Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán asegura haber limpiado sus instalaciones del virus Stuxnet

El Gobierno achaca a Estados Unidos e Israel el ataque y anuncia la detención de "espías nucleares"

Expertos iraníes han limpiado todos los ordenadores infectados por el potente virus industrial Stuxnet, diseñado para destruir sistemas informáticos de las grandes industrias, ha segurado el viceministro de Industria iraní, Mohsen Hatam. "Todas las unidades han sido desinfectadas y han comenzado a funcionar de nuevo. El virus entró en esos equipos debido a la ausencia de potentes sistemas de cortafuegos". Según Hatam, el virus "fue diseñado y enviado hace cerca de un año con el objetivo de recopilar información de computadoras industriales".

Irán reconoció la semana pasada que los sistemas informáticos de decenas de industrias habían sido atacados por un virus denominado Stuxnet, que según algunos expertos occidentales podría haber sido diseñado para tratar de frenar el controvertido programa nuclear iraní. El régimen iraní negó que el ataque masivo hubiera afectado a la central nuclear de Bushehr, en el sur del país, aunque admitió que los ordenadores personales de algunos trabajadores habían quedado infectados por este virus que se infiltra a través de puertos USB y explota la vulnerbilidad del sistema operativo de Windows. Mahmud Alyaie, alto cargo en el mismo ministerio, cifró en cerca de 30.000 direcciones IP pertenecientes a industrias iraníes que se habían visto afectados de alguna manera. Virus troyano que se inserta bajo la apariencia de una aplicación segura, el Stuxnet ataca programas de supervisión, control y adquisición de datos usados para el manejo automático de plantas eléctricas, purificadoras de agua e industrias farmacéuticas.

Empresas europeas de seguridad en internet como la firmas Kaspersky Labs o Symantec han señalado que la complejidad del virus da a entender que no ha sido desarrollado por un pirata o una firma, si no con la posible ayuda de un estado y que podría tratarse de la primera gran arma cibernética. Ayer, el ministro iraní de Inteligencia, Haydar Moslehi, aseguró que su país había detenido a "un grupo de espías nucleares" que trabajaban para atacar las centrales iraníes a través del ciberespacio y volvió a acusar a Estaodos Unidos e Israel de haberlo producido.