Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Rob Glaser | Fundador y presidente de Real Networks

"El futuro de Internet pasa por la conexión sin cables"

Real Networks se encuentra actualmente centrada en el lanzamiento de su plataforma de música Rhapsody

Rob Glaser, presidente y fundador de Real Networks, ha jugado un papel esencial en la evolución y desarrollo de Internet. Desde que fundó su compañía a finales de 1994, ha sido pionero en la introducción del audio y el video en la Red. Sus ideas están claras y su apuesta probada.

Es tiempo de pensar en lo próximo, en los nuevos retos. Según Glaser, Internet se encuentra aún en los albores de su evolución y su mayor impacto en la sociedad está aún por llegar. La revolución del wireless o de la tecnología Wifi, que permite el acceso a la Red sin necesidad de cables, creará un antes y un después en la era digital. Llegará un momento en que será normal el acceso e intercambio de información desde cualquier lugar, e incluso se olvidará el hecho de que hubo una vez que para conectarse había que recurrir a un ordenador situado en un lugar estático, sin posibilidad de movimiento. El acceso a Internet será entonces algo tan obvio y natural, como la electricidad lo es en la actualidad.

Y es que la movilidad es hoy en día el siguiente paso en el desarrollo de Internet y los teléfonos móviles, el campo de pruebas de las utilidades que hasta ahora estaban condenadas a su soporte estático. El presidente de Real Networks señala que ya han mantenido contactos con empresas del sector como Nokia en relación al desarrollo de los llamados móviles de tercera generación, que permitirán ver la televisión, escuchar la radio, leer los periódicos, o consultar el correo electrónico o la cuenta del banco. "Las posibilidades de esta nueva generación de móviles son enormes y las ventajas grandes, sin embargo, aún pasará algún tiempo hasta que la tecnología permita abaratar los precios para que pueda estar accesible a todos los consumidores", apunta Glaser.

El ancho de banda, uno de los principales problemas

Pero la movilidad no es el único gran reto de la Red de redes. Extender el uso de la banda ancha y lograr contenidos de calidad también lo son. El presidente de Real Networks es consciente de que todavía queda mucho por hacer. Su compañía se halla actualmente centrada en los servicios de música online a través de su plataforma Rhapsody. "Hemos conseguido que las canciones que descargan nuestros usuarios o que escuchan en streaming -directamente desde el servidor- tengan la misma calidad que en un CD". Sin embargo, en cuanto al vídeo, las perspectivas no son tan halagüeñas. "El vídeo requiere más ancho de banda que el audio. Hay que conseguir que la banda ancha llegue a todos los hogares, de la misma forma que llega actualmente una señal de televisión o de radio".

En cuanto a la música, Glaser se muestra muy optimista sobre la evolución de su negocio en la actualidad. "En el mes de septiembre, sólo en EEUU, nuestros usuarios de Rhapsody pudieron escuchar más de 21 millones de canciones, lo cual prácticamente duplica la cifra obtenida dos meses antes". Para el fundador de Real Networks "estamos asistiendo a un lento pero certero cambio de los servicios ilegales de distribución de música, a los servicios legales. Los internautas se están dando cuenta de que, aparte de ofrecer calidad en las canciones, proporcionamos servicios de valor añadido como una plataforma bien organizada por temas, artistas y estilos de música, completamente interconectada entre sí, o acceso a emisoras de radio online".

Proteger el libre mercado

Otro aspecto a tener en cuenta en el desarrollo de este sector, según Glaser, es la necesidad de un mercado libre en el que cualquier compañía tenga cabida. En este sentido, ha advertido sobre el peligro del intento de monopolio de algunas empresas, como Microsoft, que deben de ser vigiladas de cerca por los organismos competentes. "Estoy realmente impresionado del papel que está desempeñando la Comisión Europea en este aspecto", señala, "pienso que, en su actuación, no trata de aventajar a las empresas europeas frente a las americanas sino que, en su criterio, prima ante todo proteger al consumidor y el libre mercado, lo cual está beneficiando indirectamente a la industria estadounidense de este sector".