La BBC reactiva el plan para cobrar por sus servicios a tres millones de pensionistas

El Gobierno de Johnson y la corporación pública se enfrentan por la decisión

Entrada de la sede central de la BBC en Londres, el pasado 2 de julio.
Entrada de la sede central de la BBC en Londres, el pasado 2 de julio.WILL OLIVER (EFE)

La BBC ha reactivado su plan de comenzar a cobrar 175 euros anuales por su servicio a partir del 1 de agosto a más de tres millones de pensionistas mayores de 75 años que gozaban hasta ahora del acceso gratuito a la emisión. La corporación pública calcula que mantener esta subvención, impuesta por el Gobierno en el 2000, puede llegar a suponer un gasto anual extra de 1.100 millones de euros, en un momento en el que la entidad sufre un descenso en sus audiencias y la competición de las plataformas de contenidos digitales. En un principio, el precio de la medida fue asumido por Downing Street, pero en la última revisión de la partida presupuestaria de la entidad se traspasó la carga a la propia corporación. La decisión estaba prevista para primeros de junio, pero se retrasó por la pandemia del coronavirus.

La televisión ha sido un aliado fundamental para cientos de miles de británicos mayores obligados a encerrarse en sus hogares. “No se trata de que la BBC esté haciendo su propio juicio sobre el nivel de mayor o menor pobreza de los ciudadanos, sino de un Gobierno que ha impuesto y controlado esta medida”, ha dicho en un comunicado el presidente de la corporación, David Clementi. Solo los pensionistas que reciben una prestación económica de ayuda a la subsistencia (aproximadamente un millón y medio de hogares) seguirán exentos del pago de la licencia televisiva.

El Gobierno de Johnson acusa a la corporación pública de mantener un sesgo izquierdista y no haber sido imparcial durante el debate del Brexit, y le ha declarado la guerra desde que llegó al poder. Un portavoz del primer ministro ha calificado la decisión de “errónea” y ha insistido en que la entidad tiene suficiente presupuesto como para mantener la subvención. A las críticas se ha sumado AgeUK, la principal organización británica de defensa de los intereses de la tercera edad. “Estamos profundamente decepcionados con la decisión. Se trata de una patada en los dientes a millones de personas mayores de 75 años que han sufrido durante esta crisis. Exigimos a Downing Street y a la BBC que se sienten y busquen una solución que permita mantener la gratuidad de las licencias”, ha dicho la organización.

La entidad pública paralizó muchos de sus planes de recorte presupuestario durante la crisis de la covid-19 y ha decidido que ha llegado el momento de sacarlos del cajón. En las últimas semanas ha anunciado el despido de 450 trabajadores de sus emisoras regionales y la supresión de gran parte de la programación local. La medida se suma al anuncio previo, todavía pendiente de llevar a la práctica, de dejar en la calle a otros 450 empleados. La BBC asegura que la congelación de sus decisiones por motivo de la crisis le ha supuesto un gasto extra añadido de casi 140 millones de euros.

Recibe el boletín de televisión

Todas las novedades de canales y plataformas, con entrevistas, noticias y análisis, además de las recomendaciones y críticas de nuestros periodistas
APÚNTATE

Sobre la firma

Rafa de Miguel

Es el corresponsal de EL PAÍS para el Reino Unido e Irlanda. Fue el primer corresponsal de CNN+ en EE UU, donde cubrió el 11-S. Ha dirigido los Servicios Informativos de la SER, fue redactor Jefe de España y Director Adjunto de EL PAÍS. Licenciado en Derecho y Máster en Periodismo por la Escuela de EL PAÍS/UNAM.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS