Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Street View sólo almacenaba datos de redes wifi no seguras, según su auditoría

Privacy International considera que Google tenía intención de "interceptar y registrar el contenido de las comunicaciones"

El coche que recorría las calles de medio mundo, entre ellas las españolas, tomando fotos de los edificios para el servicio Google Street View recogía y almacenaba datos de las redes wifi "no seguras" que encontraba por su camino, "descartando automáticamente las redes encriptadas". Esta es la conclusión a la que ha llegado el forense digital Stroz Friedberg en una auditoría, de 23 folios, encargada, pagada y publicada por Google en su blog, tras reconocer el buscador que "por error" recolectó los datos de las redes inalámbricas a raíz de la denuncia presentada por las autoridades alemanas.

Friedberg escribe en sus conclusiones: "Gslite es un programa ejecutable que captura, analiza y escribe los datos en el disco (...). En particular, analiza todos los datos de encabezado de la trama y lo asocia con sus coordenadas GPS para facilitar el almacenamiento y el uso en la cartografía de lugares en la red. Los datos de la estructura corporal pasan a través de la memoria y se escriben en el disco, sin analizar si el marco se envía a través de una red inalámbrica sin cifrar, y se descarta si el marco se envía a través de una red encriptada".

Mientras Privacy International considera que "más allá de toda duda razonable, Google tiene la intención de interceptar y registrar sistemáticamente el contenido de las comunicaciones y, por tanto sitúa a la compañía en riesgo de persecución penal", un portavoz del buscador reafirmaba ayer que "esto fue un error" y que "siguen colaborando con las autoridades " para dar respuesta a sus dudas.

El caso Street View está en manos de las autoridades de protección de datos de varios países europeos , entre ellos España y Alemania.