Elecciones EE UU
Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Censurar a un presidente

Silenciar a un presidente de los Estados Unidos en nombre de la verdad y la decencia parece un gesto deontológicamente impecable, pero al ejecutarlo se convirtieron en censores

Donald Trump durante su discurso desde la Casa Blanca este jueves. En vídeo, los momentos en los que cuatro cadenas de televisión interrumpen la emisión de la comparecencia.BRENDAN SMIALOWSKI / AFP / VÍDEO: MSNBC, NBC, CBS y ABC.

Siempre he admirado la elegancia con la que los locutores de radio cortaban las llamadas de los chiflados. Mara Torres, en su época de Hablar por hablar, tenía un arte especial haciéndoles callar. Se necesitan un temple y una pasta muy dura para mantener el tipo mientras se busca la pausa en una frase donde interrumpir y cortar por lo sano sin parecer grosero. El jueves, los presentadores de las principales cadenas estadounidenses aplicaron ese filtro antichalados cuando Donald Trump empezó a soltar truenos, rayos y centellas por esa boquita suya en pleno recuento. Fue un acto reflejo. A cualquier realizador se le va la mano al botón cuando escucha ciertas cosas en directo. Pero ese acto reflejo ha marcado un precedente tan siniestro como las propias palabras de Trump.

Silenciar a un presidente de los Estados Unidos en nombre de la verdad y la decencia parece un gesto deontológicamente impecable, pero al ejecutarlo se convirtieron en censores. Al frenar la divulgación de propaganda mentirosa y ciertamente dañina para la democracia, actuaron en defensa del bien común, pero eso no los hace mejores: todos los censores de la historia, desde los reyes babilonios hasta los funcionarios franquistas, pasando por la Inquisición, han actuado para proteger a la comunidad de la propagación del mal.

Si Trump fuera lo que nunca debió dejar de ser, un millonario tarado y megalómano, el silenciamiento de sus obscenidades estaría justificado en el nombre del buen gusto. Pero es (hasta enero) el presidente de los Estados Unidos, y cualquier eructo o escupitajo que suelte en público constituye una noticia política de primer nivel que no se puede hurtar a los ciudadanos. Los editores no son quienes para decidir qué palabras de un presidente son dignas de difusión y cuáles no. A ellos les corresponde comentarlas, atacarlas, criticarlas e incluso satirizarlas, pero no acallarlas.

Suscríbase aquí a la newsletter sobre las elecciones en Estados Unidos.

Inicia sesión para seguir leyendo

Sólo con tener una cuenta ya puedes leer este artículo, es gratis

Gracias por leer EL PAÍS

Sobre la firma

Sergio del Molino

Es autor, entre otros, del ensayo 'La España vacía' (2016). Ha ganado los premios Ojo Crítico y Tigre Juan por 'La hora violeta' (2013) y el premio Espasa por 'Lugares fuera de sitio' (2018). Entre sus novelas destacan 'La piel' (2020) o 'Lo que a nadie le importa' (2014). Su último libro es 'Contra la España vacía' (2021).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS