Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Asociación de Internautas considera que las libertades civiles se han impuesto en la UE

Promusicae espera que el Gobierno obligue a Telefónica a ceder los datos de los usuarios que descargan música en Internet

La UE fue tajante, las empresas telefónicas no están obligadas a ceder a la asociación de productores y editores de música de España (Promusicae) los datos de sus usuarios que realizan descargas de música, pero la última palabra la tendrá el gobierno de los distintos países que componen la UE. Cada cual podrá establecer la decisión que considere oportuna en su país. Mientras tanto, la Asociación de Internautas se congratula por la decisión adoptada por Europa y Promusicae espera que el Gobierno satisfaga sus intereses.

La Asociación de Internautas cree que las libertades civiles se han impuesto a los "intermediarios de la cultura" en la sentencia del Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas en el caso Promusicae. En una nota de prensa, la Asociación de Internautas no duda "de la necesidad de establecer el equilibrio entre el derecho individual de autor y el derecho colectivo a la cultura", pero está en contra de los procedimientos elegidos como puede ser el canon o la criminalización de los usuarios de la cultura.

Europa no impone el deber

La respuesta de Promusicae se basa en la esperanza de que el Gobierno llegue a legislar a su favor y espera que la futura sentencia obligue a Telefónica a ceder los datos de los usuarios que se bajan música ilegalmente de Internet.

La sentencia, que hizo pública ayer la UE, afirma que las empresas de telefonía no están obligadas a ceder a la Asociación de Productores y Editores de Música de España (Promusicae), los datos de sus usuarios de Internet que realizan descargas de música.

Además, señala que el derecho comunitario no obliga a los Estados miembros a divulgar datos personales con objeto de garantizar la protección efectiva de los derechos de autor, si bien los países deben adaptar su legislación para que se garantice el justo equilibrio entre los derechos fundamentales protegidos.