Las acciones de Microsoft caen un 11%

La firma de Bill Gates anuncia un incremento del gasto

Las acciones de Microsoft se han desplomado un 11%, su mayor caída en cinco años, después de que el gigante del software anunciase que las inversiones previstas para adelantar a sus rivales podrían afectar a sus ganancias. El anuncio golpeó a Wall Street, que apostaba por un crecimiento más alto en los próximos años.

"Esto desanimará, efectivamente, a los inversores en un momento en que comenzaban a sentirse seducidos por la perspectiva de una aceleración de las ganancias", dijo Rick Sherlund, analista de Goldman Sachs, en un comunicado.

Microsoft pronosticó el jueves ganancias por acción entre 1,36 y 1,41 dólares para el año fiscal 2007, que comienza el 1 de julio. Los analistas pronosticaban 1,53 dólar por acción.

Los representantes de Microsoft no dieron muchos detalles sobre futuros movimientos aunque señalaron que incrementarán su gasto en operaciones de servicios de software, una acción que podría afectar las ganancias del año fiscal.

Tras este anuncio, los títulos de Microsoft han caído de 3,12 dólares hasta los 24,14 dólares, su mayor descenso en un solo día desde diciembre de 2000. Una noticia que se une al anunciado retraso de la entrega de su esperado sistema operativo Vista y de su paquete de software empresarial Office 2007 hasta enero.

Concluye el juicio entre Microsoft y la UE

En Europa, el Tribunal de Primera Instancia de Luxemburgo concluyó hoy la vista sobre el recurso de Microsoft contra la decisión de la Comisión Europea de imponerle una multa de 497,2 millones de euros por abuso de posición dominante y ahora comenzará a deliberar sobre la sentencia, durante un plazo no delimitado.

La vista se ha alargado durante cinco jornadas completas, en las que las dos partes han tenido ocasión de exponer al Tribunal sus argumentos sobre la actuación de la empresa y sobre las exigencias impuestas por el Ejecutivo de la UE y también han debido responder a las preguntas formuladas por los jueces.

Microsoft acudió a la vista con más de cien abogados y asesores, frente a una decena de letrados por parte de la Comisión, asistidos por varios funcionarios de la Dirección General de Competencia.

Los trece jueces, presididos por Bo Vesterdorf y con John Cooke como ponente del caso, comenzarán a partir de ahora sus deliberaciones, para dictar sentencia en un plazo no delimitado, pero que suele rondar seis meses.

Según las fuentes, este periodo puede alargarse en este caso, dada su complejidad, y existe, además, la posibilidad de que la sentencia sea recurrida ante la máxima instancia del sistema judicial de la UE, el Tribunal de Justicia, que tarda unos dos años en resolver las causas.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS