Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

LG G4, el asalto al trono de Android

Los 'smartphones' Android nunca habían sido tan potentes como ahora. Se han convertido en una alternativa al iPhone de Apple. Analizamos los pros y contras de la apuesta de LG, el G4, un terminal que destaca por su diseño, calidad de pantalla y su cámara

Al coger por primera vez el LG G4 se percibe algo diferente: su diseño curvado. Basta con ponerlo bocarriba sobre una mesa para ver que "baila sobre ella". Además de la carcasa, la pantalla también tiene una ligera curva. Es por seguridad, ya que persigue evitar la rotura de las pantallas cuando el terminal cae al suelo. De hecho, y según la firma, con este diseño se consigue una durabilidad un 20% mayor en las caídas bocabajo, y también un agarre más cómodo y seguro.

Diferentes presentaciones y carcasas del LG G4. ampliar foto
Diferentes presentaciones y carcasas del LG G4.

Desde el punto de vista de uso tiene una pega: la diferencia con las pantallas planas se nota al escribir en su teclado, ya que la distancia desde el marco a las letras no es la misma y cuesta un poco acostumbrarse.

LG continúa apostando en este G4 por su característico diseño sin controles en los laterales: las teclas de volumen, y de encendido y apagado, están situadas en la parte trasera del móvil, bajo la cámara, y se controlan con el dedo índice. Esta característica ya estaba presente en las dos versiones anteriores del terminal como una alternativa para facilitar el control con tamaños de pantalla grande, y también para que zurdos y diestros tengan las mismas comodidades a la hora de subir y bajar el volumen, bloquear el teléfono o activar algunas aplicaciones. Tras unos días de uso, utilizarlas pasa a ser un gesto completamente natural.

La sorpresa más agradable y original del diseño es su carcasa trasera, hecha con cuero natural tratado a mano en el que se ha utilizado un proceso de tostado vegetal. Además de elegante y con un aspecto de calidad, hace que el agarre sea más seguro y hace difícil que el teléfono se resbale de las manos.

Ficha técnica

LG G4.
LG G4. lg

  • Pantalla: Quad HD IPS Quantum de 5,5 pulgadas
  • Procesador: Qualcomm Snapdragon™ 808 con X10 LTE
  • Memoria RAM: 3 Gb LPDDR3 RAM
  • Almacenamiento: 32 Gb eMMC ROM, / Ranura para microSD
  • Cámara: Trasera de 16 megapíxeles con apertura de F1.8 / OIS 2.0; frontal de 8MP y apertura de F2.0
  • Batería: extraíble de 3000 mAh
  • Sistema operativo: Android 5.1 Lollipop
  • Tamaño: 148,9 x 76,1 x 6,3 – 9,8 mm
  • Peso: 155 g
  • Red: 4G / LTE / HSPA+ 21 Mbps (3G)
  • Conectividad: Wi-Fi 802.11 a, b, g, n, ac / Bluetooth 4.1LE / NFC / USB 2.0

Apuesta por la resolución

Su pantalla tiene otra característica destacada: la calidad de las imágenes que muestra. Y es que ofrece una resolución Quad HD (o 2K) que multiplica la resolución HD por cuatro y que consigue un aumento de la definición, la nitidez y el realismo de las imágenes. También ayudan otras tecnologías como Quantum Dot, que hasta ahora se había utilizado en los televisores (desde LG presumen de que el G4 es el primer smartphone en utilizar una pantalla IPS de 5,5 pulgadas con esta tecnología). Básicamente, utiliza un sistema de nanocristales que se colocan frente a la iluminación del panel para aumentar el brillo y optimizar el color y el contraste.

La mejora se percibe sobre todo en exteriores, donde se ven menos reflejos que en otras pantallas y aumenta el contraste. Eso sí, el mejor ángulo para mirarla es frente al teléfono, porque aunque su ángulo de visión es bastante amplio, desde los laterales se pierde brillo e intensidad del color.

Su respuesta táctil es inmediata. Según LG, la razón es que utilizan una tecnología que combina el panel LCD con un sensor táctil en la misma capa. En este caso, solo hay que habituarse al desbloqueo del terminal: para hacerlo de forma más sencilla, se hace dando un par de enérgicos toques seguidos sobre su superficie en lugar de pulsar el botón trasero.

Lo mejor y lo peor

Lo mejor:

- Modo manual en la cámara de fotos

- Diseño premium

- Pantalla Quad HD

Lo peor:

- Autonomía

- Procesador

- Faltan extras (resistencia al agua, lector de huellas...)

Va de 'selfies'

Tras la pantalla, la cámara es la otra razón por la que destaca este terminal: tanto por sus características sobre el papel como por su uso diario.

Incorpora un sensor propio de 16 megapíxeles (ideal para recortar imágenes o imprimirlas a gran tamaño) que tiene una prestación poco común entre los smartphones: una apertura de la lente F1.8, lo que significa que permite que entre más luz al sensor y que, por lo tanto, se capturen mejores imágenes cuando la iluminación no es la más adecuada.

