Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La BBC se lanza con timidez a competir en la era de Netflix

La cadena pública británica y el canal ITV lanzan su plataforma Britbox en otoño

Sede central de la BBC en Londres.
Sede central de la BBC en Londres. REUTERS

Con la velocidad de mastodonte con que acostumbra a moverse la institución, la BBC ha anunciado finalmente que se lanzará a competir en el mercado de contenido de pago en streaming a partir del próximo otoño. El proyecto se llamará BritBox, y combinará las producciones y el material de archivo de dos gigantes de la televisión británica como la propia cadena pública y el canal ITV. Se prevé un precio de lanzamiento de 5,99 libras (unos 6,6 euros) al mes, y los expertos en el campo coinciden en que el dueño de esta competición, Netflix, tiene pocos motivos para estar preocupado.

ITV tendrá la propiedad de cerca del 90% de BritBox y controlará de hecho el proyecto. BBC aporta un sello de calidad y prestigio, un material histórico que puede resultar atractivo para muchos espectadores, y la voluntad de volcar toda su estrategia comercial de televisión online en la nueva plataforma. El esquema de emisión previsto por los dos programadores, sin embargo, resta atractivo a los potenciales nuevos clientes. Ambas seguirán dando prioridad a la emisión en abierto de sus producciones en sus distintas cadenas, y permitirán que continúe su disfrute a través de servicios de internet ya existentes como iPlayer (en el caso de la BBC) o ITV Hub (de ITV). Solo después de ese proceso previo, los contenidos pasarán a estar disponibles en BritBox.

Programas y series históricas ya conocidas y disfrutadas por los espectadores británicos, como Love Island de ITV, o Victoria, Happy Valley, Les Miserables o The Office de la BBC, pasarán a estar disponibles por suscripción, junto a miles de horas de comedias clásicas, dramas y documentales.

La posición de Netflix en el mercado británico es hoy de una dimensión inalcanzable. Cuenta con 10 millones de suscriptores en un país de 66 millones de habitantes. iPlayer, la web grauita de BBC para la distribución de sus contenidos, ha retrocedido de un 40% del mercado a un 15% en apenas cinco años.

BBC e ITV deberán esperar aún a contar con la autorización de la autoridad regulatoria del mercado televisivo británico. Cuando se juntaron en 2008 con otras cadenas generalistas para poner en marcha el que se llamó proyecto Kangaroo, de distribución de contenidos online, no obtuvieron el permiso correspondiente porque, según explicó el regulador, hubieran ocupado una posición en el mercado de excesiva dominancia.

BBC se enfrenta además a un obstáculo añadido. Los ciudadanos británicos que disfrutan de su programación ya pagan una licencia anual que ronda los 170 euros. El director general de la cadena, Tony Hall, ha comparado la oferta de BritBox a lo que supusieron hace unos años los DVDs. “Se trataba entonces de un mercado secundario, en el que se volvía a pagar por un contenido que ya se había visto. BritBox es una versión moderna de ese mismo esquema. Diría que incluso una versión mejorada, porque muchos espectadores se irritaban cuando buscaban un programa que habían visto en la BBC y no encontraban en disco la copia correspondiente”, ha dicho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información