Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
CORREO ELECTRÓNICO

Gmail quiere responder tus emails

Google activa 'Smart Reply', una función automática que sugiere al usuario respuestas posibles para los emails que reciba

El vicepresidente de Diseño de Google, Matias Durante.

Para esos días de rabiosa hiperactividad de su bandeja de entrada Gmail tiene pensada una solución. Es gratis, es fácil, es automática, solo tiene que permitir que interfiera un poco más en su vida privada. Google ya lleva un tiempo escaneando sus emails ahora solo tiene que permitir que los responda como lo harías tú.

Cuando en Google probaron Smart Reply, se suscitó un clamor común en la compañía: no incluir entre las respuestas automáticas la opción "I love you"

La solución al agobio por la gestión de los emails la ha publicado uno de sus ingenieros de software, Bálint Miklós, en el blog corporativo de Alphabet, la empresa paraguas Google, y ya ha sido probada en algunas divisiones de la compañía con gran éxito de público, según cuenta el propio empleado. Se llama Smart Reply y su misión es identificar qué emails necesitan ser respondidos con rapidez y generar varias respuestas automáticas. El usuario pulsará sobre la que le venga mejor y el email será enviado con una inversión mínima de tiempo y esfuerzo.

Este es ejemplo que el ingeniero muestra en el blog: en un email recibido se pregunta "¿tienes alguna documentación sobre cómo usar el nuevo software?". Y se sugieren estas respuestas: "No, lo siento"; "sí, pero tengo que buscarlo" y "sí, te lo envío".

smartreply1 smartreply2

El ingeniero considera que "para esos emails que solo necesitan una respuesta corta y rápida, este método supone un ahorro precioso de tiempo, y para aquellos que requieren un poco más de atención, estas opciones servirán como un primer impulso para elaborar una respuesta adecuada".

Hasta ahora, los operadores de correo electrónico como Yahoo y el propio Google habían intentado ayudar a los usuarios con la gestión de sus emails creando filtros, listas y arrinconando el spam, pero es la primera vez que se confía a la inteligencia artificial y, concretamente, a la tecnología de aprendizaje automático el contenido de las respuestas que debería dar el usuario.

Teniendo en cuenta cómo funcionan estos algoritmos, la máquina aprenderá de sus maneras, buenas o malas, de contestar emails y cada día se le parecerá un poco más. Según el blog corporativo de Alphabet , Smart Reply estará operativo a finales de esta semana tanto en Google Play como en la App Store; por el momento, solo en Inglés.

"Todavía queda mucho trabajo para conseguir que Smart Reply funcione", indicaba un texto la compañía en otro post del blog corporativo, el pasado día 3. "Inbox, otro producto de Google, usa tecnología de aprendizaje automático para reconocer los emails que necesitan ser respondidos y genera respuestas que suenen naturales, propias del lenguaje de las prisas (...) Las respuestas elegidas (y las no elegidas) mejorarán las sugerencias futuras". Como ejemplo, cuentan que cuando en Google, internamente, probaron Smart Reply se suscitó un clamor común en la compañía: no incluir entre las respuestas automáticas la opción "I love you" ("te quiero").

Según cuentan en el blog Google Research, el primer prototipo de Smart Reply era demasiado proclive a decirle I love you a todo el mundo, casi en cualquier circunstancia. "Por adorable que suene, no era lo que queríamos. Algunos análisis revelaron que el sistema estaba respondiendo según lo habíamos entrenado: generaba las respuestas esperadas y había aprendido que 'gracias' y 'te quiero' eran muy comunes, entonces las identificaba como respuestas seguras y las usaba para todo". Un ajuste de medida forzó al sistema a predecir respuestas que no solo fueran muy frecuentes sino que tuvieran una mayor afinidad con el mensaje original. "Esto ha hecho de Smart Reply un asistente menos cariñoso pero más útil", se afirma en el post.

"Gracias a la colaboración de los googlers", confiesa el ingeniero Miklós, "Smart Reply es también SFW" (las siglas corresponden a "safe for work", "seguro para el trabajo", que en la jerga digital define al contenido de Internet que puede ser visto en presencia de jefes y compañeros de trabajo sin ponernos en un brete).

Como parte de las prestaciones del asistente personal Google Now, y según reconoció la propia compañía, Gmail ya escaneaba los correos de sus usuarios para avisarles, por ejemplo, de cuándo se vencía el plazo para pagar una factura. La compañía aclaraba que solo podría hacerlo si dicha factura estaba en su correo. Un modus operandi similar emplean para crear anuncios personalizados que luego uno encuentra en el camino cuando revisa el correo. Ese mismo método de rastreo sirve para sugerir respuestas automáticas a los mensajes, lo cual implicará una relación más íntima con su bandeja de entrada.

Los ingenieros de Google aseguran que Smart Reply se ciñe a los mismos "estándares rigurosos de privacidad" del resto de sus productos. "En otras palabras, ningún ser humano estará leyendo su email. Los investigadores usan el aprendizaje automático para trabajar con unos datos que ni ellos mismos pueden leer, es como intentar resolver un puzle con una venda en los ojos".

La compañía no incluye un código de etiqueta para las respuestas automáticas que aclare si puede considerarse ofensivo recibir una respuesta generada por una máquina. Seguramente, al principio se notará, y mucho.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información