Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Google presume de poder con Android

El gigante tecnológico apuesta por llevar su sistema operativo al hogar

Ni rastro de hardware. Ni una sola concesión a móviles, tabletas u ordenadores. Google ha vuelto a su origen. En su conferencia anual I/O, la compañía ha marcado las líneas maestras de lo que será el desarrollo de sus productos. La cita ha girado en torno al buscador, su servicio de fotos y, por encima de todo, Android, el sistema operativo para móviles que ya funciona en más de 1.300 millones de aparatos en todo el mundo. Google no se conforma. Ahora quieren conquistar también el hogar. Sundar Pichai, el gran creativo y cerebro de la empresa tecnológica durante los dos últimos años ha sido el maestro de ceremonias de la jornada con una idea muy clara: “Esto es lo próximo que vais a construir”.

“Vemos la tecnología como una manera de cambiar la vida de las personas. Así lo vemos con las búsquedas, funciona igual en Indonesia que en un centro de investigación de primer nivel”, ha arrancado Pichai para presumir de cifras de Android, el sistema operativo para móviles que ya funciona en más de 4000 modelos distintos de móvil. La mayoría de media y baja gama. “No queremos dejar atrás a nadie”, ha justificado. Como se esperaba, la nueva versión se llamará M.

Google quiere retomar la confianza del consumidor. Un ejemplo, los permisos de las aplicaciones. En lo sucesivo serán más claros y los desarrolladores tendrán que dejar claro para qué quieren acceder al micrófono, la cámara, el posicionamiento o al envío de SMS. Frenan así una puerta al fraude cada vez más amplia. El consumo de contenido es otra de sus obsesiones. Será más sencillo pasar de una aplicación al navegador o de una aplicación a otra.

Al igual que Apple tiene su sistema de pago, Google acaba de estrenar Android Pay. No han sido originales en el nombre, tampoco en el funcionamiento. Ambos pretenden ser sencillos y seguros, no se comparte el número de tarjeta. Se estrenará con AT&T, Verizon y T-Mobile, los tres grandes operadoras de Estados Unidos. Funcionará tanto en grandes cadenas de tiendas, como en aplicaciones. Uber es una de las escogidas. Como pasa con la compañía de la manzana, los móviles que tengan sensor de huellas se podrán usar como una forma de verificación para autorizar compras.

La batería, el gran agujero negro de los móviles, ha sido otro de los puntos de atención del nuevo sistema operativo. ¿Cómo? Usando patrones de reconocimiento de uso. Cuando se sepan mejor las horas en que no se usan, pasarán a un modo de descanso más profundo con el que prometen alargar la vida de cada carga, incluso doblarla.

David Singleton, director de ingeniería, ha tomado la palabra para abordar uno de los temas que más expectación levanta, los wearables, la tecnología para llevar puesta. “Cuando compras un reloj Android sabes que va a mejorar con el tiempo”, ha afirmado como una referencia clara al Apple Watch. Entre los avances anunciados: nuevos gestos, reconocimiento de emojis a partir de dibujos sobre la pantalla -ha provocado carcajadas y sonrojo-, así como un mejor menú para llegar a las aplicaciones deseadas. “Queremos que usar cualquier aplicación sea tan fácil como mirar la hora”, ha dicho para justificar las carencias del sistema actual.

“Es fascinante lo que se puede hacer con un aparato tradicional, como el reloj, pero pensamos que se puede hacer algo así con lavadoras, coches, hornos, impresoras. Lo llamamos el Internet de las Cosas”. Así es como Pichai ha desvelado su propuesta para llevar Android al hogar. Nest, con alarmas y termostatos, fue su primer paso. No se conforman con ello. Brillo será el equivalente a Android para todo tipo de electrodomésticos y aparatos de uso común.

El buscador, al fin y al cabo su núcleo, ha tenido su cuota de protagonismo. No se ha hablado de posicionamiento, sino de contexto, de conocer mejor al usuario y darle lo que espera. Desde el lugar en que se aparcó el coche al resultado del equipo de fútbol preferido. Más rápido, pero también más invasivo. Google Now! tiene sentido en el móvil, donde se busca la mejor opción con celeridad, pero implica un alto nivel de confianza entre el usuario y Google para que sepa tanto de alguien como para ser predictivo.

