Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Que la fuerza acompañe a los videojuegos

La empresa californiana Neurosky pretende revolucionar el mercado con Mindset, un casco que permite jugar con la mente

En el mundo de la tecnología empleada en los videojuegos, la realidad se parece cada día más a la ficción. Primero fue la Wii de Nintendo, la que con un mando no más grande que el de la televisión, consiguió trasladar los movimientos del jugador a la pantalla. Y el mes pasado, en el encuentro tecnológico del E3 en California, Microsoft dejó a varios asistentes boquiabiertos con Kinect, un dispositivo que sin cables reconoce la voz y las acciones del usuario.

En Gamelab, la feria del Videojuego y el Ocio Interactivo que se celebra desde ayer y hasta mañana en el palacio de Congresos de Gijón, el protagonista es Neurosky, una empresa californiana que bien podría transformar al usuario en un guerrero Jedi. Su software único y casi telepático pretende revolucionar el mercado. "Se basa en sensores que captan y convierten los impulsos eléctricos cerebrales del jugador en acción en la pantalla del ordenador", cuenta David Westendorf, vicepresidente de Neurosky. "Mide los impulsos eléctricos cerebrales, pero también, cómo se mueven tus ojos o cómo reaccionan tus músculos".

Pero a diferencia de Luke Skywalker u otros personajes de La Guerra de las Galaxias, se necesita un casco denominado Mindset para captar los impulsos y traducirlos en acciones. Del dispositivo surge una especie de sensor (parecido a un simple micro) situado en la frente del usuario que mide la concentración y el estado de relajación o ansiedad del usuario. "Por ejemplo, imagina una partida de baloncesto. Los títulos existentes miden cómo de alineado está el jugador con respecto a la canasta, con nuestra tecnología puedes añadir un componente más: el de la concentración. Cuanto más se concentre el jugador, más posibilidades tendrá de encestar".

La tecnología de Neurosky es el colofón de una industria que persigue adaptarse al cuerpo humano. Ubisoft Barcelona presentó ayer Motionsports, un título con seis deportes (Rugby, esquí, fútbol, hípica, boxeo y aladelta) para Kinect. David Darnés, productor de Ubisoft Barcelona, explicó el funcionamiento de una herramienta que los directivos de Microsoft han descrito como "tecnología invisible, te reconoce, te escucha y no tiene fronteras": "Es una experiencia en tres dimensiones. Analiza el movimiento de los brazos, las piernas, el torso. Se basa en una cámara RGB y en otra de infrarrojos, también incorpora un micrófono".

A la pregunta de si Kinect está basado en tecnología israelí -eso se dice en los corrillos geeks-, Arnés responde: "Yo sólo te digo que nosotros investigamos una tecnología parecida y cuando lo hicimos trabajamos con una empresa israelí llamada PrimeSense".