La Comisión Europea multa a los productores de chips por concertar sus precios

Nueve compañías tendrán que pagar 331 millones de euros

La Comisión Europa (CE) impuso hoy una multa de 331 millones de euros a nueve compañías productoras de chips de memoria por concertación de precios, ha informado el Ejecutivo en un comunicado. Las nueve empresas multadas son Samsung, Hynix, Infineon, NEC, Hitachi, Mitsubishi, Toshiba, Elpida y Nanya. La empresa Micron también estaba implicada en el caso, aunque recibió completa inmunidad por informar de la existencia del cartel a la Comisión en 2002.

En este caso, el Ejecutivo comunitario ha empleado por primera vez un nuevo procedimiento de acuerdo creado en 2008, que permite aplicar una reducción del 10% de la multa, si las compañías implicadas reconocen su culpa. Todas las compañías son de fuera de la Unión Europea excepto la alemana Infineon. Las autoridades de Estados Unidos ya tomaron una decisión en este sentido sobre este caso.

Más información
La Agencia de Protección de Datos abre investigación a Google

Este tipo de procedimientos de acuerdo "permiten a la Comisión acelerar las investigaciones, liberar recursos para que trabajen en otros casos y mejorar el nivel de eficiencia de su división antimonopolio", ha explicado la CE en el comunicado.

"La primera decisión de este tipo es otro hito histórico en la división antimonopolio de la Comisión. Reconociendo su participación en el cártel, las compañías han permitido a la Comisión cerrar esta larga investigación y liberar recursos para investigar otros cárteles sospechosos", ha dicho le comisario de Competencia, Joaquín Almunia.

Las multas han tenido en cuenta las ventas de las empresas en la Unión Europea, la naturaleza de la violación de la ley y su alcance geográico, por lo que la empresa que ha recibido una pena más elevada ha sido Samsung con 145 millones de euros.

El cartel operó entre julio de 1998 y junio de 2002, mediante contactos entre las compañías en los que compartían información secreta, mayoritariaente de manera bilateral, mediante la cual coordinaron precios de los chips DRAM para vender a fabricantes de ordenadores y servidores como Dell o Hewlett-Packard, informa la Comisión Europea.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS