Apagar la alarma con sentadillas y otros despertadores originales para el móvil

Algunas aplicaciones simulan el amanecer y otras incitan a mover el cuerpo y ejercitar la memoria

Despertador que simula el amanecer.
Despertador que simula el amanecer.

De despertadores que simulan el amanecer a alarmas que suenan sin parar hasta que se hacen sentadillas, se grita al móvil o se escanea un código de barras. Múltiples apps aspiran a ofrecer el mejor despertar a todo tipo de usuarios: tanto a los que odian que un molesto zumbido les taladre la cabeza a primera hora de la mañana como a los que programan varias alarmas y las posponen una y otra vez. EL PAÍS ha puesto a prueba algunos de los despertadores para el móvil más curiosos y populares del mercado.

Operaciones matemáticas y sentadillas

Una de las aplicaciones más completas, disponible tanto en la Play Store como en la App Store, es Alarmy. Sus creadores aseguran que más de 4,5 millones de personas la utilizan para despertarse. Tras descargarla, es posible escoger un objetivo: despertarse más temprano de lo habitual, hacerlo “a tiempo” o construir un hábito matutino. Al elegir uno de ellos, la app sugiere soluciones que supuestamente están basadas en la psicología del comportamiento. Por ejemplo, mover el cuerpo o ejercitar la memoria para que la alarma deje de sonar.

Con la versión gratuita de Alarmy, el usuario puede usar varios métodos para apagar el despertador: agitar el móvil entre cinco y 160 veces, fotografiar algo en concreto, resolver una operación matemática o descifrar un ejercicio de memoria. La versión de pago, que cuesta unos siete euros al mes o unos 60 al año, permite además parar la alarma tras hacer unas sentadillas, escribir en el móvil frases de motivación o dar un paseo matutino —de entre 15 y 990 pasos—.

Hay una función que puede resultar especialmente atractiva para los más perezosos. Los clientes de pago pueden fijar a qué hora quieren que aparezca en la pantalla una ventana emergente silenciosa que pedirá una confirmación de que se está despierto. Si el usuario no reacciona en 100 segundos, la alarma volverá a sonar y habrá que completar de nuevo la misión para desactivarla.

Gritar al móvil

La app Alarma Shake-it, disponible en la Play Store, puede ayudar a los usuarios con un mal despertar a desahogarse, ya que permite desactivar el despertador gritando al terminal. Cuando suena la alarma —que lo hace a todo volúmen—, aparece un aviso en la pantalla que sugiere “gritar” hacia los micrófonos del móvil. A medida que el usuario da voces, una barra avanza lentamente en la parte superior de la pantalla. Una vez que llega de un lado al otro, el sonido para. Es posible que este modo de levantarse resulte un poco irritante para algunas personas.

También es posible desactivar el sonido tocando la pantalla una y otra vez sin cesar o sacudiendo el móvil de un lado para otro. “Si lo haces cada mañana, podrás tener un cuerpo musculoso”, bromean sus creadores. El usuario puede escoger cualquiera de estos métodos para apagar la alarma o elegir que cada día se le despierte de una manera diferente al azar.

Despertadores que simulan el amanecer

Si detesta que un sonido le perfore el oído nada más abrir los ojos, los despertadores solares pueden ser una opción interesante. Existen algunas aplicaciones que simulan el amanecer e iluminan poco a poco la habitación para intentar despertar al usuario de una forma más agradable. Es el caso de Despertador Sunrise, que sólo está disponible para Android y permite establecer la duración del amanecer simulado —entre cinco minutos y dos horas—.

Un cielo con nubes anaranjado se ilumina poco a poco en la pantalla del móvil a la hora establecida. Para quienes nunca hayan probado este tipo de despertadores y sospechen que corren el riesgo de quedarse dormidos, la app tiene algunas funciones adicionales. Por ejemplo, permite escoger que suene una melodía mientras el móvil se ilumina o después de un tiempo establecido. En ese caso, también es posible que su volúmen vaya en aumento. Usar esta aplicación gratuita puede ser una buena opción antes de comprar un dispositivo de luz solar que simule el amanecer de una forma más realista.

Dar vueltas sobre uno mismo

Mientras que Alarmy obliga al usuario a realizar sentadillas para apagar la alarma, Spin Alarm Clock hace que de vueltas sobre sí mismo. Cuando suena el despertador, el usuario debe poner los dos pulgares en la pantalla y girar sobre sí mismo para desactivarla. Al hacerlo, la app ofrece información sobre el tiempo y muestra una cita célebre, como esta de la política y escritora estadounidense Eleanor Roosevelt: “Nadie puede hacerte sentir inferior sin tu consentimiento”. Una de las desventajas de esta aplicación, disponible sólo en la App Store, es que para que funcione adecuadamente la aplicación tiene que estar abierta.

Escanear un código de barras

Para desactivar las alarmas de Barcode Alarm Clock, una aplicación disponible para los iPhone, hay que escanear diferentes códigos de barras registrados previamente. Por ejemplo, el de la pasta de dientes, una colonia o una caja de cereales. Si no se tiene a mano el código de barras, es posible recurrir a “un plan B” para desactivar el despertador: el usuario puede escribir los números que aparecen debajo del código de barras en cuestión —que, además, aparecen y desaparecen en la pantalla del móvil—.

La app cuenta con una opción para “bloquear” una alarma. Si se activa, es imposible anularla o modificarla hasta que suene. Los desarrolladores de esta aplicación presumen de haber creado “un despertador que te sacará de la cama”. “Es tan molesto que querrás que se detenga de inmediato. Tendrás que levantarte para apagarlo”, señalan. Los tonos que incluye resultan bastante molestos. Lejos de ser melodías pegadizas y placenteras, son sonidos electrónicos chillones y entrecortados.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal.

50% de descuento

Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS