Reportaje:

¡Desarrollad, desarrollad, malditos!

Salesforce se une a la tendencia de Amazon, Facebook o Google para convertirse en una plataforma sobre la que las compañías desarrollen sus propias aplicaciones

La web 3.0 ya está aquí, y gira en torno a las nuevas plataformas de desarrollo, es decir, a una nueva generación de herramientas que permiten escribir programas y que ya no tienen que proceder exclusivamente de los proveedores de software.

Hasta ahora para programar se utilizaban distintos lenguajes ya fuese Visual Basic, .Net, SQL, Java o WebSphere. Pero el código abierto ha venido a cambiar el paradigma de la creación de aplicaciones. Y en lugar de hablar de Microsoft, Sun Microsystems o Bea, los programadores trabajan sobre Google para aplicaciones de redes sociales, Facebook y Amazon para programas de usuario final.

"Primero fueron las webs como Yahoo, eBay o Amazon. La segunda era de Internet ha estado marcada por los contenidos generados por los usuarios con webs como YouTube, Flickr o Digg, y la tercera generación está siendo determinada por las distintas plataformas. Está pasando hoy: la gente crea sus propias aplicaciones", aseguraba Marc Benioff, fundador y presidente de Salesforce.com en su congreso anual europeo celebrado en Londres en el que anunció su propia plataforma, Force.com, que quiere convertirla en la referencia para el desarrollo de aplicaciones de empresa.

Más información

Benioff pretende revolucionar de nuevo la informática corporativa como ya lo hizo con su filosofía de software como servicio. Salesforce ha logrado un peso entre gigantes como Oracle, SAP o Microsoft con este concepto, que permite a las empresas utilizar una aplicación de gestión de clientes alojada y gestionada enteramente por Salesforce y por la que se paga una suscripción mensual. Un sistema similar al de los servicios de correo electrónico en Internet como Hotmail, Gmail o Yahoo Mail, pero aplicado a programas corporativos.

En una década Salesforce ha logrado 41.000 clientes en todo el mundo (7.000 en Europa) y unos beneficios de 850 millones de dólares. En principio el modelo de Salesforce caló en las pequeñas empresas, pero hoy tiene clientes de la talla de Dell, Adecco, Citibank o Allianz. De hecho, todos sus competidores han seguido esta estela y ofrecen alguna versión de sus aplicaciones con un consumo bajo demanda y por suscripción.

"Hemos creado la industria del software como servicio, hemos probado que es un modelo que funciona. Ahora, vamos a hacer esta transición con la plataforma, queremos crear la plataforma como servicio", declaró Banioff, en el estreno oficial de Force.com. Con este concepto, Salesforce va a proporcionar las herramientas de desarrollo, los interfaces gráficos, y correrá el código creado por sus clientes sobre sus máquinas. Es decir, pondrá todos los recursos para que las empresas desarrollen sin tener que comprar más máquinas, ni nuevos programas, bastará con conectarse a su plataforma.

"Tenemos suficiente experiencia en alojar y hacer funcionar cientos de aplicaciones para nuestros clientes. Tenemos plataforma probada para la empresas", concluía Benioff.

"Nuestra ventaja es que no tienes que comprar software, ni máquinas para crear aplicaciones"

Entrevista a Lindsey Armstrong, presidente de Salesforce para Europa.

Pregunta: ¿Cree que las empresas han perdido el miedo a no tener el software en sus sistemas y contratarlo como un servicio?

Respuesta: Creo que sí. La gente está mucho más acostumbrada a usar servicios de correo, a utilizar su sistema bancario o Google. El miedo es mucho menor. Las grandes empresas han venido al modelo del software como servicio porque son los que más partido sacan al ahorro. Además, nosotros ofrecemos una arquitectura única que aprovechan todos nuestros clientes por igual con el mismo nivel de rendimiento y de seguridad. Las pequeñas empresas, que nunca podrían permitirse esos recursos por sí mismas, están teniendo el mismo servicio que Citibank o Merril Lynch.

P.:Su nuevo concepto es la plataforma como servicio. ¿Por qué cree que las empresas van a preferir desarrollar sus aplicaciones?

R.Todas las empresas necesitan desarrollar aplicaciones. Nuestra ventaja es que no tienes que comprar software, no tienes que comprar más maquinas. Los programadores quieren desarrollar nuevos cosas. Les encanta. Les gusta escribir código. Lo que odian es cuando el negocio se involucra, y entonces, es cuando tienen que comprar nuevas máquinas. Cuando los programadores necesitan un programa que les va a aportar valor, sólo tienen que ponerlo en nuestra arquitectura y nosotros lo haremos funcionar.

P.: Esto significa entrar en nuevo nivel de competencia con Microsoft

R.Definitivamente. Queremos ser el primer proveedor de plataformas para la empresa.

P.: Cree que la decisión de compartir el código de Windows le pone a Microsoft en este mismo nivel competitivo.

R.Creo que están muchos años por detrás. Linux y el código abierto llevan muchos años por aquí. Nuestra ventaja está en la colaboración, más que en dejar ver el código del sistema operativo. Como proveedor aceptamos que no podemos hacer todo nosotros, que es más rico con la participación de la comunidad. Es más una diferencia cultural, pero claramente Microsoft está siguiendo la tendencia.

P.: ¿Cree que sus clientes van a estar dispuestos a compartir sus aplicaciones de negocio?

R.: No tienes por qué compartir lo que no quieres. Creo que habrá tres formas de construir aplicaciones en nuestra plataforma: una será comercial, para su venta; otras aplicaciones serán gratuitas y de uso libre; y una tercera opción será construir programas de manera privada para el uso interno y exclusivo de la compañía.

P.:¿Están sustituyendo sus clientes las programas de Office por los de Google a raíz del acuerdo que firmaron para ofrecer sus aplicaciones ofimáticas sin ningún coste extra?

R.: Creo que es una idea extraordinaria. ¿Por qué vas a pagar por una funcionalidad que puedes tener totalmente gratis? Para nosotros es una herramienta de productividad que es muy natural, que encaja muy bien con nuestra oferta.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50