Elecciones EEUU

Estos son todos los mensajes de Trump que Twitter ha etiquetado como “engañosos” (y por qué lo ha hecho)

En plena jornada electoral, la red social alerta a sus usuarios del contenido de publicaciones del candidato republicano, en medio de una contienda cada vez más apretada y tensa

Trump apenas ha usado la cuenta oficial en Twitter de la presidencia, prefiriendo tuitear desde su perfil personal
Trump apenas ha usado la cuenta oficial en Twitter de la presidencia, prefiriendo tuitear desde su perfil personalNurPhoto / Getty Images

Desde que comenzó la jornada electoral del martes 3 de noviembre, Twitter ha alertado a sus usuarios sobre el contenido que pueda ser falso y aludir a la violencia, etiquetando algunos mensajes como “engañosos” y colocando alertas en los tuits. Y la cuenta personal del candidato republicano y actual presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha estado bajo la lupa de la red social. Con los resultados sin definirse todavía y ante un apretado cierre en el que todo apunta al triunfo de candidado demócrata Joe Biden, la tensión crece y en la red social se nota. Trump ha intensificado sus publicaciones en contra de diversos personajes e instituciones; un escenario que las plataformas sociales más importantes habían previsto desde septiembre, cuando anunciaron que cambiarían ciertas normas y reforzarían algunas conductas para evitar la desinformación, los discursos de odio y los atropellos cívicos durante la jornada electoral. Aquí un recuento de las publicaciones en Twitter de @realDonaldTrump que han sido etiquetadas de “engañosas” por violar las normas de conducta de la red social y la historia detrás de cada una de ellas.

Viernes 6 de noviembre: Más tuits, menos esperanzas

En la madrugada del 6 de noviembre, Trump publica un segmento de una conferencia de prensa en la que señala que “si se cuentan los votos legales, yo gano fácilmente, pero si se cuentan los votos ilegales ellos pueden tratar de robar las elecciones de nosotros”. Twitter etiqueta la publicación pero además, las principales televisiones estadounidenses cortan la conferencia de prensa para aclarar que lo que decía el presidente no tenía fundamento. “Aquí nos vemos otra vez en la necesidad no solo de interrumpir al presidente de Estados Unidos, pero de corregirlo”, señala el presentador de MSNBC, mientras que la CNN explica que “sin evidencia, Trump asegura que ha sido víctima de un fraude electoral” y NBC, ABC y CBS también suspenden la transmisión.

El presidente también retuitea —y Twitter etiqueta como “engañoso”— un extracto de la misma entrevista pero transmitida por el canal estadounidense Fox News. “No permitiremos que nos roben unas elecciones tan importantes”, alegaba Trump. Este se convierte, hasta ese momento, en el tuit número 12 de la cuenta personal del candidato en ser etiquetado por la red social.

A las 8:22 de la mañana (hora peninsular española), un nuevo tuit: “GANO fácilmente la Presidencia de los Estados Unidos con VOTOS LEGALES. A los OBSERVADORES no se les permitió, de ninguna manera, hacer su trabajo y, por lo tanto, los votos aceptados durante este período deben determinarse como VOTOS ILEGALES. ¡La Corte Suprema de Estados Unidos debería decidir!”. El tuit es marcado por la red social e incluye un link a las normas de convivencia de la plataforma.

Trump carga contra Twitter a las 8:30 de la mañana (hora peninsular española) y alega que está “fuera de control”. Pero no es la primera vez que el presidente carga directamente contra la red social. En mayo, el presidente firmó una orden ejecutiva, que no necesita el trámite del Congreso, para poner trabas a uno de los pilares de internet desde 1996: las redes sociales o lo comentarios en un blog no podrían ser denunciados por lo que escribieran los usuarios. Además, el New York Times informa que el 38% de los tuits que el presidente ha publicado desde el martes 3 de noviembre han sido etiquetados por contener información falsa, no comprobada y violenta.

