PASO A PASO | Guía de dispositivos de impresión

Una impresora para cada necesidad

Entre el chorro de tinta y el láser, hay casi un periférico para cada usuario

Pese a todos los vertiginosos avances que ha hecho la informática en los últimos años, y por mucho que haya mejorado la forma de comunicarse con los demás o la manera de leer datos que se muestren en una pantalla, sigue siendo imprescindible tener en el escritorio una buena impresora, sobre todo si el ordenador se va a usar para trabajar. Estas son algunas de las claves fundamentales a la hora de decidirse por una impresora determinada.

Discos duros portátiles
Guías turísticas en Podcast
Fotografías desde el espacio, el mundo en sus manos
El cine en casa: pantallas planas
Pistas para no perderse en el océano de los reproductores de MP3
En defensa de los derechos del cibernauta
Blogs, un altavoz para cada internauta
De la radio al ordenador

1.-La mayor decisión, y casi la única que tiene que tomar, es la de la tecnología de impresión: tinta o láser. Atrás quedan los tiempos de las impresoras matriciales (o de matriz de punto), que sólo siguen dando buen resultado en los comercios -para los tiques de compra-. Las impresoras láser son más caras que las de chorro de tinta, pero con el precio de sus cartuchos ocurre exactamente lo contrario, así que para decidirse por una u otra, el principal parámetro debe ser el volumen de uso.

2.-¿Cuánto es eso? Sólo tiene que echar cuentas. Si imprime menos de 3.000 páginas al mes (o unas 100 al día, para entendernos), el menor consumo de su impresora láser no compensará, y será mejor que compre una impresora de chorro de tinta. Lo mismo ocurre si quiere imágenes repletas de tonos en uso doméstico. Y si su trabajo le obliga a imprimir un volumen superior de páginas, el láser es su opción.

4.-Otras cosas a tener en cuenta: la resolución. Es probablemente el parámetro más importante. El lustre de los documentos escritos o la calidad de las fotos que imprima con su dispositivo dependen directamente de este valor, que se mide en puntos por pulgada (ppp en español, o dpi en sus siglas en inglés). Si sólo quiere imprimir textos, 600x600 ppp son suficientes, pero si sus trabajos van a incluir alguna imagen, elija modelos con más resolución (hasta 1200 x 4800 ppp).

5.-El precio de los cartuchos. Quienes compran su primera impresora se escandalizan fácilmente por el hecho de que el precio de dos recambios de tinta cuesten más que el propio aparato. Pero es así. Y por eso es bueno que a la hora de comprar la impresora tengamos en cuenta dos valores: primero, el número de páginas que se pueden imprimir con cada cartucho (se puede leer en las especificaciones de la impresora), y en segundo lugar, el precio en el mercado de esos cartuchos. Una simple cuenta nos dirá qué marca va a resultarnos más barata (dependiendo, una vez más, del uso que vayamos a hacer).

6.-Mejor colores separados. Las impresoras utilizan un sistema de varios colores (Cian, Magenta, Amarillo y Negro en primer lugar o Rojo, Verde y Azul en segundo lugar) para crear todos los colores de la gama. El problema es que casi nunca van a utilizar por igual todos los colores que almacenados dentro de un cartucho de tinta de color. Así que si un cartucho contiene tres colores y sólo gasta uno de ellos, habrá pagado por los otros dos, aunque no los haya usado al máximo. Por eso, si es posible, elija modelos que tengan un cartucho para cada uno de los colores. Así aprovechará hasta la última gota, literalmente.

7.-La velocidad de impresión. Si va a usar la impresora una vez a la semana, quizá no le importe demasiado este parámetro, pero al fin y al cabo, ¿quién no prefiere tener lo mejor al mismo precio? Cuando compre una impresora consulte la velocidad a la que es capaz de imprimir en cada uno de los modos de calidad (óptima, normal y borrador), medida en páginas por minuto (ppm).

8.-Impresoras inalámbricas. Los dispositivos de impresión con tecnología Bluetooth son una opción cada vez más frecuente, ya que permiten compartir fácilmente una impresora entre varios ordenadores, y facilitan además la instalación de la impresora: ya no es necesario que esté junto al ordenador; cualquier rincón de la casa con un enchufe de la red eléctrica puede acogerla.

9.-Sólo para fotografías. También avanzan en el mercado, aunque siguen siendo residuales, las impresoras de fotos. Son un tipo específico de aparato de chorro de tinta: su resolución es mucho mayor que las normales, siempre usan cartuchos separados por colores, y disponen de más funciones: posibilidad de conectar directamente la cámara de fotos (en casos en que la cámara y la impresora son del mismo fabricante) y de imprimir pulsando un solo botón, pantalla de previsualización de la instantánea, impresión sin márgenes, ranuras multiformato para tarjetas flash (las que almacenan las fotos en las tripas de una cámara). Una buena idea si no le gusta cómo le revelan las fotos en la tienda de la esquina… excepto por su precio. Aparato y consumibles siguen siendo bastante costosos.

10.-Los "multifunción". Son un híbrido que aprovechan el espacio que, a la fuerza, ocupa una impresora, para integrar en ella otros aparatos, como el escáner, un fax, e incluso el teléfono. Su principal ventaja, además del evidente ahorro de espacio, es que salen más baratos que si compramos cada uno de los periféricos por separado. Son más caros, eso sí, que una impresora normal.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50