Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Acusan de nuevo a Yahoo! de dar datos sobre un disidente a las autoridades de Pekín

La compañía niega que su filial de Hong Kong colabore con China e insiste en que su obligación es cumplir la normativa local

Activistas y grupos defensores de derechos han denunciado que el portal estadounidense Yahoo! proporcionó datos a las autoridades chinas que llevaron a la detención de otro disidente, Li Zhi, acusado de socavar el poder del estado y que fue condenado en 2003 a pasar ocho años en la cárcel.

El Comité para Proteger a los Periodistas y Reporteros sin Fronteras han exigido a Yahoo! que ofrezca información sobre todos los periodistas que trabajan en Internet y los escritores cuyas identidades ha revelado al régimen de Pekín. "La compañía dice que sólo responde a las solicitudes de datos que provienen de autoridades sin conocer para que se usan", afirma RSF, que opina que "este razonamiento no se mantiene, pues Yahoo! tenía la certeza de que estaba ayudando a detener a disidentes políticos y periodistas, no delincuentes comunes.

Según la información de estas organizaciones fue la filial en Hong Kong del portal la que facilitó datos sobre Li Zhi a las autoridades chinas, pero Mary Osako, portavoz de la compañía, afirma que ésta desconoce el caso, por lo que no podía comentar la noticia. En todo caso, Osako asegura que Yahoo! Hong Kong no tiene acceso a la cuenta china de Li Zhi y que nunca da información al Gobierno chino.

Entre los beneficios y los principios

Este caso es el último en una serie de ejemplos de la tensión existente entre los beneficios y los principios éticos de las compañías de medios telecomunicaciones que trabajan en China, que se ha convertido ya en el segundo mercado mundial de Internet.

Yahoo! ya fue acusado el pasado mes de septiembre de ayudar al Gobierno chino a identificar al disidente Shi Tao, que fue condenado en abril a 10 años de prisión por filtrar secretos de Estado al extranjero. El portal dijo entonces que está obligado a cumplir las leyes locales, pero se negó a confirmar o desmentir si había proporcionado información sobre el disidente a las autoridades.

También Google ha recibido críticas el mes pasado después de anunciar que bloquearía términos políticamente sensibles para el régimen de Pekín, aceptando las condiciones puestas por este para poder establecerse en el país.