Bruselas investiga a los fabricantes de discos duros

Preocupa que dos marcas puedan controlar el 90% del mercado

Nueva investigación de la Comisión Europea. Joaquín Almunia, comisario de la Competencia, ha anunciado la apertura de dos investigaciones sobre el mercado de los discos duros. La preocupación de Bruselas se basa en las anunciadas compras de la división de discos duros de Hitachi por Western Digital y la de Samsung por Seagate. Western Digital ha puesto sobre la mesa más de cuatro mil millones de dólares. Seagate ha destinado 1,4 mil millones de dólares para adquirir la división de Samsung. Ello supondría que el 90% del mercado de los discos duros estaría en manos de dos marcas de EE UU. Western controlaría el 50% y Seagate, el 40%. Almunia considera que este sector es la columna vertebral de la economía electrónica y que las compras pueden reducir la competencia. Bruselas se ha dado hasta el 10 de octubre para decidir si bloquea o no las citadas compras.

La industria de discos duros sigue con un ritmo de crecimiento en torno al 10% en unidades. Los discos de 2,5 pulgadas y de 3,5 pulgadas ofrecen el doble de capacidad cada dos años por el mismo precio. El constante avance del ordenador personal se explica por el progreso de los discos duros y de los microprocesadores. Este crecimiento constante desde que IBM inventara en 1956 el disco duro va dejando por el camino a múltiples suministradores.

En su medio siglo de vida, el progreso de la industria ha tenido forma de S: rápido, muy rápido y otra vez rápido. Unas veces ha duplicado la capacidad cada año y medio y otras cada dos años y medio.

Estamos en estos momentos, dice John Coyne, máximo responsable ejecutivo de Western Digital, en el final de la curva de crecimiento de la tecnología perpendicular, la más empleada ahora, y harán falta nuevos desarrollos para impulsar de nuevo el aumento muy rápido.

En formatos, seguirán los discos de 2,5 y 3,5 pulgadas, con una participación del 55% y 45%, respectivamente, pero serán los de 2,5 pulgadas los que crecerán y los que a largo plazo subsistirán.

Según Coyne, los discos de 1,8 pulgadas no son competitivos en coste por gigabyte y están amenazados por las memorias flash, mientras los de 3,5 pulgadas son demasiado grandes para mantener el posicionamiento preciso de los cabezales. El formato óptimo es de 2,5 pulgadas, empleado en los portátiles, por fiabilidad, coste y tamaño.

La capacidad más extendida y competitiva ahora es la de 320 gigabytes por plato, pero hacia finales de año predominará la de 500 gigabytes. Por eso los portátiles van ahora típicamente con un disco de 320 gigabytes y a finales de año migrarán a 500. Las necesidades de almacenamiento seguirán aumentando de manera exponencial, entre otros factores porque el 75% de todo lo almacenado es una copia de otros archivos digitales.

Diferentes aparatos con discos duros.
Diferentes aparatos con discos duros.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS