Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
FOTOGRAFÍA

Así hace fotos la cámara réflex más rápida del mundo

La Canon EOS 1 DX Mark II, que saldrá a la venta en mayo por 6.400 euros, está construida con una aleación de magnesio, pesa 1,3 kilos y es capaz de captar hasta 170 fotos en ráfaga

El histórico duelo entre las cámaras réflex de Canon y Nikon ha perdido algo de fuerza en los últimos años, pero sigue existiendo gran expectación cuando ambas marcas presentan sus modelos más avanzados. Es entonces cuando la etiqueta “pro” parece quedarle algo grande a algunas cámaras sin espejo. Al menos esa es la sensación que hemos tenido poniendo a prueba en Copenhague el modelo definitivo de la Canon EOS 1 DX Mark II, una máquina que saldrá a la venta en mayo y que compite con la nueva Nikon D5.

Dudamos que algún fotógrafo que no se gane la vida haciendo fotos esté dispuesto a pagar los 6.400 euros que cuesta esta Canon. Incluso a los aficionados más exigentes que puedan desembolsar esa cantidad no les entusiasmará maltratar sus hombros con una cámara que pesa 1, 340 kilos, sin objetivo. Un sacrificio que estarán dispuestos a realizar profesionales que no puedan permitirse el lujo de perder una foto decisiva y que necesiten una cámara sólida como una roca, pues está construida con una aleación de magnesio y puede soportar ambientes con un 85% de humedad atmosférica.

En cualquier caso, esta clase de cámaras son referentes que anticipan los avances que veremos en cámaras más modestas. Es el caso de la grabación de vídeo con resolución 4K que incorporan tanto la Canon 1 DX Mark II como la Nikon D5. Una característica que, por fin, se deja ver en cámaras réflex que no están pensadas principalmente para la grabación de vídeo, como la Canon EOS 1 DC. También las mejoras en el sistema de enfoque probablemente influyan en modelos más económicos.

La velocidad del disparo en ráfaga y la precisión al enfocar son las principales bazas que juega esta cámara, sucesora de la Canon 1 DX. Es capaz de disparar 16 fotos por segundo con el espejo levantado, lo que obliga a encuadrar en la pantalla y a perder el enfoque continuo. La velocidad desciende a 14 fotos con el espejo en funcionamiento y con el enfoque rindiendo al máximo, que es el modo en el que mayoritariamente será utilizada.

Disparando en ráfaga podemos captar hasta 170 fotos en RAW antes de que se tome un respiro, aunque los disparos en ráfaga pueden ser ilimitados si hacemos las fotos en Jpeg. Unas cifras que la convierten en la cámara réflex más rápida del mundo, pues su competidora más directa, la Nikon D5, dispara 14 fotos por segundo con el espejo levantado y 12 con este activo. Canon incluso ha tenido en cuenta que el ritmo del disparo en ráfaga se amolde al parpadeo que producen las luces fluorescentes para no obtener imágenes mal iluminadas, aunque eso ya lo habíamos visto en la Canon EOS 7D Mark II.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- La velocidad de disparo.

- La precisión del enfoque continuo.

- La grabación de vídeo 4K.

Lo peor:

- El peso.

- La ausencia de conexión Wi-Fi de serie.

- Las tarjetas Cfast 2.0 son demasiado caras.

Existen algunas cámaras sin espejo capaces de lograr velocidades de disparo similares o incluso superiores, y con un precio notablemente inferior, pero a la hora de la verdad la precisión del enfoque continuo de esta Canon permite que el número de fotos correctamente enfocadas en cada ráfaga sea muy elevado. Lo pudimos comprobar en las fotos que realizamos en los estudios Filmstationen, a las afueras de Copenhague.

Como se puede observar en el vídeo que acompaña a este artículo, es difícil encontrar una foto desenfocada en las imágenes que realizamos. Incluso cuando se están haciendo fotos de un automóvil circulando a gran velocidad o de un actor saltando mientras se produce una explosión. Si en nuestro caso hemos logrado algo así, no parece probable que los fotoperiodistas o los fotógrafos de naturaleza vayan a tener grandes problemas para captar con esta Canon el momento preciso de una escena de acción.

Canon utiliza en este modelo un sistema de enfoque de 61 puntos, 41 de ellos en cruz y 5 en doble cruz. También un nuevo sistema de reconocimiento de objetos. Ambas cosas logran que sea difícil tener problemas a la hora de enfocar con precisión, por rápido que se mueva el sujeto que queramos fotografiar y por escasa que sea la luz ambiental.

De hecho, en las pruebas realizadas en un sitio verdaderamente oscuro, un antiguo depósito de agua reconvertido en espacio expositivo, no tuvimos ningún problema para enfocar. Algo que nos resultó sorprendente. Eso sí, para poder exprimir al máximo el enfoque de la cámara hay que practicar mucho con ella, como demuestran las interminables opciones dedicadas a este apartado que aparecen en los menús.

Otro aspecto en el que esta cámara levanta expectación es en la capacidad de su sensor de imagen, fabricado por la propia empresa, a la hora de hacer fotos prácticamente a oscuras. Sobre todo porque Nikon presume con la D5 de alcanzar una sensibilidad máxima de 3.280.000 ISO, aunque el valor calibrado máximo es de 102.400 ISO. La Canon se queda por debajo. Su sensibilidad máxima calibrada es de 51.200 ISO y sin calibrar de 409.600 ISO.

