Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huawei P9: apuesta por la doble cámara

La firma china quiere liderar el mercado de smartphones. Su nuevo P9, provisto de una doble cámara Leica, es una de sus bazas para alcanzarlo

Sólo Samsung y Apple vendieron el año pasado más smartphones que Huawei, que se acerca poco a poco a su meta de convertirse en líder del mercado. Su principal baza para conseguirlo es el Huawei P9, su nuevo buque insignia, que destaca por potenciar uno de los aspectos críticos a la hora de elegir un móvil: la cámara. Y en esta ocasión lo ha hecho nada menos que de la mano de Leica, el prestigioso fabricante alemán de cámaras profesionales. Gracias a esta alianza, presume de una doble lente especialmente pensada para capturar imágenes con más detalle, profundidad y mejor iluminación.

COMPRA ONLINE EL HUAWEI P9

Tamaño: 145 x 70,9 x 6,95 mm. Pantalla de 5.2 pulgadas.

Destacamos: cámara trasera de 12 megapíxeles, 32 gigabytes de almacenamiento y 144 gramos de peso. 

Por 400€ en Amazon

De dos en dos

Ficha técnica

Pantalla: 5,2” Full HD

Procesador: Kirin 955 (64-bit), Octa-core (4 x 2.5 GHz A72+ 4 x 1.8 GHz A53)

Memoria RAM: 3 Gb

Almacenamiento: 32 Gb / Ranura para microSD

Cámara: Cámara Dual 12 megapíxeles F2.2 Leica BSI CMOS Dual-tone flash; frontal de 8 megapíxeles y f2.4

Batería: 3.000 mAh

Sistema operativo: Android 6.0 Marshmallow + EMUI 4.1

Tamaño: 145 x 70,9 x 6,95 mm

Peso: 144 g

Red: 4G LTE

Conectividad: Wi-Fi 802.11 (2.4/5GHz), USB tipo C, NFC

Sensores: Huellas dactilares, G-Sensor, giroscopio, brújula, luz ambiental, proximidad, efecto Hall



Huawei P9 no es el primero en incorporar dos lentes: los pocos modelos que se han atrevido con esta prestación las emplean para jugar con la profundidad de campo o el enfoque durante el proceso de edición. Su novedad es que, aunque permite estos retoques, su finalidad no es otra que la de conseguir mejores fotos. Así, una está especializada en la captura del color, mientras la otra captura el escenario en blanco y negro, registrando cada detalle y mejorando los contrastes. Ambas imágenes se combinan de forma instantánea y transparente para el usuario. El resultado son capturas con más detalle, menos ruido, colores realistas y buen balance de blancos. Donde más flojea es en las imágenes con poca luz, en las que no se aprecia toda la nitidez que sería deseable.

Además, la lente monocromo puede utilizarse de forma independiente para conseguir fotografías en blanco y negro con muchísimo detalle. Son más ricas que las que se obtienen aplicando filtros sobre imágenes en color (lo que hace el resto de terminales del mercado) y la diferencia se aprecia sobre todo en la densidad de los tonos de grises.

En cuanto a sus características técnicas, ambas cámaras comparten una resolución de 12 megapíxeles, una apertura f/2.2 y un enfoque que combina láser, cálculo profundo y contraste para elegir la opción que proporcione el mejor resultado en cada caso.

Leica se ha involucrado en el desarrollo conjunto de la cámara, la optimización o el procesamiento de las imágenes, entre otros aspectos. Pero también ha dejado su sello en pequeños detalles como el sonido del obturador y el uso de los iconos característicos de la firma en el interfaz, que resulta extremadamente sencillo y claro al contar con un modo automático y otro manual con ajustes del ISO, la exposición y el enfoque, entre otros. Además, incluye tres modos de película (Estándar, Colores Vívidos y Colores Suaves) calibrados para reproducir el color y estilo Leica.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Sensor monocromo

- Construcción

- Rapidez del lector de huellas

Lo peor:

- Interfaz

- Grabación de vídeo

La app de la cámara ofrece otros modos interesantes, como el panorámico o el nocturno que, preferiblemente con un trípode, permite capturar imágenes excelentes en entornos oscuros tras una exposición de hasta 30 segundos. También hay algunos relacionados con el vídeo: velocidad rápida y lenta o función belleza, que ya no es una opción sólo para los selfies. Y hablando de autofotos: la cámara frontal proporciona una resolución de 8 megapíxeles con óptica gran angular y apertura f/2.4, lo que se traduce en fotografías con buena iluminación y nitidez.