Jueves 5 de noviembre: Un mapa más azul

Biden se convierte en el candidato más votado en la historia electoral del país con 70.170.626 votos. El récord lo tenía el expresidente Barack Obama, en la jornada electoral del 2008 con 69,4 millones de votos. El candidato demócrata se acerca a la victoria, pero nada está definido aún. A las 15 horas (hora peninsular española) Trump pide que se detenga el conteo de votos en uno de los momentos más críticos. En Nevada llevan escrutados el 75% de los votos y en Arizona el 88%. Ambos estados son liderados por los demócratas y suman 17 votos electorales. Biden, en ese momento, suma 253 votos electorales y necesita esos 17 más para alcanzar los 270. Trump protesta: “¡CUALQUIER VOTO QUE SE HAGA DESPUÉS DEL DÍA DE LAS ELECCIONES NO SERÁ CONTADO!”, tuitea.

Arizona llega al 99% de los votos escrutados y se pinta de azul demócrata. Joe Biden suma ahora 264 delegados y está a solo 6 de los 270 que necesita para ganar la presidencia. Trump, con 214 delegados, vuelve a la carga y desconoce la victoria del demócrata en Michigan, Winsconsin y ahora, Arizona. “Todos los estados recientemente reclamados por Biden serán desafiados legalmente por nosotros por fraude electoral y fraude electoral estatal. Muchas pruebas, solo consulten los medios. ¡GANAREMOS! America First!”, tuitea el candidato a las 17:00 (hora peninsular de España). Twitter Safety etiqueta la publicación.

18:27 (hora peninsular de España), Trump alega fraude. En las calles, comienzan a haber manifestaciones de ambos bandos. La contienda comienza a evocar recuerdos de hace 20 años, cuando el republicano George W. Bush y el demócrata Al Gore disputaron una de las elecciones presidenciales más confusas y apretadas de la historia. Trump alcanza su tuit número 10 en contener etiquetas por información engañosa o que viola los principios cívicos de la red social: “¡DETENED EL FRAUDE!”.

Miércoles 4 de noviembre: La cólera de trumpista

A las 00:49 del miércoles 4 de noviembre, la contienda ya comienza a estrecharse. Florida se tiñe de rojo y Texas también está a punto de hacerlo. Todas las miradas suben al cinturón de óxido: Ohio, Pensilvania, Michigan, Wisconsin y Minnesota. “Estamos subiendo en GRANDE, pero están tratando de ROBAR las elecciones. Nunca les dejaremos hacerlo. ¡No se pueden emitir votos después de que las urnas están cerradas!”, publica Trump.

El tuit es etiquetado como “engañoso” y diez minutos después, Twitter Safety explica las razones. “Colocamos una advertencia en un tuit de @realDonaldTrump [la cuenta personal del candidato republicano] por hacer una afirmación potencialmente engañosa sobre una elección. Esta acción está en línea con nuestra política de integridad cívica”.

A las cuatro de la madrugada, el candidato demócrata Joe Biden se fortalece y se hace con Arizona. Trump comparece ante los medios y se da por ganador sin que haya concluido el escrutinio. El republicano asegura que acudirá al Tribunal Supremo e insiste en sembrar sospechas para deslegitimar el cómputo de votos por correo. Por la tarde, a las 16.00, Trump vuelve a Twitter. “Anoche estaba liderando, a menudo sólidamente, en muchos Estados clave, en casi todos los casos controlados por los demócratas. Luego, uno por uno, comenzaron a desaparecer mágicamente a medida que se contaban las papeletas. MUY EXTRAÑO”. El tuit también es etiquetado como engañoso.

Minutos más tarde, Trump retuitea un hilo de tuits que ponen en duda la legitimidad de las elecciones. “Esta es razón suficiente para acudir a los tribunales. Ninguna persona honesta puede mirar esto y decir que es normal”, dice la publicación principal, que también ha sido etiquetada como “engañosa”. Trump añade un “¿de qué trata esto?” al hilo.

