Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ford estudia la integración en el sistema Android para los coches

Scott Lyons anuncia la adaptación de Spotify a sus vehículos, con órdenes de voz

Scott Lyons.
Scott Lyons.

Fue uno de los anuncios más destacado del pasado CES: la apuesta de Google por crear una alianza de fabricantes de coches alrededor del sistema Android, para añadirle aplicaciones al automóvil, la compra más importante de las personas, después del hogar. Ford, segundo fabricante mundial, se mantiene por ahora al margen de esta unión, con una propuesta más abierta, pero estudia la oferta de Google.

Scott Lyons, que asistió en Madrid a The App Date, una cita mensual de desarrolladores de aplicaciones, es el responsable de conseguir que los creadores y programadores hagan software para integrar el smartphone en sus vehículos. Lyons no tiene nada en contra de la propuesta de Google, de hecho, su anterior trabajo fue en Motorola, el fabricante de móviles ahora propiedad del buscador: “Lo estamos estudiando, pero no queremos cerrarnos a un solo sistema. No hay nada decidido”. En su opinión, su empresa es muy pragmática: “Funciona tanto en iOS como en Android. En la primera es a través de cable, que sirve para cargar el móvil a la vez, en la segunda por Bluetooth”. Sin embargo, solo funciona con algunas versiones de Blackberry, no con BB10, la más moderna, y tampoco con Windows Phone.

La palabra que más repite es democratización, para subrayar que su propuesta de integración del móvil en el automóvil es la más asequible. Tanto Audi como BMW tienen proyectos en marcha, pero no funcionan en toda la gama, como en el caso de los estadounidenses, y un segmento de marca algo superior a Ford.

Lyons reconoce que todavía están dando los primeros pasos. Una de las aplicaciones que ya está lista es Spotify. Entre sus ventajas está poder controlar qué cantante se quiere escuchar con solo mencionar al artista o el título de la canción. “O, si se prefiere, se puede usar el control por rueda tradicional para saltarse canciones”, matiza.

TomTom, la empresa especializada en GPS para automóviles, trabaja en un sistema de navegación que combina el móvil y las órdenes de voz mientras se conduce. “Estará lista este mismo año y va a ser sorprendente. Bastará con decir el nombre de un lugar o la dirección de dónde vive un amigo para tener una experiencia de navegación mucho más potente que lo conocido hasta ahora”.

Según Lyons, que insiste en invitar a los desarrolladores a visitar la web de la firma para conocer el proyecto y pedir ayuda si tienen una idea, esto son solo los primeros pasos: “Buscamos compañeros de viaje. Hay muchas, muchísimas ideas por desarrollar. Desde programas para evitar que un conductor se quede dormido al volante o una mejor información meteorológica, a los propios medios de comunicación, que pueden conseguir una audiencia más amplia y con diferente interacción”. En esta línea destaca la labor de Die Welt en Alemania. “Cada día toman 10 noticias por la mañana y 10 por la tarde con intención de que se consuman al ir y volver del trabajo. Se locutan con gran esmero y se ofrecen al conductor”.

Lyons vaticina que la conquista de las aplis en el coche llegará en los próximos dos años: “La batalla será de los constructores. Tendrán que encontrar buenos socios y, sobre todo, entender que las start ups son las que más innovan, no conocen el miedo”.