“En Internet, lo gratis sale caro”

El nuevo ‘enfant terrible’ de Silicon Valley, el británico Andrew Keen, arremete contra las promesas libertarias de la red en su libro 'The Internet is not the answer'

Andrew Keen tecnólogo y autor con una visión crítica del mundo digital.
Andrew Keen tecnólogo y autor con una visión crítica del mundo digital.

Empresario, tecnólogo y autor de ensayos con una visión muy crítica del mundo digital, Andrew Keen es un emprendedor británico-estadounidense que cree que la web 2.0 está "denigrando la cultura". La red social, opina, "venera al amateur" y, además, cree que es un peligro que hayamos perdido el sentido de la privacidad.

Pregunta. ¿Cuándo se dio cuenta de que la web no era el democrático cuerno de la abundancia?

Respuesta. No hubo un momento particular, una epifanía. Ser escéptico lleva su tiempo. Hubo un periodo en 2005 en que vi muy claro que Google y Facebook estaban creciendo escandalosamente.

P. ¿Usa usted Facebook o Google?

R. No estoy en Facebook porque es un fastidio, me parece la compañía más asquerosa que existe. Uso Google todo el rato, pero no tengo una cuenta de Google. Soy adicto al email, pero aprendí de Tim Ferriss a chequearlo solo dos veces al día. Cuando tengo que escribir un libro, uso el software Freedom, que bloquea la web. La web es una distracción enorme. Sí uso Twitter, creo que funciona para conocer a gente interesante y hacer tu marketing personal.

Facebook me parece la compañía más asquerosa que existe"

P. Dice que la expansión de Internet es la causa del desempleo y la privatización de los servicios. ¿Habla de la web o del capitalismo?

R. Están tan unidos que resulta difícil separarlos. Todo el mundo piensa en la web como algo novedoso, diferente, bondadoso, que transforma todo para bien. Y en algún sentido es cierto. Pero también representa la continuación del capitalismo, por eso debemos aprender de la experiencia de la revolución industrial. Creo que Silicon Valley representa una revolución ilusoria.

P. También arremete contra la economía del compartir…

R. Así es. Esta economía del compartir es una falacia. Uber no comparte con ninguno de nosotros sus beneficios, no comparten sus conductores, no comparten los beneficios con los clientes. No me trago esa palabra, compartir. Es un invento de Silicon Valley.

P. ¿Existe acaso el Internet de la gratuidad?

R. Desde luego que no. Google habla de información gratis, pero no es gratis. La pagamos con nuestra privacidad y esta economía debería llamarse no economía del compartir, sino economía del egoísmo. Las redes sociales tampoco deberían llamarse redes sociales, sino redes del selfie. Así que lo social es selfie, el compartir es egoísta y lo gratis sale realmente caro.

P. Ciudades como Nueva York han acotado la expansión de Airbnb y Uber está prohibido en países como España. ¿Hay que limitar su expansión?

Google habla de información gratis, pero no es gratis. La pagamos con nuestra privacidad"

R. No estoy de acuerdo con prohibir estas cosas. Cuando la gente alquila sus casas y paga sus impuestos, no veo ningún problema. También creo que Europa está exagerando un poco con todo esto. No hay que atacarlos, hay que trabajar con ellos.

P. Afirma que se necesita un gobierno fuerte para combatir estas corporaciones. ¿Hay que pasar pantalla?

R. Creo que estamos en la fase política de Internet. La fase del Salvaje Oeste ha acabado. Si Google no se controla con una ley anti trust, habrá un desastre, hay que hacer como le sucedió a Microsoft en los noventa. Pero también es bueno cómo estas compañías desafían a los gobiernos, claramente estamos en una crisis de los antiguos partidos político

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50