Crisis del coronavirus

La BBC retrasa su plan de despidos por el coronavirus

La cadena pública anunció en enero que prescindiría de 450 empleados

El director de la BBC, Tony Hall, ante la sede central del ente público en Londres.
El director de la BBC, Tony Hall, ante la sede central del ente público en Londres.Reuters

La dirección de la BBC ha anunciado este miércoles que suspende temporalmente sus planes de reducción de plantilla, que se extendían hasta 2022 y contemplaban el despido de 450 profesionales, ante el desafío informativo que ha planteado la crisis del coronavirus. “Debéis seguir adelante con el brillante trabajo que estáis haciendo”, ha dicho el director general de la compañía, Tony Hall, a los empleados del ente. “No sería lo correcto. No tenemos los recursos para llevar adelante en estos momentos esos planes, así que volveremos a ellos más adelante. Ahora solo quiero asegurar que recibís todo el apoyo y que contáis con todos los recursos para seguir adelante con un trabajo que estáis haciendo de un modo maravilloso”. Hall anunció recientemente que abandonaba su puesto antes de tiempo, para que fuera otra persona la responsable de gestionar la nueva etapa. El Gobierno ha abierto ya un proceso de sustitución, y el sustituto deberá hacer frente en 2022, justo en el centenario de la BBC, a la revisión del actual mandato presupuestario, que culmina en 2027.

La falta de audiencias, y la competición de nuevas ofertas como las propuestas por las plataformas de contenidos como Netflix o Amazon Prime, han obligado a la BBC a revisar de modo drástico su presupuesto. La amenaza del nuevo Gobierno conservador de Boris Johnson de acabar con el sistema de licencia que financia a la cadena —la obligación legal de todos los usuarios de pagar unos 170 euros anuales— ha puesto en alerta a los directivos del ente. Sin recursos publicitarios, esos ingresos son imprescindibles para que la programación salga adelante. Los planes presentados suponían un ahorro de casi 90 millones de euros, e implicaban no solamente el recorte de personal sino la desaparición o reducción de programas y cadenas emblemáticas como Newsnight, Radio 5 o el servicio internacional de noticias.

La BBC se ha puesto a la cabeza de la información en todo lo referente a la crisis del coronavirus, y ha retirado de la programación espacios diarios o semanales como Politics Live, o el programa matutino de Victoria Derbyshire. Varias de sus emisoras han pasado a compartir en servicio conjunto los boletines informativos con los últimos datos.

Una de las decisiones más polémicas de las últimas semanas ha sido la de dejar de ofrecer su servicio gratuito a los usuarios mayores de 75 años. A pesar de la lógica económica de la decisión —muchas de esas personas son grandes consumidores de la televisión convencional y tienen pensiones más elevadas que el salario medio del país—, acabó siendo una bomba política de difícil justificación. La crisis del coronavirus ha sido el argumento perfecto para echar atrás la decisión. De momento, el futuro inmediato de los trabajadores está garantizado y las personas mayores seguirán sin tener que pagar por el servicio de una de las instituciones más veneradas del Reino Unido.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50