Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Sony Xperia XZ Premium, con la cámara ‘más lenta’

El buque insignia de la japonesa ha tardado en llegar, pero lo hace cargado de prestaciones, entre las que destacan una cámara que graba a velocidad súper lenta y una pantalla 4K

El nuevo Sony Xperia XZ Premium.

Sony ha sido la última firma entre las grandes de la telefonía móvil en poner a la venta su smartphone estrella para este año. El Xperia XZ Premium se beneficia de los amplios conocimientos de la japonesa en fotografía e imagen para ofrecer una lista de especificaciones muy completa. Así, tiene prácticamente todo lo que se le puede pedir a un dispositivo de esta gama: una pantalla 4K HDR, un rendimiento a la altura de los mejores o una cámara con funciones avanzadas. 

COMPRA ONLINE EL SONY XPERIA XZ 

Tamaño: 7,7 x 0,8 x 15,6 cm. Pantalla de 5,5 pulgadas.

Destacamos: 64 gigabytes de almacenamiento, 19 megapíxeles de cámara trasera con motion eye y 191 gramos de peso.  

Desde 699€ en Amazon

Con memoria

Ficha técnica

Pantalla: 5,5 pulgadas 4K HDR

Procesador: Qualcomm Snapdragon 835

Memoria RAM: 4 Gb

Almacenamiento: 64 Gb / Ranura para microSDXC de hasta 256 Gb

Cámara: Trasera de 19 megapíxeles con Motion Eye, apertura de F2.0, autofocus híbrido predictivo, zoom 8x y vídeo 4K; frontal de 13 megapíxeles, F2.0

Batería: 3.230 mAh; modo STAMINA inteligente, carga adaptativa Qnovo, Qualcomm Quick Charge 3.0

Sistema operativo: Android 7.1 Nougat

Tamaño: 156 x 77 x 7,9 mm

Peso: 191 g

Conectividad: Wi-Fi Miracast, Bluetooth 5.0, DLNA, Google Cast, NFC, A-GNSS

Otros: Resistente al agua, Corning Gorilla Glass 5 en frontal y trasera, PS4 Remote Play, sensor de huellas



Esta cámara es, en nuestra opinión, la característica más atractiva. Cuenta con 19 megapíxeles, detección facial, estabilización de imagen y enfoque láser, entre otros. Su mayor virtud es que, siguiendo un nuevo concepto denominado Motion Eye, su sensor posee memoria propia; una cualidad inédita hasta el momento en teléfonos móviles pero que está presente en las cámaras compactas de alta gama. Ayuda al procesador de imagen a gestionar la gran cantidad de información que captura y, como consecuencia, mejora la velocidad de enfoque y de procesamiento. Además, esto permite grabar vídeos a velocidad súper lenta, capturar imágenes de forma predictiva y eliminar la distorsión en los bordes de las fotografías. 

De todas estas posibilidades, la más llamativa es el modo de cámara súper lenta. Aunque ya hemos visto ejemplos en otros terminales, ninguno consigue unas cifras (y un resultado) como los de Sony: 960 fps en resolución HD que podríamos comparar con los 240 fps que ofrece el iPhone 7. Funciona integrado en una grabación tradicional, es decir, dentro de cualquier vídeo se pueden ir insertando sobre la marcha tantos cortes en super slow motion como se desee. Lo que en tiempo real son dos segundos de metraje (el límite para este modo) se transforma así en seis segundos en los que es posible apreciar con total claridad cómo salpica el agua o explota un globo lleno de purpurina. El resultado es, sin duda alguna, espectacular. 

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Pantalla

- Cámara de fotos

- Rendimiento

Lo peor:

- Diseño

En cuanto a la funcionalidad de Captura Predictiva, es una evolución del enfoque predictivo que vimos en dispositivos de la marca como el Xperia XZ y cuyo fin era eliminar las fotos borrosas. Ahora, la cámara detecta de manera automática cuándo se va a producir un movimiento en la escena y comienza a capturar imágenes un segundo antes de pulsar el disparador. Luego, ofrece hasta cuatro fotografías diferentes para elegir la mejor entre todas ellas. 

