Las autoridades de Botsuana culpan a una cianobacteria de la muerte de 330 elefantes

Botsuana es el país con más elefantes en el mundo y alberga alrededor de 125.000 ejemplares

En vídeo, imágenes de elefantes muertos en el delta del río Okavango, en Botsuana.(Atlas)

El misterio detrás de la muerte de 330 elefantes en Botsuana el pasado mes de mayo ha sido finalmente resuelto. Después de innumerables pruebas científicas, el Gobierno de ese país atribuye la muerte masiva a una cianobacteria. Este tipo de bacterias, que tienen la capacidad de realizar la fotosíntesis, afloran en el agua y son capaces de producir toxinas que envenenan la fauna terrestre. Una gran parte de los elefantes que murieron aparecieron cerca de los abrevaderos del Delta del Okavango, lo que llevó a las autoridades a deducir que la cianobacteria se encontraba en el agua que bebían.

Una de las circunstancias más extrañas de este caso, según algunos conservacionistas, es que los elefantes hayan sido los únicos animales intoxicados por la bacteria en el agua. Incluso las especies silvestres que se alimentaron de los cadáveres, como hienas y buitres, no mostraban signos de enfermedad. También han descartado que su muerte se haya producido por la caza furtiva, ya que todos conservaban los colmillos.

“Tenemos aún muchas preguntas por responder, incluido por qué solo la especie de los elefantes (se vio afectada), por qué en el área involucrada y qué pudo desencadenar todos estos cambios que hemos visto en la zona. Tenemos varias hipótesis que estamos investigando”, señaló en la rueda de prensa Mmadi Reuben, veterinario jefe del Departamento.

Más información