Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El coche fantástico se acerca

El primer autromóvil controlado por el sistema de Google llegará al mercado a final de año

Coche deToyota que funciona con hidrógeno y tienen cero emisiones contaminantes.
Coche deToyota que funciona con hidrógeno y tienen cero emisiones contaminantes. AFP

Hace sol, no hay edificios vacíos y los neones alumbran día y noche. No es Detroit ni el Salón del Automóvil de Ginebra, pero cada vez más los fabricantes de coches muestran sus progresos en el CES de Las Vegas, la mayor muestra de electrónica de consumo. Hace años que Ford comenzó a presentar sus novedades tecnológicas en esta feria, y ahora le siguen las principales marcas de la competencia que han entendido que el comprador aprecia y pide Internet y el mundo que le rodea.

La vanguardia vende, y ayer fue Audi quien quitó el foco a Ford. Un Audi Connect entró en el escenario sin ayuda humana para controlar velocidad y movimientos.

El presidente de la firma, Rupert Stadler, destacó la reducción de software y hardware para hacer posible el coche semiautónomo en actividades concretas, como el aparcamiento o la iluminación con faros láser y regulación independiente, que se ajustan automáticamente al detectar coches de frente.

Audi forma parte de la Open Automotive Alliance. Cuando nació Android, Google creó la Open Handset Alliance, una fusión del buscador con operadoras y fabricantes de móviles para asegurarse unos estándares universales en los aparatos. Ahora Google ha replicado el modelo con la industria del motor. La Open Automotive Alliance une a Google con General Motors, Honda, Audi, Hyundai y el fabricante de chips Nvidia. Gracias a esa alianza antes de fin de año se pondrá a la venta el primer coche controlado íntegramente por Android.

“El coche es el ordenador móvil más novedoso. Con los chips de supercomputación a bordo, el coche futurista de nuestros sueños ya no será ciencia ficción”, ha declarado Jen-Hsun Huang, presidente de Nvidia.

Inicialmente se intentará promocionar la creación de aplicaciones para los coches, con un matiz importante que podría resultar un mero guiño para las autoridades: “Traer lo mejor de este sistema operativo de una manera discreta y segura”.

Las primeras aplicaciones, pensadas para Estados Unidos, son Weather Channel, de información meteorológica, y NPR, la radio pública. Chevrolet prepara su Corvette, para 2015, con conexión 4G, como el A3 de Audi.

En 2012 Apple y BMW hicieron una integración más profunda entre Siri, su asistente de voz, y algunos de sus modelos, pero sin demasiado eco desde entonces. Ford, en cambio, lleva la tecnología Sync de Microsoft.

Mercedes Benz ya incorpora conducción autónoma en su clase C, pero ahora ha anunciado acuerdos con el reloj inteligente Pebble, que alertará de cualquier anomalía cuando su dueño esté lejos del coche, y con los termostatos Nest, para regular la temperatura de casa desde el coche.

Toyota, el primer fabricante mundial, también ha acudido al CES. Aquí ha anunciado para el próximo año un coche que lo único que echará por su tubo de escape será vapor de agua. El FCV funciona con hidrógeno y tendrá una autonomía de 450 kilómetros. Pasa de 0 a 96 kilómetros por hora en 10 segundos y su pila se recargará en menos de cinco minutos. Comenzará a venderse en California, donde calcula que los primeros 10.000 vehículos podrán abastecerse con apenas 68 estaciones de servicio entre San Francisco y San Diego.

Una iniciativa, promovida entre otros por el español Alejandro Agag, y que ha despertado bastante interés en el mundo tecnológico, es la de una nueva fórmula 1 pero con vehículos que usan energía eléctrica. Es la e-formula.

De momento, en el aparcamiento del hotel Mandalay Bay, donde está el prototipo de Renault, las sensaciones son buenas. Los coches alcanzan velocidades de hasta 240 kilómetros por hora, aunque cada 25 minutos se tienen que detener parar cambiar las baterías.

La primera prueba de esta peculiar competición tendrá lugar en Pekín en septiembre. Habrá pruebas también en Londres y Los Ángeles. Rupert Murdoch pondrá la tele y el glamour, Leonardo DiCaprio, uno de los abanderados de esta mezcla de deporte, ecología y tecnología.