Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Facebook compra una aplicación para hacer regalos

Karma es su primera adquisición después de salir a bolsa

Karma, una aplicación para hacer regalos
Karma, una aplicación para hacer regalos

Como suele ser habitual, no se han contado los términos del acuerdo. Karma, la empresa recién adquirida, ha explicado en un post firmado por los dos fundadores que Facebook se ha hecho con sus servicios. Tanto Lee Linden como Ben Lewis, responsables de este programa pasarán a formar parte de Facebook para integrar y convertir su idea en para de Facebook.

“Creamos Karma con la intención de devolver todo lo bueno que nos dan quiénes nos rodean a través de regalos”, comienzan. Ese romanticismo se pierde en el párrafo siguiente, cuando comienzan a hablar de plataformas de comercio electrónico, envíos a domiciolio, ofertas y conocimiento del usuario.

Karma surgió como una aplicación que funciona en iPhone y Android para enviar regalos. Según ellos “desde cualquier sitio y en cualquier momento”. Basta con instalarlo, es gratis, e integrarlo con servicios como Facebook y Twitter para tener a todos los amigos a mano. Con la llegada de Internet, ¿cuántos recuerdan la dirección postal de un contacto? Ahí es dónde Karma interviene: se escoge el regalo, un osito de peluche, una vino, una película, libro, lo que sea, se decide a quién se le quieren obsequiar y Karma le avisa de que tiene ese regalo pendiente por email, SMS o Facebook para que indique la dirección de entrega deseado. Es decir, no es algo que se vaya a usar a diario, pero sí resulta práctico.

Lo más interesante de este servicio es la combinación entre mundo analógico y digital. Además del envío de un objeto real, cuya entrega, prometen, debe ser inferior a tres días, también permiten mandar imágenes que simbolizan un regalo, como en los viejos tiempos de Facebook, cuando los muros se llenaban de cervezas, flores y detalles menores solo para dar un toque de atención o hace un guiño a un contacto.

Karma no es la única aplicación de este tipo Wantful, centrada en regalos de cumpleaños, era su competencia más notable. La diferencia en esta ocasión no solo la ha marcado el cuidado diseño de Karma, sino también tener pensado el momento de apertura del regalo. En el momento de entrega aparece un aviso en el móvil con el mensaje que se desee o los clásicos “lo siento”, “te quiero”, “feliz navidad”.

Entre los inversores de Karma se encuentran Evan Williams y Biz Stone, cofundadores de Twitter, así como Sequoia Capital, una de las firmas más reconocidas en capital semilla en Silicon Valley.