Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Guy Kawasaki: "El dinero no lo es todo en Internet"

El empresario americano y ex directivo de Apple fue el ponente estrella de FICOD

Pocos directivos se van de Apple. Guy Kawasaki lo hizo en dos ocasiones. Norteamericano de origen japonés se marchó después cambiar la imagen de la compañía de la manzana y gestionar el márketing de la misma en los peores momentos. Decidió crear su propia sociedad de inversiones tecnológicas, Garage, que publica dos medios de éxito en la web: AllTop, que trata diferentes temas, y Truemors, dedicado a verificar o desechar rumores. Los libros de Kawasaki se han convertido en manuales de consulta tanto en las escuelas de negocios como en las de diseño. Especialmente el que deja descargar gratis: El estilo Macintosh.

Al margen de sus inversiones, cada vez es más reconocido por su forma de crear sensaciones positivas ya sea en su página personal o en su multitudinario Twitter. Después de escucharle cómo se debe crear confianza a través de los gestos, darle la mano se convierte en una responsabilidad.

Pregunta: ¿Cómo detecta a los que son influyentes en la Red?

Respuesta: Mi teoría, que es muy diferente a la de la mayoría de la gente, dice que no solo hay que fijarse en la cantidad que los sigue en Twitter. Es un buen indicativo, claro, salvo para aquellos a los que recomendó Twitter porque tienen una cifra inflada, poco realista. Creo que lo justo habría sido comenzar de cero. Creo que es imposible saber quién es verdaderamente influyente antes de probarlo. Por eso creo que hay que dar confianza a mucha gente y ver si florece o no su trabajo. No se debe confiar en una sola persona para difundir un mensaje, sino en varias y ver cómo llegan a más y más gente. Tanto en el mundo de la Red como en el de la empresa. Hay que plantar muchas semillas. Cuando florezcan se verá si resultan o no.

P. Dentro de su teoría para ser una persona digna de confianza el estado de ánimo es importante. Usted enseña a sonreír. Explica cómo, para ser, creíble también se deben incluir los ojos en la expresión de sonrisa. Su expresión es similar a lo que predica. ¿Usted nunca está triste?

R. Me cuesta mucho responder a esto... Un consejero delegado no debe estar triste nunca, nunca, nunca. En cuanto a mí, si lo declarase en Internet, ¿qué esperaría? ¿Lástima? ¿Quiero que la gente sepa que estoy triste porque mi libro no se vende? No, en ese caso mandaría un mensaje negativo y se vendería todavía menos. Por otro lado, es mucho más difícil mantener una mentira que decir la verdad. Verdad solo hay una. Si mientes debes recordar cada mentira que sueltas y a quién se la dijiste. En general, aconsejo ser positivo o mantener el silencio.

P. ¿Se dio cuenta de que durante su presentación el ministro Sebastián le cambió el nombre? Le llamó Kurosawa, en lugar de Kawasaki. La audiencia, durante su exposición, ha creado un usuario ficticio con el nuevo nombre. ¿Es la primera vez que le sucede?

R. El ministro ha venido a disculparse. Es solo una anécdota, pero mucha gente me confunde con otro autor que se apellida parecido a mí, Robert Kiyosaki. Me dicen que el libro Rich Dad, Poor Dad cambió su vida. Otras veces me hacen bromas con las motos.

P. ¿Por qué regala su libro a través de Twitter?

R. Porque es un incentivo para seguirme. También lo puse en la página de Facebook. Al que declara que le gusta mi trabajo, le permito tenerlo gratis. No todo es dinero en la vida. Lo que quiero es incrementar la relevancia. Así lo promociono.

P. ¿Cómo recompensa a sus seguidores?

R. Con buena información. Tengo a 10 personas de mi organización, no todas pagadas directamente, trabajando en la actualización de mi perfil. Buscan información de calidad y la enlazan. El dinero no lo es todo en Internet. El reconocimiento y la promoción pueden ser una buena forma de pago.

P. Mientras usted da una conferencia se puede ver cómo se actualiza su Twitter. En España ha habido polémica con respecto a la gestión que los políticos hacen de su perfil, ¿cree que deben hacerlo ellos mismos?

R. Creo que deben ser honestos y transparentes. Si lo hacen ellos, que lo digan. Y si lo hace otra persona, también. La confianza se basa en no esconder las cosas. Nadie cree que Ralph Lauren diseñe cada falda, camisa o pantalón de su marca. Lo mismo pasa con mi perfil. Si alguien me manda un mensaje directo, entonces sí soy yo quien contesta. El éxito de mi Twitter son los enlaces, lo mucho que aportan.

P. A usted le llaman el inversor de oro porque donde pone su dinero se multiplica. ¿En qué no invertiría?

R. En compañías de tabaco o apuestas. Básicamente, en nada que vaya contra los mandamientos.

P. ¿Cómo definiría su página web, AllTop?

R. Es una selección de noticias. Igual que hay revistas de diferentes temas. Nosotros tenemos más de cien temas con las mejores fuentes, seleccionadas y enlazadas. Así conseguimos tener una buena comunidad en cada uno de los nichos creados.

P. ¿Por qué se fue de Apple? Además, lo hizo dos veces.

R. De la primera tengo dos versiones. Una es que no me gustaba lo que se hacía en algunos aspectos mejorar. La otra, porque no me promocionaban y creí que tenía que crecer fuera. La segunda vez me fui porque volvía Steve Jobs y no me sentía cómodo, por lo que decidí montar mi propia empresa. Si me hubiera quedado no estaría ahora aquí. Sería un rico tirado en una playa pero no habría creado empresas que florecen. Es mejor no ser rico e incentivar la creatividad. Vivo bien pero no me acomodo y sigo pensando.