Bruselas amonesta a Apple por restringir las opciones del consumidor

La tienda 'online' de Apple impide a los ciudadanos de la UE realizar compras en su portal de otros países comunitarios

La Comisión Europea ha notificado a Apple y a las principales discográficas con las que trabaja su tienda 'online' las reservas que le suscitan las restricciones territoriales que el gigante informático aplica a las descargas de iTunes. Bruselas considera que al restringir la posibilidad de compra al portal del propio país Apple impide a los consumidores elegir dónde adquieren su música, lo que supone una violación de las reglas europeas sobre competencia.

Más información

Este caso tiene su origen en la denuncia de una organización de consumidores del Reino Unido presentada hace más de dos años, que las autoridades británicas remitieron a Bruselas al considerar que el problema es de alcance comunitario, indicó el portavoz. La investigación de la Comisión Europea afecta, además de a Apple, a las discográficas Universal, Warner, Emi y Sony BMG.

La notificación del pliego de objeciones -un paso formal en las investigaciones sobre prácticas anticompetitivas que no implica la culpabilidad de las empresas citadas- se produce un día después de que Apple anunciara que venderá la música de la discográfica EMI a través de iTUnes sin protecciones contra la piratería. Estas canciones tendrán más calidad de sonido, pero serán más caras que la música que se adquiera con tecnología anticopia.

El problema aludido por la UE se origina en las diferencias de precio que existe en las diferentes tiendas de iTunes. En Reino Unido, las canciones sin DRM (tecnologías para la gestión de derechos digitales) costarán 99 peniques mientras que en los países europeos que utilizan el euro cada tema costará 1,29 euros, es decir, sólo 87 peniques. Bruselas subraya que Apple sólo permite pagar con una tarjeta de crédito emitida por un banco del país correspondiente, por lo que un ciudadano británico no podría acudir a la tienda de iTunes para Francia o España y elegir así el precio más favorable.

El portavoz de Competencia del Ejecutivo de la UE, Jonathan Todd, ha explicado hoy que la diferencia de precios no es en si misma problemática, pero si la imposibilidad de que los consumidores decidan libremente las canciones que quieren comprar ?el catálogo no es igual en las diferentes tiendas europeas- y a qué precio. En opinión de Bruselas, es una restricción injustificada que imponen a Apple las discográficas, y constituye el "principal objetivo" de esta investigación, aseguró.

División territorial en la negociación de derechos

Un portavoz de Apple ha explicado ya que la intención de la compañía ha sido siempre la de crear una sola tienda iTunes para toda Europa, pero que las discográficas imponen límites territoriales cuando venden las licencias de distribución. "No creemos que Apple haya violado las leyes europeas, continuaremos trabajando con la UE para resolver este asunto", ha declarado.

Las compañías tienen dos meses desde la recepción de la notificación para defenderse por escrito, y también podrán solicitar exponer sus argumentos en una vista oral, habitualmente un mes después del envío de la respuesta escrita. La decisión final de la Comisión puede ir acompañada de multas de hasta el diez por ciento de la facturación anual de la empresa sancionada.

La investigación de Bruselas sobre las restricciones territoriales dentro de la UE se produce en un momento en el que grupos de consumidores de Alemania, Francia, Holanda y los países nórdicos intentan presionar a Apple para que cambie las normas que rigen el funcionamiento de iTunes. Estos grupos exigen a la compañía de Steve Jobs que retire las limitaciones tecnológicas que impiden la reproducción de las canciones que se compran en iTunes en reproductores distintos al iPod. En febrero, Noruega, que no es miembro de la UE, declaró ilegales esas limitaciones, y dio a Apple hasta el 1 de octubre para que garantizase la compatibilidad de las canciones que vende.

Apple ha dicho en varias ocasiones que su deseo es liberar los archivos para que puedan reproducirse en cualquier aparato, pero que son las grandes discográficas las que impiden ese movimiento. Steve Jobs, presidente del gigante informático, hizo un llamamiento a los sellos musicales en febrero para que permitieran abrir su sistema, y ayer estuvo presente en la rueda de prensa en la que EMI anunció que permitiría la distribución de su música sin DRM, lo que también supone permitir que se reproduzca en dispositivos que no sean iPods.

Lo más visto en...

Top 50