Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

YouTube acelera el desarrollo de un filtro para detectar contenidos piratas

A la industria audiovisual se le acaba la paciencia y presiona para que este sitio 'web' implante ya un sistema que evite que los usuarios cuelguen contenidos protegidos

Cuando Google adquirió YouTube, el pasado mes de octubre, decenas de analistas salieron a la palestra para recordar los riesgos de la operación: mucho dinero (1.600 millones de dólares, unos 1.200 millones de euros) a cambio de un sitio web sin ingresos claros, y con la industria audiovisual amenazando con oleadas de demandas.

Al fin y al cabo, aunque la mayor parte de los contenidos en YouTube son videos caseros subidos por los propios usuarios, los más visitados son aquellos que reproducen programas de televisión, series, e incluso películas.

La solución a los dos problemas, ingresos y copyright, parecía clara para Google: llegar a acuerdos con la industria audiovisual y convertir el portal en un sitio de distribución a su servicio, antes de que discográficas, Hollywood y las cadenas, buscasen el negocio en otro lugar.

El filtro, imprescindible para el nuevo negocio

El dinero saldría, en ese esquema, del bolsillo de aquellas empresas que deseen distribuir masivamente sus contenidos de manera gratuita, o de los consumidores que estén dispuestos a pagar por ver material audiovisual o los anuncios que lo acompañan.

Así las cosas, implantar un sistema de filtrado automático que impidiese a los usuarios colgar de la web contenidos protegidos por derechos de autor se convirtió en algo imprescindible. Para ello desde Google se trabajaba intensamente en un software que, se suponía, iba a estar listo antes de que acabase el año.

No ha sido así, y el gigante de Internet no da más explicaciones sobre la fecha de lanzamiento de ese filtro, como señalaba recientemente el diario Financial Times. Cuanto más se retrase, señala allí un analista, más le costará a Google firmar acuerdos con la industria del ocio, y más cerca estará de tener que hacer frente a decenas de demandas multimillonarias.