Los valores sin calibrar de ambas cámaras hay que tomarlos con cautela. Por lo general, pueden ser útiles para casos en los que sencillamente sea mejor tener una mala foto que no tener ninguna. No solo por el ruido que añaden a la imagen, además se pierde precisión en la reproducción de los colores.

En las pruebas que realizamos en ese antiguo depósito de agua, encontramos que esta Canon aguanta bien el tipo a 25.600 ISO o incluso disparando a 51.200 ISO. Alguna foto puede también salvarse en el primer valor forzado, 102.400 ISO. Al menos si la reproducimos a pequeño tamaño. Lo que resulta del todo absurdo es disparar a 409.600 ISO, pues las fotos que se obtienen recuerdan a las de un teléfono móvil de hace 10 años. En el vídeo pueden verse varias fotos disparadas con un rango de sensibilidades que va desde los 12.800 hasta los 409.600 ISO.

En lo que respecta a la capacidad de captar detalles de la cámara hemos observado que el comportamiento es notable, sobre todo si editamos en el ordenador los archivos RAW. Aunque echamos de menos algo más de rendimiento a la hora de obtener detalles de las áreas más luminosas de una imagen. Menos inconvenientes parece haber para captar detalles en las áreas más oscuras.

La cámara equipa un sensor de fotograma completo y 20 megapíxeles. Sí, los mismos que algunos móviles y muchos menos que algunas cámaras de iniciación. Aunque en una cámara de esta clase no importa tanto la cantidad de píxeles como el tamaño de los fotodiodos del sensor. Menos megapíxeles equivalen a fotodiodos más grandes y registrar con más fidelidad la imagen.

Ficha técnica

Sensor de imagen: Full frame. 20.2 megapíxeles-

Sensibilidad: 100 hasta 51.200 ISO (calibrados). Hasta 409.600 ISO (sin calibrar).

Disparo en ráfaga: 16 fps en modo Live View y 14 fps con enfoque continuo.

Sistema de enfoque: 61 puntos / máximo 41 puntos AF tipo cruz incluidos 5 puntos tipo cruz duales con f/2,8 y 61 puntos / 21 puntos AF tipo cruz con f/8 (11).

Almacenamiento: Dos ranuras para tarjetas Compact Flash y CFast 2.0.

Vídeo: 4K hasta 60 fps, Full HD hasta 120 fps.

Dimensiones y peso: 158 x 167,6 x 82,6 mm. Aproximadamente 1.340 gramos.

Además, si se aumentase aún más la resolución el procesador de imagen sería difícil lograr velocidades de disparo en ráfaga tan elevadas. De hecho, para poder almacenar toda esa información Canon ha recurrido a un nuevo estándar de tarjetas más veloces: las Cfast 2.0, que por cierto no son precisamente económicas. Aunque se mantiene la compatibilidad con las tarjetas Compact Flash estándar. La Nikon D5 cuenta con un sensor de idéntico tamaño y resolución que el de la Canon EOS 1 DX Mark II.

En el terreno del vídeo las expectativas son grandes. Desde que Canon lanzó la EOS 5D Mark II sus cámaras réflex se han convertido en una referencia para los profesionales del vídeo. La cámara puede grabar con resolución 4K a 60 fps y en Full HD a 120 fps, por lo que es posible captar imágenes a cámara lenta. La grabación puede realizarse en formato Motion Jpeg en 4K, los archivos generados a esa resolución son verdaderamente gigantescos, y en MPEG4, más ligeros, si se graba con resolución Full HD.

Para enfocar grabando vídeo, la cámara utiliza la tecnología Dual Pixel propia de la casa, que, por lo que pudimos comprobar, resulta verdaderamente ágil a la hora de enfocar automáticamente o mediante la pantalla táctil. También resulta interesante que se haya incluido una función que permite extraer una foto de 8,8 megapíxeles en Jpeg de cualquier fotograma grabado en 4K.

Es poco probable que los profesionales que vayan a usar esta cámara para grabar principalmente vídeo se sientan defraudados con ella. Eso sí, deberán afrontar una inversión en tarjetas de memoria. Pues si se graba en 4K sin usar una tarjeta Cfast 2.0 solo es posible grabar archivos con un tamaño máximo de cuatro gigas, lo que equivale a unos pocos segundos.

Nos ha sorprendido que la cámara no cuente con conexión Wi-Fi de serie y sea necesario adquirir un accesorio para poder controlar la cámara desde un teléfono o una tableta. Algo que fuentes de la empresa nos dijeron que se debe a la estructura metálica que protege el mecanismo de la cámara. Lo que sí se ha logrado es añadir un módulo GPS que permite determinar dónde ha sido tomada cada foto.

Si consideramos la Canon 1 DX Mark II como un referente de lo que la tecnología réflex es capaz de conseguir, no parece que las ligeras cámaras sin espejo de Sony, Olympus, Panasonic o Fuji sean aún una competencia seria para los profesionales que demandan cámaras muy resistentes con las que no perderse ni una foto. Aunque, tanto Canon como Nikon tienen por delante el reto de lograr miniaturizar en la medida de lo posible sus cámaras de referencia, pues el peso de éstas es, a día de hoy, su peor lastre. Toca ponerse a dieta.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información