La contienda se estrecha. Nevada, Arizona, Wisconsin y Michigan se tiñen cada vez más de azul demócrata, mientras Pensilvania, Georgia y Carolina del Norte se inclinan a favor de los republicanos. Las miradas están puestas en el cinturón de óxido, pero se enfocan Pensilvania, el estado que puede darle 20 votos electorales a cualquiera de los dos candidatos. Hasta esa hora seguía encabezando Trump, que aventajaba a Biden por tres puntos. Cuando faltan por contar 800.000 votos y a pocos minutos de las 18:00 horas, el republicano vuelve a tuitear. “Están trabajando duro para hacer desaparecer la ventaja de 500.000 votos en Pensilvania, lo antes posible. ¡Del mismo modo, Michigan y otros!”. Twitter Safety añade otra alarma.

Más tarde, a las 22:56, Trump lo hace de nuevo, pero con más contundencia. Reclama estados que no han cerrado la cuenta de votos y que no encabeza. “Hemos reclamado, a los efectos del voto electoral, la Commonwealth of Pennsylvania (que no permitirá observadores legales), el estado de Georgia y el estado de Carolina del Norte, cada uno de los cuales tiene una GRAN ventaja de Trump. Además, por la presente reclamamos al Estado de Michigan...”, tuitea el candidato. La red social responde con una etiqueta que reza “las fuentes oficiales no han oficializado los resultados al momento de este tuit” y redirige a los usuarios a este link, en el que está toda la información de las elecciones elaborada por medios de comunicación verificados.

A los pocos minutos, Trump complementa el tuit con otra acusación. “¡Hubo un gran número de votos arrojados en secreto, como se ha informado ampliamente!”, alega. Pero minutos después, , Joe Biden se hace con Michigan y con Wincosin, dos estados que fueron clave para la victoria de Trump en 2016 y que ahora se han volcado a los demócratas.

Mientras tanto, las cuentas de Biden y Kamala Harris, candidata a la vicepresidencia por el partido demócrata, y Mike Pence, actual vicepresidente y candidato por el partido republicano, continúan intactas, sin ninguna etiqueta de Twitter.

Martes 3 de noviembre: Destino, Pensilvania

Es 3 de noviembre y a las nueve de la noche (hora de Washington) llega la primera etiqueta para Trump. El republicano afirma que el voto por correo en el Estado clave de Pensilvania conduciría a un fraude desenfrenado y a la violencia callejera. “La decisión de la Corte Suprema sobre el voto en Pensilvania es MUY peligrosa. Permitirá hacer trampas desenfrenadas y sin control y socavará todo nuestro sistema de leyes”, publicaba el candidato. La queja de Trump se debe a que la Corte Suprema ha permitido el recuento de sufragios por correo en Pensilvania “hasta tres días después” de la noche de las elecciones. “Parte o todo el contenido compartido en este tuit está en disputa y podría ser engañoso sobre una elección u otro proceso cívico”, alerta Twitter.

Nuevas reglas del juego

La red social anunció desde principios de 2020, que optaría por una serie de reformas para asegurarse de erradicar la mayor cantidad de desinformación y noticias falsas posibles en su red con vistas a los comicios electorales estadounidenses de noviembre. En una actualización de sus políticas de publicación, la red social explicaba que no podía ser utilizada “con el propósito de manipular o interferir en elecciones u otros procesos cívicos” mediante la elaboración, publicación y difusión de “contenido que pueda suprimir la participación o inducir a error a las personas sobre cuándo, dónde o cómo participar en un proceso cívico”. “Además, podemos etiquetar y reducir la visibilidad de los tuits que contienen información falsa o engañosa sobre los procesos cívicos para proporcionar un contexto adicional”, aclaraban en el comunicado.

Puedes seguir a EL PAÍS TECNOLOGÍA RETINA en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a nuestra Newsletter.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50