También está provista de un estabilizador óptico de imagen de tres ejes y un sensor de espectro de color que hace que las fotografías salgan menos movidas y con un balance de blancos más preciso, así como un sistema láser de autoenfoque, flash LED, vídeo con calidad UHD y modo de cámara lenta.

Pero, sin duda, lo más interesante es su modo manual, pensado especialmente para los aficionados a la fotografía y que permite controlar todos los parámetros: el enfoque, la velocidad de obturación hasta 1/6000, la ISO hasta 2700, la compensación de exposición, el balance de blancos... Además, Android 5.0 permite disparar en formato RAW, y este LG G4 lo aprovecha para hacer unas ediciones más precisas sin pérdida de la calidad. Lo único que se echa de menos es un botón específico en el terminal para disparar.

En cuanto a la cámara frontal, es ideal para selfies; no por resolución (con 8 megapíxeles), sino porque captura una imagen muy amplia para que quepan varias personas y más escenario. A ello hay que añadir diversas funciones. La primera es la de perfeccionamiento del rostro: algo así como un Photoshop instantáneo que desdibuja imperfecciones y que se previsualiza directamente al enfocarte con la cámara. Además, tiene distintos niveles ajustables para que los autorretratos no queden artificiales. Otra función muy curiosa es la de disparo por gestos, que permite realizar hasta cuatro fotos en intervalos de dos segundos, y que se activa al abrir y cerrar la mano dos veces frente a la cámara.

Todas estas prestaciones se traducen en unos resultados muy buenos al tomar fotografías, con una exposición correcta y capturas nocturnas bastante aceptables.

Manda, que obedece

Al mirar la hoja de especificaciones técnicas sorprende que LG haya apostado por el procesador Qualcomm Snapdragon 808, sobre todo teniendo en cuenta que en algún otro modelo (el Flex 2, concretamente), ha elegido una versión superior: Snapdragon 810.

Es una versión ligeramente inferior, lo que tiene sus pros y sus contras. Entre los primeros, que se reduce el calentamiento excesivo del terminal; en cuanto a las desventajas, que el rendimiento es menor. No hay que asustarse, porque para un usuario normal la diferencia es prácticamente imperceptible. De hecho, en el día a día, utilizando el navegador, escuchando música, hablando por apps de mensajería e, incluso, jugando, lo habitual es que el uso sea muy fluido.

Además de este procesador, el LG G4 está dotado de 3 Gb de memoria RAM y una capacidad de almacenamiento de 32 Gb ampliables mediante tarjetas microSD (de hasta de 2 Tb); una característica especialmente atractiva cuando se van a hacer muchas fotografías y grabar gran cantidad de vídeos con la máxima resolución.

Con la batería a cuestas

La autonomía es uno de los aspectos que menos ha mejorado en los últimos años. La batería que incorpora este terminal tiene una capacidad de 3000 mAh que alcanza el día de uso cuando se utiliza para reproducción musical, conexión a redes Wi-Fi, fotografías y vídeos, mensajería instantánea, llamadas... Por eso, es obligatorio cargarlo todas las noches: algo que no deja de ser habitual en cualquier smartphone actual.

Lo que sí tiene su batería (y otros muchos smartphones de gama alta, no) es que es extraíble, de tal manera que en cualquier momento puede sustituirse por otra fácilmente.

¿Es el mejor Android hasta la fecha?

El LG G4 incorpora Android 5.1, y capa funciones como el disparo RAW, cuando otros terminales sí lo han hecho. Aun así, en el tope de gama de LG no se accede al interfaz de Android tal cual, sino que utiliza una capa personalizada pensada para adaptarse a la curvatura de su pantalla. Está bastante inspirada en Android, aunque puede personalizarse descargando temas en su tienda.

Esta versión del sistema operativo de Google tiene algunas funciones integradas que mejoran el uso del teléfono: un disparo rápido permite acceder a la cámara desde el botón trasero; una galería de fotografías que organiza los álbumes en función de fecha y lugar; un calendario de eventos creado a partir de otros calendarios y las redes sociales; o notificaciones personalizadas según los hábitos de cada persona (si se viaja en transporte público, se mira el tiempo...).

Por todo ello, no es el mejor Android; y no porque este LG G4 no sea un magnífico terminal, que lo es. Pero para ser el mejor necesita destacar en todos los aspectos, y se echan en falta algunas funciones como el casi obligatorio lector de huellas dactilares o la resistencia al agua o al polvo.

Valoración

  • Calidad-precio: 4/5
  • Diseño: 5/5
  • Innovación: 4/5
  • Manejo: 4/5
  • Extras: 3/5

Veredicto: Recomendable


COMPRA ONLINE EL LG G4

Tamaño:148,9 x 76,1 x 6,3. Pantalla de 5,5 pulgadas.

Descripción: batería extraíble de 3000 mAh, memoria RAM de 3GB y cámara trasera de 16 megapíxeles 

Desde 415€ en Amazon