Abil Sabharwal certificó la muerte de Google+, sin decirlo de manera abierta, pero sin marcha atrás. El esfuerzo por entrar en el mundo social por parte de Google ha quedado diluido en Fotos y Streams.

La promesa de Fotos, de nuevo no se han roto la cabeza con el nombre, es un lugar en el que las imágenes se organicen solas, según las personas que aparecen en ellas, el lugar o la relevancia. “La personalización es privada”, ha matizado para acallar las críticas que a buen seguro va a levantar el hecho de reconocer quién aparece en cada imagen. A diferencia de Flickr, que ofrece un terabyte, mil gigas, Google ha quitado el límite, máxima definición gratis.

Jen Fitzpatrick, vicepresidente de producto, ha dado el toque solidario: “La vida en Sao Paulo es muy distinta de la que tenemos por aquí”. Según los planes de Google, esperan vender 1.200 millones de móviles en 2016, la mayoría en países en vías de desarrollo. “Una gran oportunidad para vosotros, desarrolladores”, ha subrayado. Android One, su versión de bajo coste, nació en India, ya está en siete países. “Nuestra esperanza es que sean mejores y más baratos, nos da igual quién los construya”, ha confesado. El problema en estos lugares es precisamente la velocidad. Ofrecerán la opción de guardar páginas para leer sin conexión, almacenado de rutas de transporte público, y, muy aplaudido, Google Maps offline. A modo de ejemplo, tomaron México D.F. en español. Adiós a la factura de roaming cuando se hace turismo o preguntar si no se conoce el idioma local.

Ellie Powers ha desvelado otro de los anuncios más esperados, la apertura a familias. Los materiales pensados para este nicho aparecerán marcados con una estrella verde sonriente. Han reforzado la seguridad con control de compras y contraseñas para evitar disgustos.

Cardboard comenzó como uno de esos locos experimentos de Google. No es más que una caja de cartón que se dobla y permite usar el móvil como unas gafas de realidad virtual. Barato, ingenioso e inmersivo. La nueva versión servirá no solo para móviles de hasta seis pulgadas, sino también para los iPhones de Apple.

Suena a poco, hasta que muestra el potencial que puede tener en una clase de primaria, llevando en un viaje virtual al acuario a los niños. Para los creadores de contenido, Expeditions es una nueva oportunidad para crear unidades didácticas que simulen excursiones. Versalles será el primer lugar de Europa que permita este tipo de visitas virtuales.

Los de Mountain View han aprendido la lección. No sirve de nada crear un soporte si no se puede hacer nada. Jump es la plataforma para crear vídeo. GoPro, los especialistas en cámaras de aventura, ya han pensado en un modelo que grabe en 360 grados. El lugar donde se podrán ver los vídeos, lógicamente, será YouTube. La zona para las gafas de cartón estará lista en verano.

Dos horas y media después Google puso punto final a su gran charla, esperada, sin hacer una sola referencia al hardware de la casa. Adiós a la costumbre de presentar móviles, ordenadores y tabletas. Google Glass fueron las grandes desaparecidas. Ni se citaron.

A pesar de la decepción, pues no hubo sorpresa que llevarse a la boca, el buscador mantiene intacto su crédito en cuando a software. Su halo de creatividad se mantiene inmaculado. Sirvan como prueba las filas que desde las siete de la mañana se formaron para entrar. Los asistentes apenas llegan a la treintena, ataviados con mochilas viven su particular festival. Los desarrolladores son las nuevas estrellas del rock. De los 5.000 desarrolladores que han pagado 1.500 dólares por asistir, el 23% son mujeres, un 3% más que el año pasado. Durante 48 horas van a poder hablar de tú a tú con expertos de Google y aprender a crear a partir de lo que ha presentado. Más de dos millones de personas siguieron la conferencia a través de YouTube.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información