 millones, 95 más que este año), la tasa por el uso del espacio radioeléctrico (410) y las tasas de los operadores de telecomunicaciones y televisión (180). Además, RTVE prevé captar otros 61 millones por la venta de programas y de material de su archivo a empresas nacionales e internacionales así como por los abonos a los conciertos de la Orquesta y Coro.

Para mejorar los ingresos, RTVE reclama “definir mejor los patrocinios deportivos y culturales, permitiendo flexibilizar su gestión, de manera que sea posible desarrollar todo su potencial”. Y sobre todo, pide un sistema mediante el cual todo el IVA sea deducible “para estar en igualdad de condiciones con las televisiones privadas”.

Más información

Lo más visto en...

Top 50