Ojo al ‘manos libres’ al volante: distrae más (y más tiempo) de lo que crees

Los sistemas de voz de Cortana (Microsoft), Siri (Apple) y Google Now despistan de manera "potencialmente peligrosa" al conductor, según la mayor asociación del motor en EE UU

Vídeo: L. M. RIVAS / I. HELBLING

El manos libres al volante distrae a la mente con más intensidad y durante más tiempo de lo que se pensaba. Aunque el conductor no aparte la mirada de la carretera y no suelte el volante, algo tan sencillo como pedirle al asistente de voz que marque un número o que cambie una canción puede despistarlo hasta 27 segundos después de haber concluido la tarea. Así lo acaba de establecer un estudio de la mayor asociación del motor de Estados Unidos, la AAA (Asociación Automovilística Estadounidense), que ha analizado los efectos sobre la conducción sobre 324 conductores.

Circulando a solo 40 km/h, el conductor recorre hasta 300 metros distraído después de haber cambiado una canción con la voz

El estudio ha analizado los efectos en su conducción de los sistemas de voz de tres smartphones y de diez modelos de automóviles lanzados al mercado estadounidense en 2015. El uso de la mayoría de estos dispositivos, incluso sin apartar ni un momento la vista de la carretera, implica que la mente experimenta "una alta distracción" que resulta "potencialmente peligrosa". 

La distracción del conductor dura 27 segundos con el peor de los dispositivos, el que incorpora el Mazda 6, pero tampoco baja de 15 en el mejor de ellos, el del Chevy Equinox. Como los conductores circulaban a 40 kilómetros por hora durante el experimento, recorrieron sin prestar la debida atención 166 metros en el mejor de los casos y 300 en el peor de ellos. De los sistemas de voz que incorporan tabletas y smartphones analizados, el de Microsoft, Cortana, es el que más distrae, seguido de Siri, de Apple, y Google Now.

La Fundación de Seguridad Vial de la AAA establece en sus estudios una escala de 1 a 5 para medir el nivel de distracción. El primer segmento, el de la distracción más liviana, equivale a escuchar la radio o un libro; el segundo, a hablar por teléfono; el tercero, a dictar un mensaje por voz sin ningún error; el cuarto, a actualizar Facebook, Twitter u otras redes sociales; el quinto y más elevado corresponde a la exigencias de una prueba específica diseñada por los investigadores. La fundación ya realizó en 2014 un estudio que analizaba la carga de trabajo mental que supone interactuar con los dispositivos de voz. En aquel caso, establecieron que, para el cerebro del conductor, es la carga de trabajo asociada con escuchar mensajes de voz es similar a la de hablar por un móvil.

Siguiendo la escala de distracción, Cortana alcanza 3.8, la segunda peor tasa de todos los asistentes de voz, frente a un 3.4 de Siri y un 3 de Google Now. 

La mayor experiencia en el manejo no reduce la capacidad de distracción de los dispositivos por voz

En el estudio, realizado por la Universidad de Utah en Salt Lake City, la capital de ese estado americano, participaron 257 conductores de entre 21 y 70 años para examinar la conducción con los sistemas incorporados en los coches y de otros 65 (de 21 a 68 años) para analizarla con smartphones. Se estudiaron los efectos de los dispositivos durante una semana de conducción. Curiosamente, el estudio ha determinado que el poder de distracción de los dispositivos no disminuía tras una semana de uso.

Para calibrar los niveles de distracción en los participantes, el primer día del test los investigadores requirieron a los conductores que realizasen siete simples tareas tras pulsar en el volante la activación del dispositivo de voz: "llama a Joel Cooper", "busca en la radio el dial 98.3 de la FM y luego el 1.320 de AM", "marca mi número de teléfono", "busca en la radio el dial 1.160 de AM y luego el 90.1 de FM", "llama a Amy Smith a su número del trabajo" y —de nuevo— "marca mi número de teléfono". 

Los conductores de mayor edad son los más afectados por la distracción. Precisamente, los que tienen una edad comprendida entre 55 a 64 años son más proclives a comprar automóviles nuevos que ya incorporan esta tecnología por voz, lo que puede aumentar el riesgo absoluto por el uso de dispositivos. 

Sobre la firma

José Manuel Abad Liñán

Es redactor de la sección de España de EL PAÍS. Antes formó parte del Equipo de Datos y de la sección de Ciencia y Tecnología. Estudió periodismo en las universidades de Sevilla y Roskilde (Dinamarca), periodismo científico en el CSIC y humanidades en la Universidad Lumière Lyon-2 (Francia).

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS