TELEFONÍA MÓVIL

Oppo Find X3 Pro, a prueba: un móvil que se convierte en ‘microscopio’ con una carga superrápida

El buque insignia del quinto mayor fabricante de teléfonos inteligentes del mundo tiene un potente procesador y una batería que puede quedarse corta con un uso intensivo

Imagen de la tela de un pantalón vaquero en el 'microscopio' de la cámara del Oppo Find X3 Pro.
Imagen de la tela de un pantalón vaquero en el 'microscopio' de la cámara del Oppo Find X3 Pro.Isabel Rubio

En los últimos años Oppo se ha colado entre los cinco mayores fabricantes de teléfonos inteligentes del mundo. El gigante chino, fundado en 2004, fue la cuarta marca que más teléfonos vendió en el último trimestre de 2020, según la consultora IDC. Algunos de sus terminales y prototipos destacan por sus tecnologías novedosas: a los que han incorporado las cargas más rápidas del mundo se suman los que tienen la cámara frontal debajo de la pantalla. Su nuevo buque insignia, el Oppo Find X3 Pro, llama la atención por una cámara que se comporta como un microscopio. El terminal, que cuesta 1.169 euros, incorpora el procesador más potente de Qualcomm para la gama alta y tiene una carga superrápida para llenar la batería en apenas media hora.

EL PAÍS ha probado durante unos días el Oppo Find X3 Pro. Si por algo destaca su diseño, es por su módulo de cámaras traseras. En la mayoría de topes de gama en el mercado, este sobresale como si fuera una pieza añadida. Sin embargo, en este caso, está completamente integrado gracias a unas ligeras curvaturas en sus laterales. El terminal, que está fabricado en cristal, mide 16,3 centímetros de alto, 7,4 de ancho y 8,3 milímetros de grosor. Pesa 193 gramos. Pese a que es un teléfono grande, no es muy ancho y resulta bastante cómodo en mano. Eso sí, el modelo que ha probado este periódico tiene un acabado elegante con efecto espejo que se ensucia mucho. Las huellas dactilares quedan marcadas en su parte trasera con gran facilidad.

El terminal tiene una pantalla AMOLED curva de 6,7 pulgadas y con una tasa de refresco que alcanza los 120 Hz. Esta tasa indica la cantidad de veces que la pantalla actualiza la imagen que muestra por segundo. Cuanto más alta sea, mejor. Pero también consume más batería. El usuario puede optar por una frecuencia de actualización “normal”, de 60 Hz, para alargar la autonomía. También puede activar la tasa “alta” para alcanzar los 120 Hz. Con ella, la experiencia es muy positiva, ya que las animaciones y desplazamientos entre las pantallas resultan muy fluidos. Otros terminales como los S21 de Samsung también alcanzan los 120 Hz. Los iPhone de momento se quedan en los 60 Hz.

En la parte superior izquierda de la pantalla, hay un agujero para la cámara frontal, que es de 32 megapíxeles. Además el Oppo Find X3 Pro tiene cuatro cámaras traseras: un sensor principal y un gran angular de 50 megapíxeles (con un sensor Sony IMX766), un teleobjetivo de 13 megapíxeles y una cámara microscópica de tres megapíxeles que permite hasta 60 aumentos. En líneas generales, el terminal consigue imágenes realistas con un buen nivel de detalle y un rango dinámico adecuado tanto de día como de noche. Destacan los resultados que se consiguen con el gran angular, ya que la calidad es equiparable a la del sensor principal. Además, las imágenes capturadas apenas tienen distorsión en los bordes a diferencia de lo que suele ocurrir con otros terminales. De noche, la cámara sufre un poco más y algunas fotos presentan un poco de ruido.

Una usuaria saca una foto con el OPPO Find X3 Pro 5G.
Una usuaria saca una foto con el OPPO Find X3 Pro 5G.

Pero no cabe duda de que la cámara más mediática es la que pretende convertir el Oppo Find X3 Pro en un microscopio. Basta con acercar el terminal a cualquier objeto, tejido o parte del cuerpo humano para vislumbrar aquellos detalles que pasan casi inadvertidos al ojo humano. Los resultados son bastante llamativos. No obstante, dependerá de cada usuario el sacar o no provecho a un sensor de este tipo.

Rendimiento y batería

El Oppo Find X3 Pro es compatible con las redes 5G e incorpora el Snapdragon 888. Se trata del procesador más potente que fabrica la compañía Qualcomm para la gama alta. También lo tienen otros topes de gama presentados recientemente como el Xiaomi Mi 11 Ultra o los OnePlus 9. El rendimiento del buque insignia de Oppo es muy muy fluido en prácticamente todos los supuestos. Ejecuta las aplicaciones sin problema y no hay ningún tipo de retardo.

Además de 12 GB de RAM y 256 GB de almacenamiento, el terminal cuenta con una batería de 4.500mAh. Con un uso normal, la batería se extiende sin problema a lo largo del día. Pero para los usuarios más exigentes que realizan un uso intensivo del dispositivo —compartiendo Internet, reproduciendo vídeos y usando algunas de las aplicaciones más populares del mercado— la autonomía puede llegar a quedarse corta al no alcanzar la jornada completa. Aun así, hay que tener en cuenta que este teléfono inteligente incluye una carga superrápida de 65W. Con ella, el usuario puede cargarlo al 70% en menos de 20 minutos y, por completo, en apenas media hora.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA en Facebook y Twitter.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50