Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nokia resucita un otrora incómodo aparato híbrido

Apple tenía el Newton. Sony perdió con Betamax. IBM patinó con el PCJr. Todo gigante de la tecnología tiene uno o dos productos fallidos que preferiría que el mundo olvidase.

Pero Nokia, el mayor fabricante de móviles del mundo, quiere que todos recuerden su fracaso más estrepitoso: el N-Gage, un híbrido entre móvil y consola de videojuegos con forma de taco mexicano que salió al mercado en 2003.

Nokia, con sede en Espoo, Finlandia, resucitaba recientemente el N-Gage como servicio de juegos para múltiples participantes que funcionará con su popular línea de teléfonos inteligentes. El servicio ofrecerá juegos de grandes productoras como Electronic Arts y de pequeños fabricantes como Digital Chocolate, que se centra en el mercado de los juegos para móvil.

Tomi Huttula, director de productos de Nokia, afirma que el viejo N-Gage de 2003 y su sucesor,el N-Gage QD de 2004, eran buenas ideas adelantadas a su tiempo. "Hoy los teléfonos tienen mucha capacidad. El problema de los gráficos ha desaparecido. Y actualmente los teléfonos siempre están conectados y uno los lleva siempre consigo. Se han convertido en el dispositivo perfecto para jugar".

El N-Gage original y su sucesor distaban mucho de ser perfectos. Los teléfonos estaban pensados principalmente para competir con consolas portátiles como la Nintendo DS y la Sony PlayStation Portable. Al parecer, la comodidad se dejó de lado. Los propietarios tenían que retirar la batería para insertar los cartuchos del juego y levantar el pesado aparato hasta la altura de la cabeza y mantenerlo inclinado para efectuar una llamada.

Al final, Nokia vendió más de dos millones de unidades en todo el mundo y creó 50 juegos para el servicio. Pero las ventas fueron inferiores a las esperadas, y los N-Gage dejaron de fabricarse en 2005. Desde entonces, los juegos para móvil se han convertido en un mercado en auge.

Nokia, que domina el 37% del mercado mundial de los móviles, planeó su vuelta al sector de los juegos poco después de cancelar la línea N-Gage. En su esfuerzo por recuperar el servicio, pidió ayuda a Ideo, una empresa de diseño de Silicon Valley, entre cuyos éxitos se encuentran el original ratón de ordenador de Apple, la PDA Palm V y la silla de oficina Leap de Steelcase.

En 2005 y 2006, los miembros del equipo de N-Gage de Nokia pasaron tiempo con diseñadores de Ideo en San Francisco. Los grupos realizaron viajes de investigación a seis ciudades de todo el mundo, incluidas Barcelona, Tokio y Shanghai, para estudiar cómo jugaban los usuarios y qué pedían a los juegos de sus teléfonos. Los directivos de Ideo y Nokia concluyeron que los usuarios principalmente quieren competir con sus amigos y, como mínimo, conocer el nivel de habilidad de sus rivales.

Por ello, el nuevo N-Gage permite a los usuarios ver qué juegos almacenan sus amigos en el teléfono y si están conectados a la Red. Con el nuevo servicio N-Gage, los clientes podrán probar los juegos antes de comprarlos.

No sólo se compite por una fracción del mercado total de los juegos, que el año pasado supuso una pequeña parte de los 40.000 millones de euros que ingresó Nokia. "Todo el mundo intenta ofrecer a los usuarios una experiencia total, porque si la gente se acostumbra a usar estos servicios en sus teléfonos, afluirá más dinero al ecosistema", señala Tuong Huy Nguyen, analista de Gartner. Opina que Nokia probablemente tenga otro motivo: la redención. "Es algo que en Nokia deben de llevar en el subconsciente", afirma.