¿Sirven estas novedades para que el Xperia XZ Premium capture mejores fotografías y vídeos? La respuesta es un rotundo sí. De hecho, nos encontramos con una de las opciones más interesantes de la gama alta. En condiciones de buena iluminación se exprime todo su potencial y las imágenes son excelentes, con buen balance de blancos, un adecuado contraste, gran nitidez y colores muy vivos. Con mala iluminación, por otro lado, es solvente y la mejora con respecto a los anteriores modelos de la firma queda patente. 

Multimedia

Valoración y veredicto

Calidad-precio: ****

Diseño: ***

Innovación: *****

Manejo: *****

Extras: ****

Veredicto:

Rotundamente bueno

Recomendable

Neutro

Más bien negativo

Muy negativo

El último terminal de Sony también tiene una clara vocación multimedia: pantalla de 5,5 pulgadas con resolución 4K y HDR, altavoces estéreo frontales con soporte para audio de alta resolución, compatibilidad con los juegos de PS4… La experiencia es de nuevo magnífica, con especial mención a la calidad de las imágenes que muestra, en las que no se puede poner una sola pega a la definición, la nitidez, el brillo, el contraste o los colores. 

Los altavoces, por su parte, no son los mejores del mercado, pero su calidad es suficiente y se agradece que dirijan el sonido hacia el usuario, logrando un volumen más alto y gran claridad. Mientras tanto, jugar es un placer independientemente de los requerimientos gráficos del título elegido. Buena parte de la responsabilidad es del procesador: un Snapdragon 835 de Qualcomm que no habíamos tenido la oportunidad de probar hasta ahora (cabe recordar que Samsung optó por otro modelo en la versión europea de su Galaxy S8). 

Este procesador cuenta, entre sus beneficios, con la potenciación de los gráficos, un rendimiento superior a las versiones anteriores y una mayor eficiencia de la batería. A efectos prácticos supone una de las experiencias más fluidas que hemos experimentado con un móvil. 

La autonomía se sitúa en la línea de lo esperado, con un día de uso sin agobios. A ello contribuye la función Smart Stamina: utiliza el motor de aprendizaje del terminal para estimar la carga restante en función del uso. Y como en otras ocasiones, incluye aplicaciones como Battery Care y Qnovo Adaptive Charging para mejorar y alargar la vida útil de este componente. 

Inteligente

La competencia

- iPhone 7

- Samsung Galaxy S8

- LG G6

- Huawei P10

- Nexus 6P

En el apartado de software de este smartphone con Android Nougat también destaca la capa de personalización, cada vez menos intrusiva y con una estética muy atractiva. Dispone, eso sí, de bastantes aplicaciones y funciones propias, entre las que tienen especial utilidad las Smart Actions, que crean tres perfiles de usuario diferentes a partir del uso que se haga del equipo. Gracias a ellas, según la hora y la localización, activa unas funciones u otras. Por ejemplo, al llegar a la oficina podría poner el móvil en vibración y activar el Wi-Fi de forma automática, al subir al coche activar el Bluetooth... 

Dejamos para el final el aspecto que consideramos más flojo: el diseño. Con las características líneas de los terminales de Sony y una pantalla de este tamaño, la sensación al sujetarlo es que es demasiado grande. A esta apreciación no ayuda que, contradiciendo la tendencia actual, los marcos continúen siendo amplísimos en la parte superior e inferior. Por lo demás, está bien acabado, recubierto de cristal Corning Gorilla Glass 5 que garantiza un aspecto premium y su resistencia en el día a día. Ahora bien, es un imán para las huellas. 

En la cumbre

Sony lo ha hecho muy bien con su Xperia XZ Premium, consiguiendo uno de los terminales más agradables de usar de toda la gama alta. ¡Y además saca unas fotos estupendas! Pero no es perfecto. Echamos de menos una doble cámara trasera como ya tiene la mayoría de sus competidores y, sobre todo, un diseño más en la línea de las últimas tendencias y más compacto.

Más información