100% plano

Las lentes traseras no sobresalen ni un solo milímetro de la carcasa unibody del teléfono, consiguiendo un acabado muy pulido. Esta estructura se ha creado con aluminio de tipo aeroespacial, cuyos bordes se han cortado con diamante y han sido redondeados para conseguir una integración completa con la pantalla. Este elemento está recubierto de cristal 2.5D, posee un tamaño de 5,2 pulgadas y es Full HD. Su resolución se sitúa por debajo de la de otros modelos de gama alta, pero sus píxeles son suficientes para visualizar imágenes claras en una superficie de este tamaño sin penalizar el consumo energético.

El P9 es bastante fino y ligero, y puede sujetarse perfectamente con una sola mano. En el apartado de botones y conexiones destaca su simpleza. Así, uno de los laterales está reservado para los controles de volumen y encendido (con un patrón que hace que se reconozca nada más posar el dedo), y en la parte inferior se sitúan un conector para auriculares y un puerto USB tipo C. No hay rastro de un botón que funcione a modo de disparador de la cámara: toda una carencia en un modelo que destaca precisamente por sus capacidades fotográficas.

Notas y veredicto

Calidad-precio: ****

Diseño: ****

Innovación: ****

Manejo: ***

Extras: ***

Veredicto:

  • Rotundamente bueno
  • Recomendable
  • Neutro
  • Más bien negativo
  • Muy negativo

En la zona trasera, además, se sitúa un lector de huellas que reacciona realmente rápido y que puede configurarse para acceder al gestor de archivos o bloquear determinadas aplicaciones. Funciona, incluso, con el dispositivo bloqueado, y no es necesario presionar, ya que reconoce la huella sólo con posar el dedo sobre su superficie. Tiene un uso adicional que lo aproxima a la utilidad del trackpad de un ordenador: al deslizar el dedo sobre su superficie hacia izquierda y derecha permite pasar de imagen en la galería y, si se desplaza hacia abajo o se da un doble toque, se ven o eliminan las notificaciones pendientes.

Huawei P9 funciona con Android 6.0 Marshmallow, aunque viene personalizado con una interfaz de usuario denominada EMUI, habitual en los terminales de la firma y que se caracteriza por alejarse mucho de la estética de Android. Incluso prescinde de un ‘cajón’ en el que recopilar todas las aplicaciones instaladas, algo a lo que ya están acostumbrados los usuarios de iOS. Incluye bastantes apps preinstaladas y cuesta un poco acostumbrarse a su estética y usabilidad pero, una vez conseguido, no hay queja respecto a su funcionamiento o rapidez de respuesta.

Como extra añade algunas funciones de acceso rápido que se activan desde el apartado de Asistencia Inteligente y Control de Movimiento en el menú Ajustes. Por ejemplo: dar la vuelta al teléfono para silenciarlo, acercarlo al oído para responder o hacer llamadas, capturar la pantalla haciendo un gesto con el nudillo sobre ella y dibujar letras para abrir aplicaciones.

La competencia

- iPhone 6S

- LG G5

- Sony Xperia X

- HTC 10

- Samsung Galaxy S7

Por supuesto, al funcionamiento fluido del smartphone ayuda, y mucho, su configuración. El P9 cuenta con un procesador Kirin 955 2.5GHz de 64 bit fabricado por la propia firma. Tiene ocho núcleos y viene acompañado de una GPU ARM Mali-T880, que permiten ejecutar todo tipo de juegos exigentes o visualizar vídeos Full HD sin el menor problema. La batería, por su parte, está en la media de los dispositivos de gama alta: suficiente para un día completo.

Apuesta de futuro

No hay duda de que Huawei lo está haciendo bien en los últimos años y prueba de ello es que cada vez más consumidores confían en sus smartphones. De hecho, sus ventas crecieron en 2015 un 44% interanual hasta conseguir que la firma se convirtiera en la primera marca china en alcanzar el hito de los 100 millones de unidades. Aunque todavía les falta un último empujón para que sus terminales top puedan equipararse a los omnipotentes iPhone o Samsung Galaxy S, con cada nueva generación aportan un plus que les ayuda a escalar posiciones. En este caso, la doble cámara trasera. Eso, y que el precio es algo inferior a los modelos citados, es sin duda lo más atractivo.