Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

'Blogger', tenemos un problema

La NASA suspende a un empleado que enviaba 'emails' y actualizaba su blog desde el trabajo

Mezclar la vida privada y las convicciones políticas con las horas de trabajo puede salir muy caro, por lo menos en los organismos públicos de EE.UU. El pasado mes de marzo, un empleado del Centro Espacial Johnson de la NASA fue sancionado con una suspensión de empleo y sueldo de 180 días, por haber utilizado el ordenador y la conexión a Internet de su puesto de trabajo para otros fines muy distintos a los que persigue la agencia espacial norteamericana.

El trabajador, del que no ha sido desvelado su nombre, promovió a través de su blog a un partido político local, para el que incluso llegó a organizar una pequeña campaña de donaciones. Además de escribir numerosos posts, también utilizó el correo electrónico para seguir con la promoción de su candidato favorito.

Aunque la sanción del Blogger de la NASA llegó en el mes de marzo de este año, el ciberproselitismo político de este trabajador se realizó años atrás. La Oficina del Consejero Especial de EE UU, un organismo independiente que procesa casos sobre prácticas prohibidas de personal federal estadounidense, investigó a este empleado y encontró que los posts, los correos electrónicos y la campaña de donativos para un partido político habían sido enviados o escritos desde el Centro Espacial Johnson.

"Hoy la tecnología tan moderna que se utiliza en las oficinas multiplica las oportunidades para que los empleados abusen de su posición -como ha sucedido en este caso tan serio- y en consecuencia sean penalizados, incluso removidos de su trabajo... sólo por unos cuantos clicks del ratón del ordenador", dijo el máximo representante de la Oficina del Consejero Especial de EE UU, Scott Bloch, a la edición digital de la revista Federal Computer Week.

El peligro del Internet en el trabajo

Además de la NASA y del Gobierno de EE.UU., muchas empresas no están contentas con el uso que sus empleados hacen de su ordenador y de la conexión a Internet en su puesto de trabajo. Con los argumentos de la reducción de la productividad, algunas conexiones tienen cortafuegos para restringir el uso de programas de chats -como el popular Messenger- o de descargas P2P.

Como una distracción añadida están las redes sociales como Facebook, Tuenti o MySpace. Según un estudio de la consultora Sophos, el principal problema que presentan estas redes, además de la pérdida de tiempo, es el riesgo de robo de información y de identidad, pues se está en contacto con personas ajenas a la empresa.