Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
REVISTA DE WEBS

Francia utilizará listas negras contra los usuarios del P2P

Para evitar que los usuarios suspendidos cambien de compañía se elaborarán listados de aquellas personas que reincidan

El país vecino también anda a la gresca con sus internautas. Aquí el canon digital, allí listas negras. Nicolás Sarkozy ha anunciado medidas contra el uso de programas P2P, que pueden acarrear incluso la suspensión del servicio al internauta. Para evitar que el usuario suspendido cambie de operador; habrá listas negras.

La noticia ha sido tratada en más de un sitio, los bloggers han utilizado palabras como "acoso", "persecución" o "medida excesiva" para describir una situación que puede crear un precedente de cara a unas elecciones generales en las que los dos grandes partidos españoles defienden una política distinta respecto al canon digital. Aunque la medida francesa pueda parecer lejana, lo cierto es que España el P2P está en el punto de mira de la SGAE desde hace algún tiempo. El método francés se puede resumir en seis pasos que explica Adslnet.es:

1.Auotrité de Régulation Des Mesures Techniques (ARMT), el homólogo a la SGAE, detecta la presunta ilegalidad y envía una notificación al proveedor.

2.Si el usuario persiste en descargar archivos se enviará una nueva notificación al ISP, el propio operador se pondrá en contacto con el cliente para que cese su actividad.

3.Si el usuario insiste en su comportamiento, el ISP dispone de 6 meses de plazo para suspenderle el servicio durante un mes.

4.Si concluido el período de suspensión el usuario reincidiera, el ISP bloquearía su cuenta durante un año.

5.Para evitar la picaresca de que el usuario pueda contratar otro servicio de internet con otro operador el organismo regulador francés mantendrá listas negras de los usuarios sancionados.

6.Si el usuario se considera perjudicado podrá acudir a un Comité de arbitraje que creará la propia Fundación. Aunque el usuario también puede acudir a la justicia ordinaria para defender su causa.