Ubisoft defiende que el videojuego necesita nuevas consolas

El patrón de la compañía las considera necesarias para empujar la creatividad

Ubisoft celebra sus 25 años en el sector de los videojuegos, donde ocupa una tercera plaza mundial detrás de EA y Activision. Su fundador y patrón, Yves Guillemot, ha defendido en una entrevista conmemorativa de estos 25 años, que la industria productora de videojuegos necesita nuevas consolas para impulsar la creatividad de los mismos. Según Guillemot, "a esta altura del ciclo de vida de las consolas es posible lanzar nuevas licencias pero sería más pertinente hacerlo con la llegada de nuevas máquinas, de esta manera los jugadores estarían más inclinados a ensayar nuevos juegos. Una vez una consola llega la madurez, son los juegos más conocidos los que copan las grandes ventas". Según el patrón de la compañía, cuando una nueva consola llega, "nuestros equipos trabajan con más libertad y no están sometidos a las mismas obligaciones. Pueden ensayar nuevos contenidos".

Guillemot admite las posibilidades que ofrecen nuevas propuestas como Kinect, de Microsoft; Move, de Sony o la 3DS, de Nintendo. "Los nuevos periféricos y consolas portátiles son realmente buenas pero la industria debería sacar más provecho de los avances tecnológicos, de la capacidad de procesamiento disponible, de la evolución de las tarjetas gráficas". "Hay muchas cosas que nos pueden ayudar a proponer una nueva experiencia y hacer evolucionar la industria".

Esta reclamación no es nueva, una reflexión similar la ha hecho el patrón de Crytek. Sin embargo, estos deseos chocan con los planes de los fabricantes de consolas de agotar el máximo el ciclo de vida de sus actuales ofertas.

Ubisoft, creadora entre otros de Assassin's Creed, ha superado un período de turbulencias en las ventas y la composición accionarial de la empresa depués de que su gran competidor, EA, comprara el 20% de sus acciones y las revendiera el año pasado.

En Meristation, Francisco Alberto Serrano, augura que la vida de las actuales consolas va para largo, no sólo porque valoran un mercado estable en tiempos de crisis sino porque los productores de juegos no quieren saber nada de un nuevo hardware en un futuro inmediato. Sin citar Ubisoft, sostiene que "cuando los representantes de compañías como Activision o EA dejan claro que no desean que ese escenario se produzca y viendo el volumen de negocio que generan con sus FIFA y sus Call of Duty, uno puede imaginarse que las propietarias de consolas escuchan; las cosas han cambiado desde que las first party iban a su aire e imponían sus condiciones a las compañías que solicitaban licencias para trabajar en sus máquinas. Una nueva generación implica una inversión en tiempo y recursos muy significativa para los estudios, implica menores audiencias y supone un volver a empezar cuando todavía se está rentabilizando el trabajo inicial realizado con las máquinas actuales".

Una de las escenas de <i>Assassin's Creed.</i>
Una de las escenas de <i>Assassin's Creed.</i>

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción