Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La policía evita que un joven se suicide tras fallar en un juego on-line

Los agentes siguieron su rastro desde Francia hasta León

La Policía Nacional ha evitado que un joven de 19 años residente en León se suicide tras no conseguir el objetivo deseado en un juego de Internet en el que llevaba participando durante 14 horas.

A través de un comunicado, la Policía explicó que el joven había manifestado a través de un "chat" su intención de suicidarse, algo que se produjo tras realizar en una de las fases del juego una "petición" a uno de los "Maestros del Juego" que no había sido concedida.

La actuación policial se inició cuando agentes de la Brigada de Investigación Tecnológica recibieron a las 11,30 horas del pasado 16 de enero una llamada procedente de una empresa, con sede en Francia, dedicada a dar servicio y atención al cliente de un conocido juego "on line multijugador".

El rastro, desde Francia hasta España

Esta empresa informó de que tan sólo media hora antes uno de los jugadores había manifestado a través del "chat" que se iba a suicidar. El joven había estado jugando durante 14 horas seguidas y de él sólo aportaron el nombre con el que se identificaba en el juego.

Con estos datos, los informáticos de la Policía lograron averiguar que la línea telefónica usada por el joven pertenecía a un proveedor de Internet de España. Ante la posibilidad de que cumpliera su amenaza, se solicitó de manera urgente la colaboración de la empresa de telefonía, que comunicó que la línea pertenecía a un abonado de León.

Todos los datos se pusieron inmediatamente en conocimiento de la Comisaría Provincial de León que desplazó hasta el domicilio a varios agentes para comprobar si alguien se encontraba en peligro. Tras contactar con el titular del inmueble, éste les dijo que, efectivamente, su hijo de 19 años era quien había estado jugando a través de Internet y había amenazado con suicidarse y que por fortuna se encontraba bien.

Tan solo tres horas después de la primera llamada recibida desde Francia, los investigadores lograron identificar el lugar donde se podía encontrar el joven en peligro y evitar que cumpliera sus amenazas.