Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Pixmania ocupa la calle

Nacida para vender por Internet, la compañía ha abierto 20 tiendas en Europa y este año alcanzará las siete en España con dos nuevas aperturas

Ulric Jerome.
Ulric Jerome.

“Mi jefe de personal está encantado con España; puede elegir a sus empleados con una cualificación nunca vista”. Tiene 34 años, pero desde los 26 Ulric Jerome dirige Pixmania, una de los grandes comercios online europeos. Nacido en 2002 solo para la venta de productos electrónicos por Internet, desde hace unos años abre tiendas en las calles de las principales ciudades europeas. En España tienen cinco, y en este mismo año, en plena crisis, abrirá dos más. “Las crisis tienen su parte positiva y hay que saber aprovecharla. La gente mira mucho más los precios de las cosas, y ahí nosotros somos imbatibles. Tenemos más productos que nadie y al mejor precio”.

Pixmania nació en Francia en 2002, y diez años después tiene presencia online en 26 países, todos europeos. España es el tercer mercado, con 2,1 millones de clientes. “El 20% de los compradores online en España son clientes de Pixmania”, puntualiza Jerome.

 En 2011 ingresó 900 millones de euros. Cada día realizan 100.000 envíos a alguno de sus 10 millones de clientes, que pueden ver en la página casi millón y medio de productos.

Jerome pregunta por la crisis en España, concretamente por los días que hay que pagar al trabajador despedido. El panorama no le asusta. “Mi confianza en España se basa en que aún está casi todo por hacer. La penetración de Internet es más baja que en otros países, y el comercio por Internet aún más. Supone el 1% de las ventas totales, cuando en el Reino Unido llega al 7%”.

"El comercio electrónico en España es el 1% del total cuando en el Reino Unido supone el 7%"

Pese a ello, cree que no hay negocio más difícil que el e-commerce. “O eres muy bueno o estás muerto en meses. El cliente se te va rápido y la competencia viene de cualquier rincón. El servicio tienen que ser impecable, porque ahora, además, con las redes sociales, un mal servicio corre mucho más rápido y más extensamente que un mal servicio en la tienda del barrio. Por eso tenemos un equipo dedicado exclusivamente a comparar precios online, y revisar los nuestros para que siempre sea el más bajo. Es nuestra razón de ser, la garantía que damos al cliente”.

Jerome está acostumbrado a jugar con riesgo. En su época de estudiante de Económicas creó el fondo de inversión Sunrise para la compraventa de opciones en el Nasdaq, en plena época de la burbuja puntocom. Estalla esta, en el año 200 fundó ConnexionsNET, un sitio de encuentro de estudiantes con emprendedores.

Así que el riesgo no le asusta a este soltero de oro de 34 años, deportista empedernido y con un look a lo Tom Cruise. "Nuestra competencia son todos, en la web y en la calle. El Cote Inglés lo es, entre otras cosas porque a veces nos bloquea el surtido de productos; Mediamarkt también lo es y Amazon, porque la gente comienza entrando por los libros y eso le da mucho tráfico y mucho visitante y luego se va animando a otras compras".

Pixmania nació para vender electrónica, desde cámaras de fotos a ordenadores, pero ahora es un gran almacén donde se puede encontrar desde coches para bebés y pronto, lencería femenina. “La máxima competencia y por tanto los menores márgenes de negocio está en la electrónica. Ya no hay margen en los productos electrónicos. Ordenadores, nada; televisores, funcionan dos marcas; tabletas, de momento hay algo de beneficio, pero pronto se acabará...no hay sector con menor margen y si te equivocas en la compra del estock estás muerto. Más de ocho semanas en el almacén y muerto. Por eso hemos ido ampliando nuestra plataforma a la venta de otras categorías de productos”.

El director de Pixmania dice que en el último año ha pasado la quinta parte de su tiempo hablando con los políticos, con los lobbys del parlamento europeo. "Habían hecho una ley que nos mataban: el comprador tenía 28 días para devolver el producto y además el envío lo teníamos que pagar nosotros. Imaginen, les decía, que en vísperas de navidad una familia compra una cama porque tendrán invitados. La usan, pasan las vacaciones nos la devuelven y tenemos que devolverles el dinero y pagarles los gastos de envío que, además, es una tarifa particular, no la que el comercio tiene contratada. La ruina total. Finalmente se rectificó, pero perdemos mucho tiempo en Europa”.

"Trabajamos con 11 monedas, 90 tasas y 40 sistemas de pago. Eso es el comercio en Europa"

Con clientes en 26 países, pocos mejor que Jerome para conocer cómo es Europa. “Europa es una locura; los alemanes compran por el precio; el 80% de las compras en italia se pagan en metálico; en Suecia los envío se recogen en correos y gasolineras, lo que es fenomenal para nosotros, porque si se entrega en casa y no se está, beneficio perdido; el español es más multicanal, mira en la web y compra en la calle. Trabajamos con 11 monedas, con 40 sistemas de pago, con 90 diferentes tasas. Europa es una locura, pero es nuestra locura. No queremos ir ni a Estados Unidos ni a China”.

Conseguida la confianza del público, Pixmania ha ampliado su oferta comercial. Una vez conseguido lo más difícil, una plataforma eficaz, lo de menos es ampliar el escaparate. “El primer paso fue vender productos para niños, y juguetes, luego ampliamos a las maletas, gadgets y bricolage. Cada año esperamos añadir dos categorías. El margen de la electrónica cada vez es más pequeño y hay que intentar otros sectores. Acabaremos vendiendo lencería de alto nivel”.