Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE WEBS

Telefónica, "ni juez ni parte" en el debate del P2P

La operadora niega que haya puesto en marcha una campaña publicitaria contra el intercambio de archivos

"Descargar contenidos ilegales fomenta la piratería". Así de rotunda se muestra Telefónica en una publicidad que ha comenzado a publicarse en la Red.

La voz de alarma no ha tardado en levantarse en toda la Web, al ver cómo la operadora estaba dando difusión a mensajes que invitaban a "usar correctamente la tecnología" para "disfrutarla mejor".

Muchos han achacado esta campaña de Telefónica a las negociaciones (o diálogo) que los operadores mantienen con los gestores de derechos de autor para regular las redes P2P.

Pero Telefónica lo ha negado tajantemente a ELPAÍS.com: "no existe ninguna campaña publicitaria. Nosotros no somos ni juez, ni parte en el asunto de las redes P2P", han afirmado tajantemente fuentes oficiales de la operadora, que reconoce que esas afirmaciones aparecen en su informe de responsabilidad corporativa, el cual sí ha sido publicitado con algún intercambio de banners con ciertas webs.

"Nosotros acataremos lo que diga el regulador cuando se tome una decisión al respecto", insisten desde Telefónica, donde parecen realmente preocupados por las críticas vertidas por la comunidad internauta. La operadora asegura que no tiene intención de posicionarse en este asunto ya que actúa como el gestor de una autopista y su posición es totalmente neutral.

La rápidez de acceso a los contenidos ha sido un gancho utilizado frecuentemente en la publicidad de los servicios de ADSL de Telefónica. En algunos países, como Chile o Brasil, vende incluso sus conexiones a Internet como la mejor manera de acceder al intercambio de contenidos ("sin restricciones Peer 2 Peer").

Sin embargo, tanto Telefónica como el resto de compañías continúa invirtiendo para ofrecer decenas de megas por segundo de descarga a sus clientes. El lanzamiento de la fibra traerá a España velocidades de más de 30Mbps de la mano de Telefónica, que no estará obligada a revender a otros operadores como mayorista, algo que los ISP europeos ven como un ataque a la libre competencia.