Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Don Tapscott: "Wikileaks tiene que servir para reflexionar sobre la integridad de las instituciones"

El autor defiende la liberación de datos tanto de Gobiernos como de instituciones financieras y empresas

Don Tapscott (Toronto, 1947) es el creador de Wikinomics, un libro de culto en la economía digital, y un luchador contra la brecha digital, la frontera que hay entre los que tienen acceso a la Red y los que no. Recorre el mundo impartiendo conferencias. Ha venido a Madrid de la mano de la Fundación Telefónica para compartir sus ideas sobre transparencia, liberación de datos y creación de riqueza a partir del conocimiento.

Pregunta: ¿Cómo ayuda la tecnología a dar recursos a quién no los tiene?

Respuesta: Todavía hay una gran brecha digital, se va cerrando, pero existe. Gracias a los móviles hay lugares donde no hay agua potable ni electricidad pero sí cobertura de móvil. Gracias a eso se puede informar y tomar mejores decisiones. Si se tiene acceso se abre un mundo de posibilidades. El 80% de las nuevas empresas depende de Internet y tiene menos de cinco años. El mundo de los emprendedores se ha acelerado, son el verdadero futuro. La web proporciona una verdadera meritocracia. Se crea lo que denominé 'ideagora', un lugar para participar de la sociedad y de la economía.

P. En España tenemos un problema con los mayores de 45 años que se quedan sin trabajo pero no tienen una formación digital, ¿qué sugiere para solucionarlo?

R. El primer problema es la falta de jóvenes. Hay que aumentar la tasa de natalidad. Además la educación es mucho más barata ahora. Las universidades en Estados Unidos están perdiendo su poder. El 80% de los másteres de negocios son online y se imparten en Asia. ¿Por qué iría alguien a una clase con 300 personas si lo puede hacer en casa y, además, el profesor le contesta por correo?

P. En sus libros suele hablar de compartir ideas, sin embargo, no es algo que suceda en el día a día. ¿Cómo se puede impulsar que esto suceda?

R. Compartir una idea no es comunismo. Al contrario, es capitalismo, del bueno, del mejor. Es la mina de oro. Tengo un vecino que hizo un reto a partir del mapa de unos terrenos que compró. Quería buscar oro en ellos pero no sabía dónde hacerlo. Ofreció medio millón de dólares a quién le ayudara. Lo pagó, muy a gusto además. Supo de nuevas técnicas de extracción de oro y su empresa paso de tener un valor 19 millones de dólares a 10.000 millones de dólares. Ahora tengo un vecino muy rico. No es cuestión de compartir todo pero sí de dejar de pensar como un solo ente y pensar como un colectivo. Nike ha mejorado mucho desde que creó GreenXchange, una plataforma que promueve iniciativas sostenibles y colectivas.

P. En España, todavía tímidamente, comienzan a verse iniciativas de datos abiertos (Open Data) en Gobiernos regionales, como el del País Vasco, ¿qué beneficios aportan?

R. Es mejor que bueno. Cambia la naturaleza de los Gobiernos y su sentido. En Madrid, por ejemplo, el Ayuntamiento y la policía saben perfectamente cuáles son los puntos críticos donde hay accidentes de tráfico. Podrían liberarlos, decirlo, y que alguien lo metiese en un mapa de Google. En dos días comenzarían a salvarse vidas. El coste es cero, pero el ahorro es grande. Así hay montones de ejemplos: negocios, sanidad, seguridad... Los datos en bruto, tal cual, convierten a la administración en una plataforma, en un aliado. Liberar datos es lo justo. Si lo pagamos entre todos, ¿por qué no nos devuelven lo que nos pertenece? Una vez que cumplen su función, que también digan qué conclusiones sacan. Que nadie lo confunda con la privatización. Es lo contrario. Es el nuevo valor público, de todos.

P. La gestión sería más transparente, ¿cree que la gente confiaría más en sus dirigentes gracias a ello?

R. Exacto. Por un lado verán los rédito. La luz es el mejor desinfectante. Si están desnudo, si el gobierno no hace nada, se sabrá. Por otro lado, si eres transparente, eres digno de confianza.

P. ¿Qué piensa de la publicación de cables de Wikileaks?

R.Ahora mismo Wikileaks está dando información de países. Lo siguiente son los bancos y las grandes corporaciones. Entonces sí que vamos a hablar, mucho más, de transparencia. Va a cambiar por completo la relación entre las empresas y sus clientes. Van a ser más responsables con la sociedad. Gobiernos y empresas tienen derecho al secreto, por supuesto, no se trata de contar todo pero sí de hacerlo mejor, de ser responsables con la sociedad. Los que ponen en el punto de mira a algunos cables concreto o Assange se confunden. Tiene que servir para reflexionar y que cada institución reflexione sobre su integridad. Como dije, el la luz aclara todo. Habrá regulación ciudadana. La sociedad controlará la calidad de los servicios. Imagina una sociedad formada y con acceso a la información. Eso sí será un mundo mejor.

P. ¿Cree que el iPad es tan revolucionario?

R. No, es solo un aparato más. Novedoso, claro, pero no es algo que cambie la comunicación. El móvil sí es revolucionario. La tercera pantalla está cambiando el mundo. La primera fue la televisión. La segunda es el ordenador. La tercera está dando acceso a un nuevo entorno a gente que no tendría oportunidades de desarrollo.